¿Cómo conservar la mantequilla de cacahuetes?

Sin lugar a dudas, la mantequilla de cacahuetes es uno de los mejores alimentos: puedes untarla en tostadas como combustible para hacer ejercicio, añadir una cucharada a los batidos, ponerla en la avena o simplemente comerla directamente del frasco. Sin embargo, cuando se trata de conservar esta poción mágica (si consigues no comerte todo el frasco de una vez), muchas personas no saber cómo hacerlo correctamente. Hay quienes la guardan en el estante de la despensa, mientras otros la miman metiéndola en el frigorífico.

Es cierto que algunos prefieren mantener la temperatura ambiente de la mantequilla de cacahuetes, ¿pero es esta la opción correcta en términos de seguridad, sabor y textura? ¿Debemos meterla en el frigorífico o no? No desperdicies sus nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales y grasas saludables con una mala conservación.

¿Cuál es el mejor lugar para guardarla?

Se puede almacenar en la despensa, siempre que termines el frasco un mes después de abrirlo. Es posible que descubras que no se requiere refrigeración, siempre que uses el contenido del frasco dentro de un período de tiempo razonable. Si decides hacer esto, verifica el aroma de la mantequilla con regularidad para asegúrate de que no se vuelva rancia.

Las mantequillas de frutos secos naturales no contienen conservantes, por lo que su vida útil es más corta que la de una crema procesada. Entonces, como regla general, si sabes que pulirás todo el frasco en menos de un mes, guárdalo en tu despensa. Si te tomas un poco más de tiempo, opta por guardarlo en el frigorífico para evitar que las grasas de la mantequilla se pongan rancias.

Si usas esa última opción, deja que repose a temperatura ambiente durante unos cinco a 10 minutos antes de cada uso para evitar que se convierta en una cuchara dura como una piedra.

tostadas con mantequilla de cacahuetes

¿Necesitas refrigerar la mantequilla de cacahuetes?

Si puedes mantener la mantequilla de frutos secos en un lugar fresco y oscuro, no necesitas meterla en el frigorífico. En un clima fresco y no húmedo, el aceite se puede conservar entre tres y cuatro semanas antes de que se ponga malo; lo que significa que si puedes acabar con un frasco en menos de un mes, no hace falta que lo almacenes bajo frío. Sin embargo, como la vida es impredecible, yo siempre dejo la mía en el frigorífico para no correr el riesgo de desperdiciarla y tirar mi dinero.

No obstante, si compraste la mantequilla de cacahuete en una sección refrigerada del supermercado (algo poco común), deberías seguir guardándola en el frigorífico cuando llegues a casa. Además, te recomendamos revisar la etiqueta nutricional específica. Si se recomienda la refrigeración, pondrá «conservar en el frigorífico después de abrir». De lo contrario, depende más de tus preferencias personales.

¿Ocurre lo mismo si es una crema natural?

Puede ser una buena idea refrigerar la mantequilla de cacahuetes natural, pero tampoco es obligatorio. Es decir, la mantequilla natural es solo cacahuetes y sal, sin ingredientes procesados, lo cual es excelente, pero eso también significa que el aceite tiende a separarse de la crema. Si la metes en el frigorífico después de agitarla, ayudarás a mantener la parte sólida y los aceites juntos.

Otro beneficio que obtenemos al refrigerarla es que evitamos que los aceites puedan volverse rancios después de algunas semanas en un clima cálido.

¿Deberías darle la vuelta al bote de mantequilla?

Puede sonar extraño, sin embargo, es un consejo valioso para las personas a las que no les guste remover el aceite que flota sobre la mantequilla de cacahuete natural cada vez que quieran consumirla. Almacenar el bote boca abajo permitirá una distribución uniforme del aceite en todo el frasco, en lugar de simplemente flotar en la parte superior. Guardar la mantequilla de cacahuete en el exterior mantendrá su textura suave para que sea fácil de untar.

No obstante, si no te gusta o te resulta complicado de mover, puedes retirar el aceite sobrante. Esto será válido si vas a tardar poco en consumirla, ya que el aceite natural es esencial para su conservación.

¿Caduca alguna vez?

Ahora que sabemos que el aceite puede «deteriorarse» después de un par de semanas, probablemente te estés preguntando qué significa eso exactamente. Los aceites dentro de la mantequilla de frutos secos pueden ponerse rancios, y al no contener conservantes tenemos un mayor riesgo de moho. No importa la fecha, si notas que hay moho en la mantequilla crema de cacahuetes, tírala lo antes posible. Y si huele raro, mejor compra un bote nuevo.

