Propiedades del aceite de semilla negra

Propiedades del aceite de semilla negra

Carol Álvarez

El aceite de semilla negra, también llamado comino negro o kalonji, tiene una larga historia de uso culinario y medicinal en ciertas regiones del mundo, pero es bastante nuevo en el nuestro mercado.

Aun así, hay muchos profesionales de la salud que están muy contentos al hablar sobre este aceite y dicen que definitivamente deberíamos correr al supermercado más cercano para hacernos con uno de ellos. Pero, ¿qué es exactamente el aceite de semilla negra? ¿Es realmente tan bueno para ti y cómo se supone que debes agregar este misterioso líquido a tu dieta?

¿Qué es?

La semilla negra proviene de Nigella sativa, un arbusto en flor que crece abundantemente en el Medio Oriente, Europa del Este y partes de Asia. Las semillas son una especia tradicional del Medio Oriente que se usa en una variedad de recetas que incluyen panes y ensaladas. Las pequeñas semillas negras también se pueden presionar para extraer su grasa líquida.

El aceite de semilla negra se extrae de las semillas de N. sativa y se ha utilizado en la medicina tradicional durante más de 2000 años debido a sus múltiples beneficios terapéuticos. Los estudios sugieren que puede tener numerosas aplicaciones para la salud, incluido el tratamiento del asma y ayudar a perder peso. También se aplica tópicamente para beneficiar la piel y el cabello.

aceite de semilla negra beneficios

Ventajas

La semilla negra se ha usado medicinalmente en sus países de origen para ayudar a tratar todo, desde asma hasta malestar estomacal y niveles de energía bajos. Se cree que los arqueólogos encontraron semillas negras en la tumba del Rey Tut, lo que significa que es de gran importancia. Pero en los últimos años, el aceite de semilla negra ha ganado popularidad en la esfera de alimentos saludables de América del Norte conforme que se extiende la conciencia de sus beneficios para la salud.

En la medicina tradicional, el aceite de semilla negra se ha utilizado para tratar una variedad de condiciones de salud. Como resultado, a veces se le ha llamado «panacea» o sanador universal.

Aunque no se ha demostrado que todos los usos medicinales propuestos sean efectivos, el aceite de semilla negra y sus compuestos vegetales se han relacionado con varios beneficios para la salud.

Rico en antioxidantes

El aceite de semilla negra tiene un alto contenido de antioxidantes, compuestos vegetales que ayudan a proteger las células contra el daño causado por moléculas inestables llamadas radicales libres. Los antioxidantes son importantes para la salud, ya que las investigaciones han demostrado que pueden reducir la inflamación y proteger contra afecciones como las enfermedades cardíacas, la enfermedad de Alzheimer y el cáncer.

En particular, el aceite de semilla negra es rico en timoquinona, que tiene potentes efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Como resultado, los estudios sugieren que este compuesto puede proteger la salud del cerebro y ayudar en el tratamiento de varios tipos de cáncer.

Tratamiento del asma

El asma es una afección crónica en la que el revestimiento de las vías respiratorias se hincha y los músculos que las rodean se contraen, lo que dificulta la respiración.

Las investigaciones han demostrado que el aceite de semilla negra, y específicamente la timoquinona en el aceite, pueden ayudar a tratar el asma al reducir la inflamación y relajar los músculos de las vías respiratorias. Sin embargo, se necesitan estudios prometedores, más amplios y prolongados para evaluar la seguridad y la eficacia a largo plazo de los suplementos de aceite de semilla negra en el tratamiento del asma.

Pérdida de peso

Aunque el mecanismo exacto no se comprende completamente, la investigación muestra que el aceite de semilla negra puede ayudar a reducir el índice de masa corporal en personas con obesidad, síndrome metabólico o diabetes tipo 2.

Los que toman este aceite pierden significativamente más peso y reducen su circunferencia de la cintura. También se experimentan mejoras significativas en los niveles de triglicéridos y colesterol LDL (malo).

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

Para las personas con diabetes, se ha demostrado que los niveles constantemente altos de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de futuras complicaciones, como enfermedad renal, enfermedad ocular y accidente cerebrovascular.

Varios estudios en personas con diabetes tipo 2 indican que una dosis de 2 gramos al día de semillas negras enteras trituradas puede reducir significativamente los niveles de azúcar en la sangre en ayunas y los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c), una medida de los niveles promedio de azúcar en la sangre durante 2 a 3 meses.

Aunque la mayoría de los estudios usan polvo de semilla negra en cápsulas, también se ha demostrado que el aceite de semilla negra ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre.

