¿De verdad la piña ayuda a adelgazar?

¿De verdad la piña ayuda a adelgazar?

Sofía Pacheco

La piña es una de las frutas más extendidas en el mundo y aunque es originaria de América del sur, se puede comprar en casi cualquier parte del mundo. La época buena de la piña es en el mes de abril en España, pero se puede comprar congelada o en almíbar en cualquier momento del año. Suele ser una fruta bastante barata, teniendo en cuenta la cantidad de beneficios que aportan 100 gramos de piña al día.

Muchas se han acostumbrado a comer piña por sus supuestos beneficios para adelgazar. A lo largo de este texto vamos a aclarar si eso es verdad, si es recomendable o no tomarla en ayunas, así como todos los beneficios y contraindicaciones de comer piña de forma asidua.

Valores nutricionales

Una fruta exquisita, refrescante y muy completa, nutritivamente hablando. La piña es 89% agua y para calcular sus valores nutricionales se hace el promedio de una ingesta de 100 gramos, que más adelante diremos si es la ración diaria recomendada o no.

En definitiva, 100 gramos de esta fruta aportan 50 calorías, 13,12 gramos de hidratos de carbono, 9,85 gramos de azúcares, 1,12 gramos de grasas, 0,54 gramos de proteínas y 1,4 gramos de fibras solubles (saludables).

Asimismo, esta fruta contiene gran cantidad de vitaminas y minerales entre los que destacamos casi 48 mg de vitamina C, también vitamina B1, B2, B3, B6 y 18 mg de B9 (ácido fólico), 58 mg de vitamina A, 35 mg de betacaroteno, vitamina E y también tiene vitamina K.

Los minerales principales que tiene la pinta habitualmente son calcio con 13 mg, hierro, magnesio con 12 mg, fósforo, sodio, zinc, cobre, selenio y potasio con 109 mg.

Varias rodajas de piña natural

Principales beneficios de la piña

Esta fruta tan rica está llena de beneficios y buena muestra de ello son la cantidad de vitaminas y minerales que hay en solo 100 gramos. Muchas personas usan la piña para adelgazar, ¿será verdad que funciona?, entre sus beneficios vamos a encontrar la respuesta:

Previene del cáncer

El cáncer es una enfermedad terrible y siempre se hace hincapié en mantener una buena alimentación y unos buenos hábitos de vida para prevenir la aparición del cáncer, al menos si no estamos predispuestos genéticamente a él.

Gracias a la cantidad de vitaminas y minerales que tiene la piña, y q1ue actúan como antioxidantes, puede reducir el daño celular causado por radicales libres. De hecho, varios estudios han demostrado que la piña puede disminuir las probabilidades de desarrollar cáncer gracias a la acción de los antioxidantes y reduce la inflamación del cuerpo.

La bromelina puede causar la muerte de las células cancerígenas, el lado negativo es 1que la mayor concentración de bromelina está en la cascara (parte no comestible).

Mejora la digestión

La piña es la fruta perfecta para el postre por la sencilla razón de que ayuda a las digestiones pesadas. Esta fruta contiene una serie de enzimas digestivas llamadas bromelinas (las mismas que matan el cáncer) y ayudan en el proceso digestivo descomponiendo las proteínas y facilitando la absorción.

A su vez, estas enzimas tan beneficiosas mantienen sano nuestro estómago, ya que reducen las células que provocan la inflamación y que dañan las paredes internas del estómago.

Recordemos que la piña tiene 1,4 gramos de fibra soluble, que es la fibra saludable y recomendable, aparte de gran cantidad de agua. Esta combinación favorece la buena digestión, previene el estreñimiento y mantiene sano el tracto digestivo.

Fuente de antioxidantes

En numerosas ocasiones hemos dicho lo importantes que son los antioxidantes, ya que eliminan el estrés oxidativo promoviendo la flexibilidad de los vasos sanguíneos, mejorando las funciones de los neuroconectores, eliminando los radicales libres, retrasando el envejecimiento, protegiéndonos frente a alteraciones del ADN, etc.

Esta fruta jugosa y fresquita es rica en flavonoides y ácidos fenólicos que nos ayudan a eliminar todos estos daños que hemos comentado anteriormente aparte de reforzar el sistema inmune, la inflamación crónica, diabetes, aumento del colesterol malo, etc.

Por lo tanto, al comer piña, estamos haciéndole un favor a todas y cada una de las millones de células que conforman nuestro cuerpo.

Trozos de piña en una tabla de madera

Refuerza el sistema inmune

Es de vital importancia tener un sistema inmunológico resistente y bien capacitado para hacer frente a todas las adversidades a las que nos enfrentamos día a día y no nos damos ni cuenta.

