Principales propiedades de la chufa

Principales propiedades de la chufa

Sofía Pacheco

La chufa es conocida por ser el ingrediente estrella de la famosa horchata valenciana, pero hay mucho más allá de esta bebida sabrosa y refrescante. La chufa está llena de beneficios para el organismo, y después de leer este texto querremos añadirla a nuestra dieta más veces de lo que lo hemos hecho en toda nuestra vida. Por ejemplo, comer chufas nos ayuda a evitar la anemia, el estreñimiento, reduce el colesterol malo, etc.

Tener una dieta equilibrada es de vital importancia y entre todas esos alimentos vegetales, han de aparecer las chufas. De hecho, lo bueno de la chufa es que es versátil. La horchata es de las mejores bebidas vegetales, aunque dependiendo de qué marca compremos puede ser muy azucarada y calórica.

Son del tamaño de un garbanzo pero arrugadas con una textura masticable y un sabor a nuez dulce similar al coco. Se conoce que fueron una de las primeras plantas cultivadas en Egipto y se utilizaron tradicionalmente como alimento y medicina. Son ricos en una variedad de nutrientes y se han relacionado con varios beneficios para la salud, que van desde una mejor digestión hasta un menor riesgo de enfermedades del corazón.

Valores nutricionales de la chufa

Comer chufas es una muy buena idea. Contienen una variedad de nutrientes y compuestos vegetales beneficiosos. Su contenido de nutrientes específicos depende del tipo. Hay tres variedades principales que dependen del color (negro, marrón y amarillo).

Sus valores nutricionales toman como base 100 gramos, aunque ya adelantamos que esa no es la cantidad diaria recomendada, solo es un valor estándar para medir los valores nutricionales de los alimentos.

  • Energía: 400 calorías
  • Hidratos de carbono: 43 gramos
  • Proteínas: 6,13 gramos
  • Fibra dietética: 17 gramos de fibra
  • Grasas: 24 gramos

Es por esto por lo que no recomendamos comer tanta cantidad de chufas en un solo día. Por otro lado, las vitaminas y minerales de este alimento son los siguientes: Vitamina A, K, B3 y B9, calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo, sodio, zinc, selenio y manganeso. Una mezcla interesante que aporta a la chufa multitud de beneficios que veremos más adelante en otro apartado.

También son una rica fuente de antioxidantes, que son compuestos beneficiosos que protegen su cuerpo contra el envejecimiento y enfermedades como el cáncer y las enfermedades del corazón. Las investigaciones muestran que germinar chufas antes de comerlas aumenta su contenido de antioxidantes.

Dicho esto, las chufas también contienen antinutrientes, como fitatos, oxalatos, saponinas y taninos, que pueden reducir la absorción de nutrientes en el intestino. Germinar o tostar los tubérculos antes de comerlos reduce sus niveles de antinutrientes, lo que facilita que el cuerpo absorba y use los muchos nutrientes que contienen.

Dosis diaria

Bien, hemos visto cuánta fibra aportan 100 gramos de chufas y cuántas calorías, pues ahora le tenemos que quitar el 80% a esa cantidad porque según los expertos la cantidad máxima recomendada para un adulto medio en un día son 20 gramos.

En eso 20 gramos entran unas 25 chufas aproximadamente y con eso conseguiremos 1,5 gramos de proteínas, 2,4 gramos de fibra, 5,7 gramos de grasas, 8,5 gramos de carbohidratos y un total de 86,5 kilocalorías.

Recordemos que no se recomienda excedernos de los 20 gramos debido a la cantidad de calorías, azúcares y fibras. Es por esto que si queremos agregar algunas chufas a nuestra dieta diaria podemos hacer tartas, bizcochos, mousse, arroz con leche, leche vegetal, galletas con pulpa de chufa, panecillos con harina de chufa, flan, panellets, granizada, helado, harina de chufa, etc.

Horchata de chufas con canela

Beneficios de las chufas

Ya conocemos todas las vitaminas y minerales, así como los valores nutricionales de la chufa, pues ahora solo queda ver qué beneficios nos aportan esos 20 gramos de chufas diarios. Tampoco nos obsesionemos. Si un día no comemos chufa, no pasa nada, la dieta tiene que ser muy variada, cuanto más mejor.

Cardiosaludable y lucha contra la anemia

Hemos dicho cardiosaludable, porque comer chufa ayuda a reducir los niveles de triglicéridos y el colesterol malo. Tampoco se ha de tomar como un milagro, sino que ha de ir acorde a una dieta variada, donde haya gran presencia de vegetales, verduras, frutas y productos frescos y saludables. También reducir las grasas, ultraprocesados, bebidas azucaradas, etc.

Gracias a su rico contenido en fibra, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Además, gracias a la cantidad de vitaminas y minerales se reducen las posibilidades de sufrir anemia, y si la tenemos, podemos compensar los niveles de hierro gracias a este rico tentempié.

Buena para el embarazo

Siempre decimos que, cuando se trata de un embarazo, lo mejor es recurrir a un médico y mejor el que conoce de cerca nuestro caso. El ácido fólico es esencial durante toda nuestra vida, y más aún durante el embarazo y la lactancia, ya que ayuda al normal desarrollo del niño.

El ácido fólico o vitamina B9 ayuda a la formación de glóbulos rojos y blancos, las células nerviosas y a la formación de anticuerpos, por lo que también estamos reforzando el sistema inmune. Un tubérculo muy completo que nos hace mucho bien, tanto a nosotros como a los niños y los fetos.