Reduce la presión arterial y los niveles de colesterol

El aceite de comino negro también se ha estudiado por su eficacia potencial para reducir la presión arterial y los niveles de colesterol. La presión arterial alta y los niveles altos de colesterol total y LDL (malo) son factores de riesgo importantes para la enfermedad cardíaca.

El aceite también puede ayudar a reducir la presión arterial. Media cucharadita (2,5 ml) de aceite de semilla negra dos veces al día durante 8 semanas reduce significativamente los niveles de presión arterial.

Protege la salud del cerebro

La neuroinflamación es la inflamación del tejido cerebral. Se cree que juega un papel importante en el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Las primeras investigaciones de probeta y en animales sugieren que la timoquinona en el aceite de semilla negra puede reducir la neuroinflamación. Por lo tanto, puede ayudar a proteger contra trastornos cerebrales como el Alzheimer o la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, actualmente hay muy poca investigación sobre la efectividad del aceite de semilla negra en humanos específicamente con respecto al cerebro.

Bueno para la piel y el cabello

Además de los usos médicos, el aceite de semilla negra se usa comúnmente de forma tópica para ayudar con una variedad de afecciones de la piel y para hidratar el cabello.

La ciencia sugiere que, debido a sus efectos antimicrobianos y antiinflamatorios, este aceite puede ayudar a tratar algunas afecciones de la piel, como acné, eczema, piel seca en general o psoriasis. A pesar de las afirmaciones de que el aceite también puede ayudar a hidratar el cabello y reducir la caspa, ningún estudio clínico respalda estas afirmaciones.

aceite de semilla negra

Contraindicaciones

Cuando se usa en pequeñas cantidades para cocinar, el aceite de semilla negra probablemente sea seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, hay investigaciones limitadas sobre la seguridad a largo plazo de consumir dosis más grandes con fines terapéuticos.

En general, el uso a corto plazo de 3 meses o menos no se ha relacionado con ningún efecto secundario grave. Sin embargo, en un estudio, tomar 1 cucharadita (5 ml) de aceite de semilla negra por día durante 8 semanas causó náuseas e hinchazón.

Una posible preocupación es que el aceite de semilla negra pueda interactuar con medicamentos.. Los medicamentos comunes que podrían verse afectados incluyen warfarina y bloqueadores beta como metoprolol.

También existe la preocupación de que tomar demasiado aceite de semilla negra pueda dañar los riñones. En un caso informado, una mujer con diabetes tipo 2 fue hospitalizada por insuficiencia renal aguda después de tomar de 2 a 2,5 gramos de cápsulas de semilla negra al día durante 6 días. Sin embargo, otros estudios no han mostrado efectos negativos sobre la salud renal. De hecho, algunos estudios incluso han sugerido que el aceite de semilla negra tiene un efecto protector sobre la función renal.

Además, debido a investigaciones limitadas, las mujeres que están embarazadas o amamantando deben evitar el uso de aceite de semilla negra, excepto en pequeñas cantidades como saborizante de alimentos.

¿Cómo se usa?

Cuando se come, este aceite tiene un sabor ligeramente amargo que recuerda a una combinación de comino y orégano. Su sabor robusto y su alto precio, alrededor de unos 20€ por una botella de 120 gramos, significa que la mayoría de la gente no lo usará como un ingrediente para aliñar o freír.

Al igual que con otros aceites de sabor intenso como la avellana y el sésamo, es mejor reservarlo para uso culinario ligero, como rociar sobre platos terminados como sopas, curry, verduras asadas y platos de pasta. Comienza despacio hasta que comprendas cómo el sabor del aceite cambia la personalidad de tu plato final.

La dosis diaria recomendada para el aceite de semilla negra es de 1 a 2 cucharaditas diarias. Para obtener una frescura óptima y evitar la ranciedad, mantenlo en un lugar oscuro y fresco, alejado del calor y la luz solar directa. El aceite también está disponible en cápsulas, lo que lo convierte en una opción conveniente.

Con sus beneficios potenciales para la salud (aunque en gran medida no confirmados), el aceite de semilla negra parece que vale la pena, pero se necesita mucha más investigación a largo plazo en humanos (y deportistas en concreto) antes de que podamos decir con certeza que debe ser un elemento básico de la despensa. Hasta entonces, es mejor ignorar las últimas tendencias de salud y asegurarnos de seguir una dieta nutritiva basada en alimentos integrales que incluya otros aceites saludables (y más respaldados por la investigación), como el aceite de oliva.

¡Sé el primero en comentar!