La piña refuerza el sistema inmune gracias a las propiedades antinflamatorias y eso es gracias a la bromelina que ya hemos comentado anteriormente. Según algunos estudios especializados en el tema, han demostrado que esa enzima es capaz de reducir la inflamación, los hematomas, reducir el tiempo de curación de las heridas, también reducir el dolor asociado a golpes, lesiones u operaciones.

En caso de resfriados, consumir piña puede ayudarnos a disolver la mucosidad, también en procesos de sinusitis. La mucosidad será más líquida y podremos expulsarlas mejor.

Función depurativa y saciante

Quizás de los beneficios más conocidos de esta fruta, y es que la piña es un excelente aliado del hígado, ya que mejora la circulación sanguínea por este órgano tan importante. Asimismo, al ser una fruta con tanta cantidad de agua, ayuda a eliminar líquidos y toxinas del cuerpo, por eso se suele tomar en ayunas y así ayuda a limpiar los riñones de forma natural.

Para más inri, si queremos que nuestro tiroides funciones como debe, se recomienda beber zumo de piña 100% natural y exprimido en ayunas.

Es una fruta baja en azúcar y al consumirla en zumo o en trozos fresco aporta sensación de saciedad ayudando a no picar entre horas con el consiguiente aumento de peso

Ración diaria recomendada

La piña es maravillosa, y en verano recién sacada del frigorífico está para morirse, pero cuidado, hay ciertas contraindicaciones o efectos adversos por comer piña. Como hemos visto en el apartado de valores nutricionales, es una fruta cargada de vitaminas y minerales, y debemos tener cuidado con las cantidades de esos nutrientes, ya que podríamos sufrir exceso de vitaminas y minerales y eso provoca rojeces en la piel diarreas, vómitos, temblores, dolores de cabeza y articulaciones, etc.

En base a esto, lo máximo que se recomienda comer cada día son dos rodajas grandes, 4 pequeñas (latas en almíbar de tamaño pequeño) o 12 trozos de piña. Tengamos en cuenta que los porcentajes de las vitaminas, proteínas, calorías, minerales y demás, se han de completar cada día para que nuestro organismo funcione adecuadamente y para ello hay que tener una dieta variada y completa con verduras, otras frutas, semillas, cereales, etc.

Una tapa de una tosta de pollo aderezado con piña y hojas verdes

Cómo introducir la piña en la dieta

La piña es una fruta muy versátil al igual que la fresa o los arándanos, y se puede usar en multitud de platos de frutas, zumos, incluso se puede hacer piña a la brasa. Al igual que el coco con su agua y su aceite, el jugo de la piña se usa en multitud de platos fríos como ensaladas o en arroces y pastas.

No nos olvidemos del famoso debate de ¿pizza con piña, sí o no? Es de las pocas frutas que se añaden a la pizza y aunque nos pueda gustar más o menos, la mezcla de sabores es curiosa y agradable, pero claro, estamos acostumbrados desde pequeños a utilizar otros ingredientes en las pizzas.

Asimismo, lo más normal es comer la piña en rodajas o en trozos, también se usa mucho en repostería para hacer hojaldres rellenos, tartas, bizcochos, rosquillas, merengue de piña, almíbar, mermelada, gelatina, recetas con alcohol como la piña colada, ponche y otros cócteles.

Contraindicaciones

Llevamos todo el texto indicando que la piña es muy saludable. pero dispone de algunas contraindicaciones que conviene saber si no queremos pasar un mal rato, una mala noche o terminar en urgencias. Por ejemplo, si al comer piña notamos que nuestro cuerpo se inflama, tenemos diarrea, picores, nos cuesta respirar y demás, será que somos alérgicos a esta fruta. Si vemos que los síntomas no remiten, tendremos que acudir al médico de inmediato.

Aquellas personas que son alérgicas al látex o al caucho natural también suelen serlo a la piña, así que mucho cuidado con consumir piña en esos casos.

Otra contraindicación es la bromelina, que hemos dicho que es maravillosa, para al trabajar dentro del organismo con otros fármacos se pueden dar situaciones complicada. Evitar la piña si estamos tomando antibióticos, anticoagulantes, anticonvulsivos, pastillas para la depresión o para dormir.

Siguiendo con la bromelina y es que, al consumir grandes cantidades de esta enzima, podemos sufrir erupciones cutáneas, sangrado excesivo en la menstruación, problemas estomacales graves, etc.

Tampoco se recomienda comer piña a aquellas personas que sufran de problemas de estómago como úlceras. En estos casos mejor preguntar al médico, pero nosotros no lo recomendamos.

La piña ha de estar madura, de lo contrario, la piña verde es altamente tóxica para humanos, así que mucho cuidado. Si no nos fiamos, mejor comprarla ya troceada o en almíbar. En este último caso, intentar que sea sin azúcar.

¡Sé el primero en comentar!