El pomelo, una fruta llena de beneficios

El pomelo, una fruta llena de beneficios

Sofía Pacheco

Es bastante probable que hayamos comido pomelo alguna vez y ni nos acordemos. Esta fruta tiene forma de globo redondeado con un exterior liso muy similar a la naranja, tanto es así que, al abrir la fruta, el interior nos recuerda a una naranja, pero de color entre rosado y rojizo. El sabor del pomelo es ácido, pero muy sabroso y agradable. Siempre se ha hablado de las bondades del zumo de pomelo, así que hoy vamos a contarlo todo sobre este peculiar fruto.

El pomelo es originario de las Indias Occidentales y es un cruce de especies entre un naranjo dulce y una toronja o pummelo (un cítrico más tropical). Es un fruto de invierno y su sabor y olor son característicos a más no poder.

Esta fruta tiene una serie de beneficios y contraindicaciones que conviene conocer a fondo si queremos comer pomelo próximamente. Además, también hablaremos de los valores nutricionales, la cantidad máxima diaria, nombraremos algunas recetas y formas de comer pomelo en nuestro día a día.

Valores nutricionales del pomelo

Este fruto tan similar a la naranja y que solo se puede comer cuando es naranja por fuera y rosa por dentro, tiene unos valores nutricionales bastante completos. Vamos a hacer un breve recorrido por todo lo que nos aportan 100 gramos de pomelo. (No confundir con la cantidad máxima diaria).

El pomelo es una fruta sabrosa llena de vitaminas y minerales y muy usada en zumos naturales. Es un fruto muy light, tanto es así que solo tiene 38 kilocalorías, más del 89% es agua, 9,62 gramos de hidratos de carbono, 0,76 gramos de proteínas y 1 gramos de grasa.

Por otra parte, las vitaminas de este fruto tan característico, son las siguientes: vitamina A, vitamina B1, B2, B3 y B6 y vitamina C (61 mg). Los minerales son calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio (216 mg), sodio, zinc, cobre y manganeso.

Un pomelo cortado en rodajas

Cómo añadirlo a la dieta y cantidad máxima

El pomelo, como ya hemos adelantado, es una fruta de invierno, por lo que será en esa época cuándo podremos comprarlo fresco en fruterías y supermercados, así como en tiendas especializadas de frutas exóticas.

Añadir el pomelo a nuestra dieta es bastante más sencillo de lo que podamos llegar a creer. Por ejemplo, algunas ideas de platos, aparte de gelatina, zumos y ensaladas o cocktail de frutas, se nos ocurre también bizcochos y repostería, salsa de pomelo, pomelo gratinado con canela, mermelada casera, en rodajas con azúcar, vinagreta de pomelo y mostaza, filetes de dorada con cítricos, etc.

Todo está buenísimo, pero mucho cuidado con las cantidades, ya que solo podemos comer un pomelo al día. Comer fruta y verduras a diario es muy importante, pero no debemos excedernos ya que como sabemos existen unos valores nutricionales y unos porcentajes que debemos completar para tener una salud de 10 y ninguna carencia.

En el momento en el que nos excedemos empiezan los problemas, igual que cuando estamos faltos de alguna vitamina, fibra, minerales, proteínas y demás. La cantidad máxima diaria de un alimento va en función de las vitaminas y minerales que tiene, y siempre partiendo de la base de que tenemos una dieta equilibrada y compensamos la ausencia de vitaminas o minerales de un alimento con otros alimentos.

Propiedades del pomelo en nuestro día a día

El pomelo está lleno de virtudes y no solo por sus valores nutricionales, sino por todo lo que esos valores aportan a nuestro organismo. Hay que verlo como un conjunto de propiedades no solo de valores sueltos.

Fortalece el sistema inmunológico

El pomelo llega en invierno y encima es una fruta perfecta para fortalecer el sistema inmune, por lo tanto, es un regalo que nos hace la naturaleza. Gracias a su alta concentración de vitaminas y minerales, sobre todo los altos valores de vitamina C, el sistema inmune se ve potenciado y reforzado de manera rápida y fácil.

