¿Qué es el mismo y para qué sirve?

¿Qué es el mismo y para qué sirve?

Carol Álvarez

El miso podemos disfrutarlo más allá de ese sabroso plato de sopa que tomas antes de picotear sushi. Este alimento es básico en la comida asiática y podemos usarlo de diversas maneras.

El miso multipropósito puede añadir un impulso de sabor umami a tus comidas favoritas, desde la pasta hasta el postre. Aunque aún es desconocido para muchos, las personas que están familiarizadas con él probablemente lo hayan consumido en forma de sopa de miso japonesa.

¿Qué es?

Esta pasta de soja fermentada contiene una gran cantidad de probióticos. Aspergillus oryzae es la cepa particular de probiótico que se encuentra en este alimento y que funciona simbióticamente con nuestras bacterias intestinales. Es decir, ayuda a hacer crecer aún más nuestras cepas ‘buenas’ mientras elimina las bacterias ‘malas’.

El proceso de fermentación, que implica la combinación de koji (un hongo), soja y sal, es lo que fomenta estas bacterias beneficiosas que pueden mejorar la salud intestinal.

Solo debes tener en cuenta que el miso es un alimento con alto contenido de sodio, por lo que cuando lo uses en una receta, no deberías añadir sal u otros alimentos potencialmente salados.

Una cosa que debes tener en cuenta es que al comprarlo hay que revisar la etiqueta nutricional para evitar los conservantes. El objetivo debería ser buscar productos que no incluyan mucho más que agua, soja orgánica, arroz, sal y koji. Algunas variedades pueden contener también algas o cebada.

Propiedades

El miso contiene una buena cantidad de vitaminas, minerales y compuestos vegetales beneficiosos. En 28 gramos generalmente proporciona:

  • Energía: 56 calorías
  • Carbohidratos: 7 gramos
  • Grasa: 2 gramos
  • Proteína: 3 gramos
  • Sodio: 43% de la cantidad diaria recomendada
  • Manganeso: 12% de la cantidad diaria recomendada
  • Vitamina K: 10% de la cantidad diaria recomendada
  • Cobre: ​​6% de la cantidad diaria recomendada
  • Zinc: 5% de la cantidad diaria recomendada

También contiene cantidades más pequeñas de vitaminas B, calcio, hierro, magnesio, selenio y fósforo, y es una fuente de colina. Curiosamente, las variedades elaboradas a partir de la soja se consideran fuentes de proteína completa porque contienen todos los aminoácidos esenciales necesarios para la salud humana.

Además, el proceso de fermentación utilizado para producir miso facilita que el cuerpo absorba los nutrientes que contiene. El proceso de fermentación también promueve el crecimiento de probióticos, bacterias beneficiosas que brindan una amplia gama de beneficios para la salud.

No obstante, el miso también es muy salado. Por lo tanto, si estamos controlando el consumo de sal, es posible que queramos consultar a un médico antes de agregar grandes cantidades a la dieta.

plato con miso

Beneficios

El miso es un condimento versátil y rico en nutrientes. El proceso de fermentación utilizado para producirlo puede ser especialmente beneficioso, potenciando potencialmente la digestión, ayudando al sistema inmunológico y ayudando a combatir enfermedades.

Mejora la digestión

Tener el tipo correcto de bacterias en el intestino ayuda a mantener una flora intestinal saludable. Tener una flora intestinal saludable es muy importante porque ayuda a defender el cuerpo contra toxinas y bacterias dañinas. También mejora la digestión y reduce los gases, el estreñimiento y la diarrea o hinchazón relacionada con los antibióticos.

A. oryzae es la principal cepa probiótica que se encuentra en el miso. La ciencia muestra que los probióticos en este condimento pueden ayudar a reducir los síntomas relacionados con problemas digestivos, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal. Además, el proceso de fermentación también ayuda a mejorar la digestión al reducir la cantidad de antinutrientes en la soja.

Los antinutrientes son compuestos que se encuentran naturalmente en los alimentos, incluso en la soja y los granos que se usan para producir miso. Si tomamos antinutrientes, pueden unirse a los nutrientes en el intestino, reduciendo la capacidad del cuerpo para absorberlos.

