¿Cómo conservar la mantequilla de cacahuetes?

Sin lugar a dudas, la mantequilla de cacahuetes es uno de los mejores alimentos: puedes untarla en tostadas como combustible para hacer ejercicio, añadir una cucharada a los batidos, ponerla en la avena o simplemente comerla directamente del frasco. Sin embargo, cuando se trata de conservar esta poción mágica (si consigues no comerte todo el frasco de una vez), muchas personas no saber cómo hacerlo correctamente. Hay quienes la guardan en el estante de la despensa, mientras otros la miman metiéndola en el frigorífico.

Es cierto que algunos prefieren mantener la temperatura ambiente de la mantequilla de cacahuetes, ¿pero es esta la opción correcta en términos de seguridad, sabor y textura? ¿Debemos meterla en el frigorífico o no? No desperdicies sus nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales y grasas saludables con una mala conservación.

¿Cuál es el mejor lugar para guardarla?

Se puede almacenar en la despensa, siempre que termines el frasco un mes después de abrirlo. Es posible que descubras que no se requiere refrigeración, siempre que uses el contenido del frasco dentro de un período de tiempo razonable. Si decides hacer esto, verifica el aroma de la mantequilla con regularidad para asegúrate de que no se vuelva rancia.

Las mantequillas de frutos secos naturales no contienen conservantes, por lo que su vida útil es más corta que la de una crema procesada. Entonces, como regla general, si sabes que pulirás todo el frasco en menos de un mes, guárdalo en tu despensa. Si te tomas un poco más de tiempo, opta por guardarlo en el frigorífico para evitar que las grasas de la mantequilla se pongan rancias.

Si usas esa última opción, deja que repose a temperatura ambiente durante unos cinco a 10 minutos antes de cada uso para evitar que se convierta en una cuchara dura como una piedra.

tostadas con mantequilla de cacahuetes

¿Necesitas refrigerar la mantequilla de frutos secos?

Si puedes mantener la mantequilla de frutos secos en un lugar fresco y oscuro, no necesitas meterla en el frigorífico. En un clima fresco y no húmedo, el aceite se puede conservar entre tres y cuatro semanas antes de que se ponga malo; lo que significa que si puedes acabar con un frasco en menos de un mes, no hace falta que lo almacenes bajo frío. Sin embargo, como la vida es impredecible, yo siempre dejo la mía en el frigorífico para no correr el riesgo de desperdiciarla y tirar mi dinero.

No obstante, si compraste la mantequilla de cacahuete en una sección refrigerada del supermercado (algo poco común), deberías seguir guardándola en el frigorífico cuando llegues a casa. Además, te recomendamos revisar la etiqueta nutricional específica. Si se recomienda la refrigeración, pondrá «conservar en el frigorífico después de abrir». De lo contrario, depende más de tus preferencias personales.

¿Ocurre lo mismo si es una crema natural?

Puede ser una buena idea refrigerar la mantequilla de cacahuetes natural, pero tampoco es obligatorio. Es decir, la mantequilla natural es solo cacahuetes y sal, sin ingredientes procesados, lo cual es excelente, pero eso también significa que el aceite tiende a separarse de la crema. Si la metes en el frigorífico después de agitarla, ayudarás a mantener la parte sólida y los aceites juntos.

Otro beneficio que obtenemos al refrigerarla es que evitamos que los aceites puedan volverse rancios después de algunas semanas en un clima cálido.

¿Deberías darle la vuelta al bote?

Puede sonar extraño, sin embargo, es un consejo valioso para las personas a las que no les guste remover el aceite que flota sobre la mantequilla de cacahuete natural cada vez que quieran consumirla. Almacenar el bote boca abajo permitirá una distribución uniforme del aceite en todo el frasco, en lugar de simplemente flotar en la parte superior. Guardar la mantequilla de cacahuete en el exterior mantendrá su textura suave para que sea fácil de untar.

No obstante, si no te gusta o te resulta complicado de mover, puedes retirar el aceite sobrante. Esto será válido si vas a tardar poco en consumirla, ya que el aceite natural es esencial para su conservación.

¿Caduca alguna vez la crema de cacahuetes?

Ahora que sabemos que el aceite puede «deteriorarse» después de un par de semanas, probablemente te estés preguntando qué significa eso exactamente. Los aceites dentro de la mantequilla de frutos secos pueden ponerse rancios, y al no contener conservantes tenemos un mayor riesgo de moho. No importa la fecha, si notas que hay moho en la mantequilla crema de cacahuetes, tírala lo antes posible. Y si huele raro, mejor compra un bote nuevo.

De lo contrario, sigue estos consejos:

  • Mantequilla natural: disfrútala en menos de un mes si la almacenas en la despensa. Si la metemos en la nevera, puede durar hasta varios meses.
  • Mantequilla con conservantes: almacenada en la despensa, se mantiene bien durante dos o tres meses. Al meterla en la nevera puede durar hasta nueve meses.
  • Frascos sin abrir: fíjate en la fecha de vencimiento de la etiqueta.

Si decides refrigerar la mantequilla de cacahuetes, puede que te resulte difícil sacar una cucharada y untarla. Lo que puedes hacer para evitar esto es sacar la porción que desees y dejarla reposar a temperatura ambiente para que se ablande un poco.

mantequilla de cacahuetes en un tarro

¿Cómo saber si está mala?

La mayoría de las mantequillas de cacahuete envasadas tienen fechas de vencimiento o de caducidad, impresas en el recipiente, lo que indica cuánto tiempo se mantendrá en perfectas condiciones. Sin embargo, estas etiquetas no son obligatorias y no garantizan la seguridad del producto. Eso significa que aún puede ser seguro comerla después de que haya «caducado», como ocurre con los yogures.

Las mejores formas de saber si la crema se ha echado a perder es mediante la vista y el olfato. Mientras permanezca fresca es naturalmente suave y cremosa; en cambio, si está mala puede tener una textura dura y seca. También puede tener un aspecto marrón oscuro, en comparación con su color bronceado claro.

Además, si huele más fuerte o sabe amarga, es probable que se haya echado a perder. Incluso si tiene un sabor ligeramente ácido en lugar de a fruto seco, es posible que también se haya echado a perder. Ten en cuenta que la separación del aceite es normal en todas las cremas de frutos secos naturales porque pueden carecer de ingredientes estabilizadores. Solo bastará con moverla bien para que el aceite se integre de nuevo.

¡Sé el primero en comentar!