Esta fruta es el cítrico perfecto para darle un empujón a las defensas. Además, la vitamina C es un antioxidante perfecto para reforzar la respuesta inmune. Si nos sentimos débiles, tomar un o dos pomelos ese día, podría solucionar la situación. Si vemos que nuestro cansancio se alarga en el tiempo, será hora de consultar a un especialista.

Antioxidante y rejuvenecedor

La vitamina C tiene bastante presencia en el pomelo eso ayuda a luchar contra el envejecimiento celular y no solo nos referimos al aspecto de nuestra piel, sino que los antioxidantes son necesarios para todas las células de nuestro cuerpo, incluyendo las neuronas.

El pomelo es bastante utilizado en cosmética y se debe a su poder de rejuvenecimiento, pero como todo, no existe ningún tratamiento milagroso, ya que para estar bien por fueras, tenemos que cuidarnos bien por dentro, y el pomelo fresco es un buen comienzo.

Ayuda a perder peso y es cardiosaludable

Esta fruta siempre se ha relacionado con la pérdida de peso, y es cierto, pero no hay ninguna fórmula secreta, simplemente, que una dieta rica en frutas y verduras, nos ayudará a bajar de peso porque así reducimos la ingesta de grasas y azúcares innecesarios.

El pomelo es capaz de acelerar el metabolismo, de ahí que sea efectiva en dietas para bajar de peso de forma saludable. Nada de basar nuestro estilo de vida en dietas milagros, batidos y comidas sustitutivas, dejar de comer, comer solo frutas durante X días, etc.

Los flavonoides de esta sabrosa fruta tienen un efecto positivo en nuestro organismo, sobre todo en el corazón. Consumir pomelo favorece la circulación sanguínea lo que a su vez fortalece el corazón. Asimismo, esta deliciosa fruta de invierno ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos y también regula los niveles de azúcar.

Un pomelo junto a varias naranjas

El pomelo mejora la salud de las articulaciones

Tomar un pomelo al día ayuda a la descomposición del calcio que se acumula en las articulaciones y los cartílagos y que a la larga provoca lo que conocemos como artritis con el dolor y la hinchazón, así como la rigidez que provoca la enfermedad. No se trata de un alimento milagroso, conviene combinarlo con ejercicio, dieta variada y medicación si el doctor lo ve conveniente.

Además, el pomelo contiene ácido salicílico, y este nutriente actúa como antinflamatorio, exfoliante natural, regulador del cebo corporal, etc. De ahí que se use tanto esta fruta en el campo de la cosmética.

Contraindicaciones y efectos adversos

Como todo en esta vida, hay una parte negativa, y el pomelo no se iba a quedar atrás. Lo que no debemos hacer nosotros es quedarnos solo con la parte negativa, sino tomar pomelo sin miedo, salvo que tengamos alergia, problemas de azúcar, problemas de tensión, estamos tomando medicación como antibióticos, antidepresivos, corticoides y otros fármacos fuertes.

Si tenemos alergia al pomelo, será mejor que no lo sigamos comiendo. Para saber si tenemos alergia, aparte de hacernos las pruebas oficiales, podremos notarlo si sentimos picazón en la boca, nos duele la barriga, se inflama la garganta, nos sale urticaria, etc.

El pomelo puede causar una disminución peligrosa de los niveles de azúcar, de ahí que sea una fruta apta para diabéticos, pero si notamos que nuestro nivel de azúcar en sangre fluctúa, lo mejor es consultarlo con un médico.

De forma ocasional, esta fruta puede manifestarse como una bajada de tensión, es decir, sentirnos decaídos, soñolientos, cansados, etc. Si notamos que cada vez que comemos pomelo, nos sucede esta reacción, debemos dejar de comerlo.

Todos estos efectos adversos vienen de un consumo excesivo de pomelos, pero también puede darse el caso de que con comer solo 1 o 2 nos sintamos mal.

¡Sé el primero en comentar!