Maracuyá, una fruta exótica que esconde muchos beneficios

Esta fruta tan curiosa es originaria de la región amazónica de Brasil y de ahí pasó a Australia y comenzó su expansión por todo el mundo. El Maracuyá es una fruta exótica, como vemos en sus orígenes, y una fruta con un interior muy peculiar. A esta fruta también se le conoce como la fruta de la pasión y esto se remonta a a varios siglos atrás donde los españoles decidimos dirigirnos al maracuyá con ese nombre y lo de pasón está relacionado con la religión, y no con la intensidad sexual.

El maracuyá es una fruta tropical muy completa, aunque no entraría en la lista de las más equilibradas con respecto a sus valores nutricionales, sí que nos gusta todo lo que vemos en su tabla. Además, poca gente conoce la cantidad de propiedades y beneficios que tiene este fruto tropical. Pero, desafortunadamente, no es todo perfecto, el maracuyá también tiene ciertas contraindicaciones.

Valores nutricionales de la fruta de la pasión

El maracuyá tiene unos valores nutricionales muy interesantes y son los que luego nos aportan los beneficios y propiedades que contaremos unos apartados más adelante. Los valores nutricionales se calculan normalmente en una media de 100 gramos que puede o no coincidir con la cantidad máxima recomendada por día.

Este fruto exótico cuenta con 97 kilocalorías, 23,38 gramos de hidratos de carbono, 2,2 gramos de proteínas, 0,7 gramos de grasas, más de 10 gramos de fibra y 11, 2 gramos de azúcares. Asimismo, el maracuyá es todo agua casi, ya que el 73% de la fruta es agua.

Entre sus otros valores nutricionales, el maracuyá dispone de un buen puñado de vitaminas como son vitamina A, B2, B3, B6, E, K y C. Además, también dispone de minerales esenciales para el funcionamiento del organismo como son calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio (348 mg), sodio, zinc, cobre y selenio.

Una mujer vaciando un maracuyá

Diferentes formas de comer maracuyá

El maracuyá se puede comer de diferentes formas y para salirnos un poco de lo habitual y de la norma de sacar la cuchara y comerlo tal cual como si fuera un yogur, vamos a proponer otras opciones igual de saludables y ricas para disfrutar de esta futa tropical tan curiosa.

Antes de dar ideas, debemos aclarar que del maracuyá solo debemos comernos el centro, donde están las semillas, ya que su piel externa e interna (los bordes) no se comen.

Por ejemplo, mermelada, salsas, zumos, puré de frutas, natillas de vainilla y maracuyá, en panacotas, gelatinas, helados, ensaladas, tartaletas, untada en un pan con vegetales de hojas verdes como los canónigos y añadir un ingrediente extra como queso, usarlo en repostería, con yogur, etc.

Al importante es conocer la cantidad máxima que podemos comer cada día. Dado lo poco que se aprovecha de la fruta de la pasión, tendemos a pensar que podemos comer 2 o más. Lo cierto es que no se recomienda más de 150 gramos al día y si lo dejamos en 100 gramos mejor, ya que esa cantidad aporta el 33% de vitamina C que el organismo necesita al día y más del 40% de vitamina A.

Beneficios del maracuyá

Esta fruta tan peculiar tiene multitud de beneficios, pero solo unos pocos están demostrados científicamente y son los que vamos a indicar a continuación:

Elimina el estreñimiento (precaución)

En el apartado de valores nutricionales hemos visto que el maracuyá tenía más de 10 gramos de fibra soluble por cada 100 gramos de producto. Eso es una cantidad muy alta de fibra, por lo que, si tenemos algún problema de estreñimiento, esta fruta tropical lo resolverá en unos pocos minutos.

Si vemos que nuestro problema de estreñimiento se repite con mucha frecuencia entonces igual va siendo hora de hacer un cambio de dieta y aumentar la cantidad de frutas, verduras, legumbres, semillas y demás. Aparte de consultar con un médico.

Fortalece el sistema inmunitario

La fruta de la pasión es una gran fuente de vitaminas y minerales y ese conjunto es esencial para el normal funcionamiento del organismo. Al final se realiza una reacción en cadena donde todos esos nutrientes nos ayudan en los procesos biológicos vitales.

La vitamina C está en grandes cantidades en esta fruta y al ser un antioxidante tan potente, unida a la vitamina A, consiguen fortalecer el sistema inmune, por lo que nos mantendremos sanos de forma constante, evitando así posibles resfriados y virus.

Un vaso de yogur con maracuyá

Cuida la piel y el pelo

Las semillas del maracuyá tienen un aceite esencial que contribuye a cuidar la piel y el pelo, y todo vuelve a ser gracias a las vitaminas A y C. Además, las propiedades antinflamatorias de la fruta actúan sobre la piel y el cuero cabelludo, protegiendo las células e hidratándolas.

La naturaleza cítrica de esta fruta actúa sobre las pieles y el cuero cabelludo graso, reduciendo la aparición de cebo, evitando la caspa, haciendo crecer el pelo al mejorarla salud de los folículos y dándole brillo de forma natural.

Contraindicaciones de comer mucha fruta de la pasión

Esta fruta tan peculiar tiene una serie de contraindicaciones que conviene conocer, ya que de lo contrario podríamos poner en riesgo nuestra salud. Por ejemplo, si estamos embarazadas, en periodo de lactancia, no se recomienda tomar esta fruta en ninguna de sus variantes, ni como mermelada, ni a cucharadas, ni en zumos ni en tés, ni nada.

Si tenemos problemas con la tensión, debemos saber que el maracuyá puede bajar la tensión, por lo que podríamos sufrir desmayos y desajustes que ponen en jaque nuestra salud.

La fruta de la pasión tiene propiedades calmantes que actúan sobre el sistema nervioso, y en base a esto, podría provocarnos somnolencia, sobre todo si comemos demasiada cantidad. Así que mucho cuidado si tras tomar esta fruta tenemos que conducir.

Aparte de todo esto, si somos alérgicos al látex y/o al polen, no se recomienda ingerir maracuyá. Si hacemos caso omiso a esta recomendación, notaremos hormigueo en la lengua, hinchazón de la boca y la garganta, urticaria leve en la piel, etc.