Quesos bajos en grasa que te ayudarán a perder peso

Los lácteos son el gran enemigo de cualquier dieta diseñada para la pérdida de peso. O eso creíamos. La concienciación por una alimentación saludable ha generado que numerosas empresas lancen productos con mayor contenido en proteínas y menor en grasas y azúcares añadidos. Los quesos bajos en grasa son un gran ejemplo, sobre todo si los quieres usar en desayunos, comidas o meriendas.

Si para ti es un quebradero de cabeza ir al supermercado y no saber qué tipo elegir, te enseñamos cuáles son las mejores opciones en Mercadona, Carrefour, Lidl y Aldi. Aun así, existen los mismos tipos con diferentes marcas en cada uno de ellos, por lo que solo tendrás que buscar el tipo de queso que te enseñamos y comprobar sus valores en grasa.

Es importante que no te obsesiones con consumir alimentos light o bajos en grasa, puesto que algunas marcas aprovechan para incrementar valores negativos en otros nutrientes. Por ejemplo, es posible que sea bajo en grasa, pero alto en azúcares añadidos.

Quesos con poco contenido graso

La oferta de lácteos bajos en grasa era limitada hasta hace pocos años. Por suerte, un estilo de alimentación saludable está promoviendo ciertos cambios en los componentes de los productos que encontramos en el supermercado. Un ejemplo claro es el queso y sus versiones bajas en grasa. Debes tener en cuenta cuál será su uso en las recetas, ya que algunos platos requieren la grasa para que el resultado sea óptimo.

Queso fresco 0% Burgos de Arias

queso fresco burgo de arias 0

Esta versión baja en grasa es una gran opción para añadir a las tostadas o ensaladas. Aunque realmente no tiene mucho sabor por sí mismo, tomarlo con algunas especias le da un toque sabroso. Posee menos de 0’5 de grasa por cada 100 gramos de producto, así como 62 calorías y 12 gramos de proteína. Por suerte, no posee azúcares añadidos.

Te los recomendamos como uno de los quesos bajos en grasa más saludables del mercado. Lo puedes encontrar disponible en varios establecimientos, y en diferentes marcas. En este caso, su sabor no es tan fuerte como el de otras marcas blancas, por lo que combina bien con todo tipo de recetas y absorbe los sabores de las especias que añadamos.

Queso fresco batido de Mercadona

queso batido bajo en grasa mercadona

Pese a que hemos tomado de ejemplo el queso batido de Mercadona, en Carrefour, Alcampo, Lidl y Aldi también venden con marcas propias. Este queso bajo en grasa tiene una textura ligera, similar a la de un yogur, por lo que puedes usarlo como condimento de ensaladas o como merienda y desayuno.

Tiene un sabor riquísimo, y no es amargo como el yogur griego o natural. Tan solo aporta 0’1 gramo de grasa por cada 100 de producto, y 8 gramos de proteína. Es una excelente opción para empezar el día con energía y saciedad. Se puede tomar como un yogur natural, ya que sus ingredientes son leche desnatada pasteurizada y fermentos lácticos.

Queso cottage de Mercadona

queso cottage mercadona

Este tipo es famoso por su textura granulada, que puedes usar en recetas dulces, añadir a ensaladas o comer con un poco de especias. Lo sorprendente es que tiene más del 70% de proteínas y tan solo 4 gramos de grasa por cada 100 de cottage. Además de ser bajo en calorías, contiene muchísimos minerales y vitaminas.

También puedes encontrarlo en cualquier supermercado con otro tipo de marca, aunque recomendamos las versiones con alto contenido en proteínas. Algunos productos bajos en grasa suelen empeorar la calidad de otros nutrientes añadiendo azúcar, por ejemplo.

Queso de untar San Millán

queso san millan mercadona

El queso bajo en grasa de untar no es 100% recomendable por algunos de sus ingredientes que buscan conservar el producto a largo plazo. Los carragenatos son aditivos con un componente inflamatorio y con riesgo de aumentar el cáncer. Tampoco hay que sembrar el pánico si lo consumimos puntualmente o para hacer una receta algo más saludable.

También tiene menos de 0’5 gramos de grasa por cada 100 de queso de untar, por lo que se convierte en una buena opción para tostadas o como picoteo con vegetales crudos. No obstante, hay que tener en cuenta que este tipo de productos no tienen por qué aumentar la presencia de proteínas, por lo que tampoco es un alimento esencial.

Queso en lonchas Arla

queso en lonchas arla bajo en grasa

Otro de los mejores quesos bajos en grasa es este que encontramos en Carrefour. La marca Arla ha sorprendido por el lanzamiento de un surtido de productos altos de proteína. En este caso, el queso en lonchas tan solo tiene 5 gramos de grasa por cada 100 gramos, 34 gramos de proteína y 186 calorías.

Puede ser una buena opción para acompañar una buena hamburguesa o para fundir sobre tu pasta preferida. Incluso se puede tomar solo si eres muy amante de las lonchas de queso. Es similar a la textura del famoso tipo Havarti, aunque poco tiene que ver son su contenido graso. El original tiene hasta un 45%, mientras que este producto tan solo contiene el 5% de grasa.

Requesón Pastoret

requeson pastoret bajo en grasa

La marca Pastoret lleva numerosos años en el mercado, y ha querido adaptarse también a las exigencias de sus consumidores. De la misma marca encontrarás queso batido, queso fresco o yogur, pero nos hemos decantado por este requesón 0% materia grasa. Es un tipo similar al cottage y aporta 12’2 gramos de proteína.

Puede ser un buen snack post entreno, o parte de tu desayuno. Igualmente, lo puedes incluir como parte de cualquier comida, ya que se presta a utilizarse en recetas dulces o saladas. Si no eres amante del sabor fuerte, es mejor elegir otro tipo de lácteo. Aunque con un poco de miel o frutas se puede rebajar la intensidad del sabor.

Skyrella de Lidl

skyrella de lidel

Para terminar con el listado de quesos bajos en grasa, nos vamos a la gama Skyr, con esta fusión con Mozzarella. Esta marca la encontrarás en Lidl, aunque en otros supermercados también venden variedades de Skyr. En este caso, tan solo encontrarás 2’6 gramos de grasa y hasta 22’5 gramos de proteína. ¡Una locura!

Al ser una versión como el famoso queso italiano, podrás aportar un extra de proteína tus pizzas o ensaladas. ¡Riquísimo! También puedes comerlo aliñado simplemente como snack entre comidas o apto para comer instantáneamente.