De lo contrario, sigue estos consejos:

  • Mantequilla natural: disfrútala en menos de un mes si la almacenas en la despensa. Si la metemos en la nevera, puede durar hasta varios meses.
  • Mantequilla con conservantes: almacenada en la despensa, se mantiene bien durante dos o tres meses. Al meterla en la nevera puede durar hasta nueve meses.
  • Frascos sin abrir: fíjate en la fecha de vencimiento de la etiqueta.

Si decides refrigerar la mantequilla de cacahuetes, puede que te resulte difícil sacar una cucharada y untarla. Lo que puedes hacer para evitar esto es sacar la porción que desees y dejarla reposar a temperatura ambiente para que se ablande un poco.

mantequilla de cacahuetes en un tarro

¿Cómo saber si está mala?

La mayoría de las mantequillas de cacahuete envasadas tienen fechas de vencimiento o de caducidad, impresas en el recipiente, lo que indica cuánto tiempo se mantendrá en perfectas condiciones. Sin embargo, estas etiquetas no son obligatorias y no garantizan la seguridad del producto. Eso significa que aún puede ser seguro comerla después de que haya «caducado», como ocurre con los yogures.

Las mejores formas de saber si la crema se ha echado a perder es mediante la vista y el olfato. Mientras permanezca fresca es naturalmente suave y cremosa; en cambio, si está mala puede tener una textura dura y seca. También puede tener un aspecto marrón oscuro, en comparación con su color bronceado claro.

Además, si huele más fuerte o sabe amarga, es probable que se haya echado a perder. Incluso si tiene un sabor ligeramente ácido en lugar de a fruto seco, es posible que también se haya echado a perder. Ten en cuenta que la separación del aceite es normal en todas las cremas de frutos secos naturales porque pueden carecer de ingredientes estabilizadores. Solo bastará con moverla bien para que el aceite se integre de nuevo.

¿Cuánto dura?

En comparación con otros productos para untar, la mantequilla de cacahuete generalmente tiene una vida útil prolongada. Esto se debe a que tiene un alto contenido de grasa y un contenido de humedad relativamente bajo, lo que proporciona condiciones desfavorables para el crecimiento bacteriano.

Hay otros factores clave que pueden influir en la vida útil. Para empezar, la forma en que se fabrica juega un papel importante. La mayoría de las mantequillas comerciales usan estabilizadores, como aceites vegetales hidrogenados o aceite de palma, así como conservantes como el benzoato de sodio para ayudar a prolongar su vida útil.

La adición de estabilizadores ayuda a prevenir la separación del aceite y mejora la textura y la apariencia, mientras que los conservantes, incluido el benzoato de sodio, ayudan a combatir el crecimiento microbiano. Debido a la adición de estabilizadores y conservantes, las mantequillas de cacahuete comerciales pueden durar de 6 a 24 meses en la despensa si no se abren, o de 2 a 3 meses una vez abiertas. Colocarlo en el frigorífico puede prolongar la vida útil más allá de esto.

Por otro lado, los productos etiquetados como mantequillas naturales deben contener al menos un 90% de cacahuete. Tienen una vida útil más corta porque generalmente carecen de conservantes y estabilizadores. Sin embargo, algunas pueden contener estabilizadores para evitar la separación del aceite. En general, las mantequillas naturales sin estabilizadores pueden durar varios meses en la despensa sin abrir, o hasta un mes una vez abiertas. Sin embargo, pueden durar hasta un año en el refrigerador sin abrir, o de 3 a 4 meses en el refrigerador una vez abiertos.

Muchos productos naturales que contienen solo cacahuete y sal indican «refrigerar después de abrir» para conservar la frescura. La vida útil de las mantequillas naturales puede variar considerablemente entre las marcas debido a la adición de diferentes ingredientes, por lo que es importante verificar la fecha de caducidad en el envase.

La mantequilla de cacahuete en polvo es una nueva alternativa que se elabora presionando la mayoría de los aceites naturales de fruto seco tostado y moliéndolas hasta convertirlas en polvo. La mayoría de las etiquetas indican que pueden durar de 10 a 12 meses sin abrir, o de 4 a 6 meses una vez abiertas. Sin embargo, la mantequilla en polvo puede durar más que la fecha de caducidad indicada si no se abre y se almacena en un lugar fresco, seco y oscuro, como la despensa. Esto se debe a que tiene menos grasa que la mantequilla normal, lo que significa que es menos propensa a reaccionar con el oxígeno.

mantequilla de cacahuetes en un bote

¿Cómo evitar que se ponga dura?