Reduce el riesgo de cáncer

El miso puede ofrecer protección contra ciertos tipos de cáncer. El primero puede ser cáncer de estómago. Los estudios observacionales han encontrado repetidamente un vínculo entre las dietas altas en sal y el cáncer de estómago. Sin embargo, a pesar de su alto contenido de sal, el miso no parece aumentar el riesgo de cáncer de estómago como lo hacen otros alimentos con alto contenido de sal.

Los expertos creen que esto puede deberse a los compuestos beneficiosos que se encuentran en la soja, que potencialmente contrarrestan los efectos cancerígenos de la sal.

Los estudios en animales también informan que comer miso puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón, colon, estómago y mama. Esto parece especialmente cierto para las variedades que se fermentan durante 180 días o más. La fermentación del miso puede durar desde unas pocas semanas hasta tres años. En términos generales, los tiempos de fermentación más prolongados producen un miso más oscuro y de sabor más fuerte.

En humanos, los estudios informan que el consumo regular de miso puede reducir el riesgo de cáncer de hígado y de mama en un 50-54%.

Fortalece el sistema inmune

El miso contiene nutrientes que pueden ayudar a que el sistema inmunológico funcione de manera óptima. Por ejemplo, los probióticos del miso pueden ayudar a fortalecer la flora intestinal, lo que a su vez aumenta la inmunidad y reduce el crecimiento de bacterias dañinas.

Además, una dieta rica en probióticos puede ayudar a reducir el riesgo de caer enfermo y ayudar a recuperarse más rápido de infecciones, como el resfriado común. Además, el consumo regular de alimentos ricos en probióticos como el miso puede reducir la necesidad de antibióticos para combatir infecciones hasta en un 33%.

miso en un bol japones

Posibles riesgos

El consumo de miso es generalmente seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, contiene una gran cantidad de sal. Por lo tanto, puede que no sea una buena opción para las personas que necesitan limitar su consumo de sal debido a una condición médica.

Además, la mayoría de las variedades están hechas de soja, que podría considerarse bociógeno. Los goitrógenos son compuestos que pueden interferir con el funcionamiento normal de la glándula tiroides, especialmente en aquellos que ya tienen una función tiroidea deficiente.

Dicho esto, cuando los alimentos que contienen bociógeno se cocinan y se consumen con moderación, es probable que sean seguros para todas las personas, incluso para aquellas con problemas de tiroides.

¿Cómo usar el miso en las recetas?

Cuando compremos miso para cocinar en casa hay que tener en cuenta los colores. Es decir, los colores más oscuros generalmente están relacionados con un sabor más fuerte y salado. El miso es extremadamente versátil y se puede usar de varias maneras. Por ejemplo, puede usarlo para dar sabor a un caldo, adobo o guiso.

Hacer adobo

El miso puede ser un adobo simple y delicioso para pescado o pollo. Tan solo tendremos que batirlo con vinagre de arroz y una pizca de azúcar morena, hervirlo a fuego lento y déjalo enfriar antes de usarlo.

Aunque no es una de las versiones más saludables para cocinar, puede añadir variedad y sabores nuevos a la comida.

Revuelve como aderezo para ensaladas

Solo una cucharada puede condimentar cualquier aderezo casero para ensaladas. La pasta de soja combina especialmente bien con el jengibre, la lima y el sésamo o el aceite de oliva.

Si prefieres una pizca de dulzura para equilibrar las notas de umami, puedes añadirle una gota de sirope de agave o miel.

Aderezo para sándwiches

Cualquier bocadillo puede mejorar con una sola cucharada de miso, que es un reemplazo divertido para los condimentos comunes. Solo tendrás que extenderlo en tu sándwich como lo harías con mayonesa, hummus o guacamole.

Mezclar con productos horneados

Como decíamos antes, este alimento tiene un regusto salado que puede proporcionar a los dulces un sabor más complejo y agradable al paladar.

Para darle un toque sabroso, es normal añadir 2 cucharadas de mantequilla de cacahuetes o galletas con chispas de chocolate. Pero añadir miso en tu masa también aumenta el perfil nutricional de los productos horneados gracias al aporte probiótico.

Mézclalo con pasta

El miso es el maridaje perfecto para la pasta, creando sabores más ricos, más profundos y con cuerpo en la salsa. Tan solo hay que agregar dos cucharadas de miso blanco a nuestra salsa de pasta favorita y cocinar a fuego lento durante cinco a 10 minutos antes de servir.

¡Sé el primero en comentar!