Estas son las propiedades de los higos

Estas son las propiedades de los higos

Sofía Pacheco

Hay un dicho popular en España que dice «De higos a brevas» cuando queremos decir que hay algo que hacemos muy poco. Esto viene porque la higuera da dos frutos, uno la breva que se recoge en junio y el higo que se recoge a finales de agosto, por lo tanto, pasan 10 meses entre la recogida de una fruta y otra. Ambas frutas son muy nutritivas, pero hoy vamos a centrarnos en el higo.

Los higos de la higuera son sabrosos, refrescantes, fáciles de comer en cualquier momento y combinan a las mil maravillas con todo tipo de platos desde dulces hasta salados, panes, arroces y carnes. El kilo de higos suele rondar los 6 euros y aguantan varios días en la nevera.

Valor nutricional de los higos

Los higos están llenos de nutrientes, entre los que destacamos varios minerales esenciales y un buen puado de vitaminas, aunque no es de las frutas más completas del mercado.

La composición nutricional de los higos que calculan en base a 100 gramos que es la cantidad media estandarizada en Europa para realizar cálculos nutricionales. Entrando en el meollo tenemos 65,4 kilocalorías, 19,2 carbohidratos, 1,31 gramos de proteínas vegetales, casi 3 gramos de fibra soluble y medio gramo de grasas.

Entre los minerales que componen esta fruta tenemos 1.3 mg de sodio, 35 mg de calcio, Magnesio 17 mg, 14 mg de fósforo y 248 mg de potasio. Por otro lado, las vitaminas son: vitamina A que aporta el 5% de la cantidad diaria recomendada, vitamina B9 proporciona el 2% de la cantidad recomendada, vitamina K el 6% y vitamina C el 3%.

Unos higos cortados por la mitad en un bol

Formas de introducirlo en la dieta y cantidad máxima

El higo es de las frutas más versátiles que tenemos en el mercado, podemos usarlo en las 3 comidas si queremos y en la merienda también, o añadirlo a jugos de frutas y verduras. Por ejemplo, mermelada de higos con jamón, nueces y queso, cuscús aromático crujiente con coliflor e higos, copos de avena con higos troceados, batido con higos y semillas de chía, macedonia de frutas, solomillo con salsa de higos frescos, salmón al vapor con higos, etc.

Esta fruta es sabrosa y versátil, pero será mejor que no nos excedamos con sus cantidades porque tiene mucha fibra entre otras contraindicaciones que contaremos al cierre de este artículo.

Para que nos hagamos una idea, solo se permite consumir unos 5 higos secos, pero si los preferimos naturales y frescos, la cantidad máxima diaria es de 3 higos si son de un tamaño estándar habitual. Si son muy grandes podemos comer 3, pero intentar no añadir demasiada fibra ese día a nuestra dieta.

Ahora, si vamos a cocinarlos en tostadas, postres, salsas, mermeladas, rellenos de empanadas, zumos, etc. podemos dejar el árbol vacío, porque está claro que no nos vamos a comer toda esa comida nosotros solos de una sentada. Además, al mezclar lo con otros ingredientes mejoramos nuestra dieta y la hacemos más variada y equilibrada.

Beneficios de los higos en el día a día

Las propiedades del higo en nuestro organismo se cuentan por pares, pero nosotros queremos centrarnos solo en las más relevantes e importantes para que todos queramos añadir esta deliciosa fruta a nuestra dieta diaria o al menos unas 2 veces por semana.

Favorece la salud digestiva

Los higos tienen una buena cantidad de fibras solubles de ahí de haya estipulada una cantidad máxima diaria, ya que de lo contrario podemos sufrir deshidratación a causa de las diarreas.

Las fibras solubles facilitan el tránsito intestinal y las fibras insolubles tienen un efecto capaz de prevenir el cáncer de colon. Además, gracias a favorecer la evacuación, conseguimos eliminar líquidos y toxinas de nuestro cuerpo, se controla el peso, y reduce el apetito gracias a su efecto saciante.

Previene la osteoporosis

Uno de los minerales principales en esta fruta es el calcio, además del potasio y el sodio. Pero concretamente el calcio tiene niveles altos, por lo que favorece el refuerzo de nuestros huesos, nervios y dientes.

Se puede traducir en una mejor conexión entre los conectores de nuestro sistema nervioso, y también, se puede prevenir la osteoporosis, una enfermedad que afecta principalmente a mujeres en edad adulta donde sus huesos pierden densidad ósea poco a poco, llegando a producirse serias complicaciones de salud.

Una mujer siujeta dos higos ne su mano

Baja los niveles de azúcar en sangre

Comer higo a diario, siempre bajo recomendación médica si sufrimos algún tipo de desorden con la glucosa, puede ayudarnos a disminuir los niveles de azúcar en sangre, reduciendo así el uso de la insulina. Esto es gracias a la alta concentración de fibras solubles en esta fruta, donde las fibras insolubles también son beneficiosas, pero no a este nivel.

Dada la cantidad de azúcares que ingerimos en la actualidad, los casos de diabetes se están duplicando en todo el mundo, desde niños pequeños con obesidad hasta adultos, donde esa afección se mezcla con colesterol alto y es un cóctel molotov.

Controla el colesterol

Los higos son buenos aliados contra el colesterol y eso, al igual que en la reducción de los niveles de azúcar en sangre, se debe a las fibras solubles. En base a esto, se reducen considerablemente los accidentes cardíacos, pero no por ello debemos basar nuestra dieta es este ingrediente, simplemente tenemos que comerlo más equilibrado y variado posible.

Asimismo, esta riquísima fruta también ayuda a controlar la tensión arterial gracias a su alto contenido en potasio que ya hemos dicho varias veces que es un mineral muy beneficioso para el organismo. Al igual que pasa con el azúcar, la sociedad actual consume mucha sal por lo que el potasio ayuda a equilibrar esos niveles.

Contraindicaciones

Come fruta es de las mejores decisiones que podemos tomar, elegirla como postre o como acompañamiento en una meriendo o en un desayuno nos ayuda a mejorar nuestra alimentación haciéndola más equilibrada y variada.

Pero que sea fruta no quiere decir que esté libre de pecado, y no nos referimos solo a los pesticidas de algunas frutas y verduras, sino a las propiedades nutricionales de las futas, y más concretamente a los higos.

Existen algunas contraindicaciones y efectos adversos de consumir muchos higos en un solo día, y entre ellos destacamos la acción laxante. Si tenemos un proceso de estreñimiento, podemos comer varios higos seguidos, pero por norma general no se debería, ya que puede causar diarrea aguda, acidez de estómago, fuertes dolores estomacales, irritación de la mucosa intestinal, concentraciones altas de calcio y magnesio, aparte de potasio, gastritis, gota, inflación abdominal, etc.

¡Sé el primero en comentar!