Perfecta para edades de crecimiento

Si tenemos niños en casa en edades de crecimiento, las chufas son el aliado perfecto, aunque solo tomen 20 o 25 al día. Este tubérculo está muy recomendado para niños y jóvenes en edad de crecimiento, ya que hay una alta demanda de energía y de nutrientes esenciales como calcio, hierro, sodio, potasio, magnesio, etc.

El sabor dulce de la horchata facilita que los niños admitan las chufas en su dieta que, como dijimos antes, son algo duras para algunas dentaduras. Sin embargo, su las molemos y preparamos bizcochos, flanes, leche arroz con leche, etc. los niños las disfrutaran muchísimo más.

Aporte de energía natural para deportistas

La chufa es tiene una gran cantidad de proteínas vegetales y es una fuente de energía natural, aparte de tener un alto contenido en fibra, reducir el colesterol y regular los niveles de glucosa. Al ser una fuente de proteínas vegetales, contiene buena cantidad de aminoácidos esenciales entre ellos la lisina que participa en la formación de colágeno y la glicina que es un neurotransmisor.

Tomar chufas todos los días beneficia a los deportistas, gracias a su aporte energético que beneficio el rendimiento físico. Si solemos entrenar con cierta intensidad y tenemos en mente un objetivo muy claro, un puñado diario de chufas, nos ayudará bastante gracias a sus proteínas y al aporte extra de energía.

Mejora la digestión

Las chufas pueden promover una digestión saludable de varias maneras. Para empezar, tienen un alto contenido de fibra insoluble, que pasa por el intestino sin ser digerida. La fibra insoluble agrega volumen a las heces y ayuda a que los alimentos se muevan fácilmente por el intestino, lo que reduce la probabilidad de estreñimiento.

También se supone que las chufas contienen almidón resistente, un tipo de fibra que puede alimentar a las bacterias beneficiosas del intestino, lo que ayuda a que la digestión funcione sin problemas. Además, las chufas pueden contener enzimas, como catalasas, lipasas y amilasas, que ayudan a descomponer los alimentos en el intestino, aliviando los gases, la indigestión y la diarrea.

Hay que tener en cuenta que el alto contenido de fibra de las chufas puede causar inicialmente gases desagradables o hinchazón. Se recomienda ir aumentando las porciones de forma paulatina.

Aumenta la libido

Las chufas tienen un historial de uso para aumentar la libido. Se usan como afrodisíacos en la medicina ayurvédica. Además, los hombres en Nigeria han usado chufas durante generaciones para tratar la disfunción eréctil, aumentar los espermatozoides y la libido.

Dicho esto, pocos estudios han investigado estas supuestas propiedades afrodisíacas. Un estudio en roedores mostró que las chufas ayudaron a preservar el peso testicular y la producción de esperma después del envenenamiento por metales pesados. Incluso, comer una gran cantidad de chufas durante 30 días aumentó los niveles de testosterona, impulsó la actividad sexual y redujo el tiempo de intromisión entre las sesiones de apareamiento.

chufa en una mesa

Contraindicaciones

A decir verdad, las chufas no tienen ninguna contraindicación, más allá del exceso de fibra si consumimos más de 50 gramos.

Si estamos atravesando un periodo de estrés o una situación puntual en la que nuestro tránsito intestinal no está regulado, podríamos echar mano de estos tubérculos y comer una taza casi en ayunas para forzar al organismo, pero no se recomienda tomarlo como costumbre, ya que podríamos irritar el colon o producir diarrea diaria, y no es bueno.

Por otro lado, el jugo de la chufa puede contaminarse, especialmente cuando se prepara en condiciones antihigiénicas, Las chufas contaminadas y su jugo pueden causar intoxicación alimentaria con síntomas como calambres abdominales, vómitos, diarrea, etc.

Incluso, tragar la cáscara de las chufas puede irritar las vías respiratorias y causar tos.

¿Cómo comerlas?

Las chufas son muy versátiles y se pueden agregar a la dieta de varias maneras. Se pueden comer crudas o asadas ​​y tienden a ser más suaves y fáciles de masticar cuando se remojan o se hierven en agua.

Son un refrigerio sabroso, pero también se pueden usar como aderezos para una variedad de platos, como cereales para el desayuno, batidos, ensaladas y yogures.

Además, las chufas se pueden mezclar con nueces y frutas secas para obtener una versión alternativa de la mezcla de frutos secos. También se pueden moler y usar en pan u otros productos horneados. Las chufas molidas son un excelente reemplazo sin gluten para la harina o el aglutinante en las hamburguesas vegetarianas.

En España, la chufa se usa para hacer una popular leche vegetal conocida como horchata de chufa. También se pueden convertir en yogures y helados sin lácteos.

¿La horchata es saludable?

Los lácteos son los alimentos que más calcio aportan a nuestro organismo. Este mineral es el componente principal de huesos y dientes, previene enfermedades óseas, interviene en la coagulación de la sangre y en la transmisión del impulso nervioso.

Una ración normal de horchata es de 200 ml. Esta aporta 59,5 mg de calcio lo que la convierte en la bebida vegetal perfecta como sustituto de la leche de origen animal. Es ideal para personas con intolerancia a la lactosa, y en especial para aquellas que siguen una dieta vegana.

La horchata es una bebida refrescante, sin estimulantes ni gases, por lo que es una bebida energética natural, con menos azúcar y contenido calórico que los refrescos comerciales. Dados sus beneficios, es recomendable su consumo durante el embarazo para la correcta formación del feto, y para el período de crecimiento de niños y adolescentes, y por supuesto para los diabéticos.

Además, la chufa y sus derivados son un alimento muy versátil que se adapta a todo tipo de recetas dulces y/o saladas, ya sea en galletas, muesli, tartas o pan, por lo que podemos añadir calcio a la dieta con la chufa en diferentes productos.

¡Sé el primero en comentar!