¿Qué pasa si como limón todos los días?

¿Qué pasa si como limón todos los días?

Sofía Pacheco

El limón es una fruta esencial en la cocina, y para más de uno, también es esencial en su día a día. A lo largo de este texto vamos a aprender los beneficios, las propiedades y las contraindicaciones del limón. Esta fruta está envuelta en muchas dudas y divide al mundo entre gente que la ama y gente que la detesta, ¿quién ganará?

Somos muchos los que conocemos a alguien que se toma una rodaja de limón todas las mañanas o hay quien exprime medio limón en un vaso de agua. Estas costumbres tienen su lógica, y aunque no es apto para todos, sí que es verdad que el limón nos ayuda en nuestro día a día.

Lo más común es el agua con limón, de hecho, muchos famosos, cuando hablan de sus rutinas mañaneras, suelen hacer una pequeña mención a esta característica bebida y aquí vamos a dar los datos de por qué es tan común.

Propiedades nutricionales del limón

El limón es uno de los cítricos más reconocidos en el mundo entero. Una fruta amarilla, ácida y que nos suelta una carcajada cada vez que algún niño lo prueba por primera vez. Dado lo completa que es esta fruta podría considerase superalimento, pero eso mejor lo dejamos para otros frutos y alimentos.

Este cítrico contiene 27,66 gramos de kilocalorías, 3,16 gramos de hidratos de carbono, 0,69 gramos de proteínas vegetales, casi 5 gramos de fibra y 0,3 gramos de grasas. Asimismo, este bonito y oloroso fruto amarillo dispone de minerales como sodio, calcio (11 mg), hierro, fósforo y potasio (170 mg).

El limón cuenta con vitaminas del grupo A, B y C, en concreto, vitamina A, B1, B2, B3 y C. Un dato curioso sobre el cítrico y sus vitaminas es que un solo limón ya nos aporta casi el 57% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C.

Una rama de limonero llena de limones

Beneficios del limón

No son pocos, ni tampoco son válidos para todos, ya veremos algunas excepciones en el apartado de contraindicaciones. Ahora vamos a centrarnos en lo positivo y es que el limón está lleno de beneficios para nuestro organismo y cuanto mayor sea la pureza mejor. Es decir, no es lo mismo un vaso de agua con medio limón que echar unas gotitas a una comida.

Sistema inmunológico reforzado

Al ser un coctel de vitaminas y minerales esenciales, nuestro organismo, y en especial nuestro sistema inmunológico, se ve apoyado, reforzado y capaz de hacer frente a casi cualquier agente externo gracias a que se potencia la actividad de los glóbulos blancos.

El frio del invierno o las primeras lluvias de otoño, los cambios bruscos de temperatura y demás que nos provocan catarros, resfriados, gripes, inflamaciones de garganta, herpes, llagas y días de fiebre. Todo eso puede remitirse gracias a las propiedades refrescantes y antisépticas de esta fruta de color amarillo.

Tampoco debemos basar nuestra salud en beber agua con limón o en echarle limón a todo. Tampoco llevemos a un extremo estos beneficios del limón.

Máxima hidratación

A pesar de su acidez, es un hidratante fantástico para el organismo. El problema es que nosotros estamos acostumbrados a rebajar esa acidez con azúcar. Tenemos que cambiar esa costumbre, ya que el azúcar libre es perjudicial para la salud, además, al crear picos de glucemia el organismo pedirá más líquido. De ahí que las limonadas tradicionales no nos sacien la sed tanto como esperamos.

El agua con limón, aparte de ser una bebida detox y mantener el equilibrio del PH en el cuerpo, nos aporta mucha hidratación.

Para estar hidratados podemos hacer limonada saludable (una parte de limón por cada dos de agua y una pizca de azúcar), té con limón, polo helado de zumo de limón, etc.

Un vaso con rodajas de limón

Corazón, hígado y riñones

Tomar limón de forma regular ayuda a mantener sanos los riñones, el hígado y el corazón. Esto se debe a que esta fruta ejerce una acción beneficiosa sobre el sistema cardiovascular cuando somos pacientes de hipertensión o arterioesclerosis, ya que los antioxidantes ayudan a eliminar la grasa y disuelven las sustancias tóxicas de la sangre.

Con respecto al hígado, ayuda a limpiar este órgano y previene de enfermedades. El limón estimula la secreción de bilis y ayuda a eliminar la grasa de los alimentos y la grasa que hay alojada en el hígado.

Los riñones estarán a pleno funcionamiento si añadimos un vaso de agua con limón a nuestra rutina mañanera. Esto es gracias a que previene la aparición de los cálculos en el sistema urinario.

¿Cuánto puedo tomar cada día?

Los efectos secundarios y las contraindicaciones del exceso de limón lo veremos en el siguiente apartado. Ahora vamos a centrarnos en la cantidad máxima recomendada por día. Lo más adecuado es conocernos a nosotros mismos, así, que la recomendación es algo estandarizado, sin entrar a cada caso personal.

Lo máximo que se recomienda al día son 120 ml de zumo natural de limón reducido con agua. Como decimos, esa cantidad no está adaptada a cada uno de nosotros. Recordemos que el limón es un cítrico muy potente y si tenemos un estómago sensible o tomamos mucho zumo podemos vernos envueltos en una situación desagradable.

Si vemos que nos daña, no sigamos insistiendo. Podemos cambiar el zumo natural por mezclar un poco de limón en un pastel, galletas, o no tomarlo en ayudas. Es esencial que no forcemos nuestro organismo, ya que podríamos provocarnos lesiones en el estómago.

Un exprimidor con un limón partido por la mitad

Contraindicaciones del limón

No se recomienda en ayunas si padecemos de algún trastorno del estómago, o tenemos estómago sensible. Además, el exceso de limón puede provocarnos problemas digestivos severos y desagradables, calambres musculares, diarreas, irritación de la garganta y del esófago, etc.

El jugo del limón, porque la cascara amarilla no se come, solo se usa para decorar repostería y a veces como ingrediente en la masa del pastel, puede provocar acidez estomacal, alta frecuencia de orina, gases, dolor estomacal e incluso diarrea si se toma en ayunas.

La vitamina C que aporta un limón es casi el 57% de la cantidad diaria recomendada. Con esto queremos decir que un exceso de vitamina C provoca nauseas, diarreas, cálculos de riñón, acidez estomacal, etc. La vitamina C no se almacena, se destruye por la orina, pero si nos excedemos mucho y a lo largo del tiempo, sí que puede provocar efectos secundarios adversos.

Morder un limón directamente puede deteriorar el esmalte de los dientes, es por esto por lo que aconsejamos enjuagar la boca tras morder la fruta o tomar el zumo para eliminar el exceso de acidez. Si hacemos esto todos los días, finalmente podríamos ver que sufrimos sensibilidad dental y que nuestros dientes están perdiendo grosor y están tornando a un color amarillento.