La mantequilla tiende a endurecerse cuando se almacena en el frigorífico durante un período prolongado. Así que si has visto que la crema de frutos secos se pone más dura de lo habitual, puedes pensar que ya no se puede usar. Por suerte, no hay por qué preocuparse. Si la mantequilla de cacahuetes está en un frasco de vidrio, algunos sugieren agregar unas gotas de agua al frasco y colocar el envase en una olla con agua tibia en la estufa, hasta que se afloje un poco. Es un buen consejo, pero si realmente quieres obtener una mantequilla de frutos secos suave hasta el final, con todos los cacahuetes, especias y dulzura que deseas, lo que realmente necesitas hacer es prepararla tú mismo de manera artesanal.

También se puede ablandar la mantequilla de cacahuete dura manteniendo el frasco fuera del refrigerador durante 10 a 15 minutos. Si es invierno, es posible que debas mantener el frasco en agua caliente para que esté suave de nuevo y lista para disfrutar.

Si la crema de frutos secos comprada en la tienda está dura o seca, es posible que no contenga aceites añadidos. Los fabricantes de mantequilla de cacahuete añaden aceite de cacahuete extra (u otros aceites) a la mantequilla ya rica en aceite para hacerla y mantenerla suave. Es una mala práctica porque el contenido de grasa natural en la mantequilla ya es del 50%. Al agregar aceite adicional, los fabricantes solo lo hacen más grasa.

¿Cómo evitar que el aceite se separe?

Hay una queja clave que muchos de nosotros tenemos cuando se trata de comprar mantequillas de cacahuete naturales: la separación del aceite.

Una de las principales razones por las que las mantequillas altamente procesadas contienen aceites hidrogenados y otros estabilizadores es para evitar que los ingredientes se separen, por lo que es probable que nunca veamos aceite flotando en la parte superior del frasco. Pero como la natural no contiene estos estabilizadores, el aceite que se encuentra naturalmente en el fruto seco tiende a separarse de los sólidos del maní cuando se encuentra en el estante de la despensa o en el supermercado.

Vale la pena señalar que el proceso de separación de aceites y sólidos, conocido como sinéresis, es completamente seguro. Pero antes de tirarlo por el desagüe (nos arrepentiremos cuando ya no podamos untar la mantequilla en una tostada), lo intentaremos mezclar con una cuchara o guardaremos el frasco boca abajo. Esto permite que el aceite gotee hasta el fondo del frasco y los sólidos de cacahuete permanezcan en la parte superior. Cada vez que esté listo para untar, lo giraremos hacia arriba y abriremos la tapa lentamente. Volveremos a repetir el volteo cada pocos días si comemos mantequilla de cacahuete con frecuencia. Además, guardaremos el frasco en el frigorífico cuando esté todo mezclado si queremos detener por completo el ciclo de separación.

¿Se puede congelar?

La mantequilla de cacahuete se mantendrá en el congelador durante un máximo de 6 meses antes de que comience a perder sabor. Si se deja más tiempo, no significa que no sea seguro para comer. Sin embargo, puede desarrollar un sabor rancio y no ser tan agradable de comer.

No se recomienda comer mantequilla de cacahuete congelada mientras aún esté congelada o parcialmente congelada. Cuando se descongele, se produce una separación natural a medida que el aceite se separa de los sólidos. Es el mismo proceso que veremos si dejamos la crema en la despensa.

Para obtener los mejores resultados, debemos permitir que la crema de cacahuete se descongele adecuadamente antes de usarla en una comida, refrigerio o receta. La mejor manera de hacer esto es dejar que se descongele en el frigorífico. Esto se debe a que este método ayuda a ralentizar la separación de los aceites y los sólidos. Es importante quitar la tapa, ya que esto ayudará a que se descongele mejor.

Cuando la mantequilla de cacahuete se vuelve lo suficientemente blanda como para removerla en el frigorífico, debemos hacerlo durante varios minutos. Esta agitación puede ayudar a restaurarla a la misma consistencia y textura que tenía cuando la compramos por primera vez.

Recomendamos encarecidamente no descongelarla en el microondas, porque el calor hará que los aceites se quemen, lo que puede tener implicaciones para la salud.

¡Sé el primero en comentar!