Nutrientes del higo chumbo y cómo comerlo

Nutrientes del higo chumbo y cómo comerlo

Lifestyle

El higo chumbo, también conocido como higo de Berbería o tunas (en Canarias), es el fruto de un cactus llamado chumbera propia de terrenos desérticos y climas calurosos. Las chumberas se encuentran en México, Brasil, Chile y América tropical, sin embargo, también está muy extendida en zonas del mediterráneo como España, Italia, Israel, Arabia Saudí, Etiopía y Eritrea, así como también en Egipto, Marruecos y otras zonas del norte de África.

Este higo pasó de ser un simple fruto a convertirse en un ingrediente gourmet y se le considera un superalimento ya que está cargado de beneficios para nuestro organismo. Se puede comer verde, naranja y rosa, son sus tres estados de maduración.

¿Qué es?

El higo chumbo, conocido científicamente como Opuntia ficus-indica, es miembro de la familia de las cactáceas. Tiene almohadillas (o paletas) anchas, planas y verdes que comúnmente se conocen como nopales. Estos son comestibles y se sirven en platillos mexicanos con huevo , ensaladas, tacos y sopas. Son bastante crujientes pero pueden tener una textura viscosa, dependiendo de cómo se preparen. El sabor de los nopales se ha descrito como vegetal, ligeramente ácido y cítrico.

La pequeña fruta ovalada que crece encima de los nopales es el higo chumbo o berberia. Varía en color y puede ser verde, rosa, rojo, morado o amarillo anaranjado. La pulpa es jugosa, contiene semillas y tiene un sabor dulce similar al de la sandía. Se puede comer la carne cruda o cocida. Normalmente se convierte en zumo y se añade a los cócteles o se cocina en mermeladas. Las flores también son comestibles.

Tanto la fruta como las almohadillas del higo tienen espinas en su exterior. Conocidos como gloquidios, pueden adherirse a las manos y ser muy dolorosos. Los gloquidios deben eliminarse antes de consumir higo chumbo.

Debido a los muchos compuestos y nutrientes vegetales beneficiosos que contiene, se usó en la medicina popular mexicana para tratar úlceras, afecciones hepáticas y otros problemas. Las propiedades medicinales potenciales de esta fruta de cactus continúan siendo exploradas.

Tipos

Las variedades de higos chumbos varían en tamaño desde pequeñas cubiertas vegetales hasta especímenes del tamaño de un árbol, todos con flores de color amarillo brillante a rojo. La mayoría son más tolerantes a las condiciones climáticas frías que otros géneros de cactus.

Higo chumbo indio

El higo indio es quizás la especie de higo más conocida y utilizada. Es un cultivo comercial importante para las regiones áridas donde se cultiva por sus grandes frutos dulces, a veces llamados «tunas». Estas frutas están disponibles en amarillo, rojo y rosa, y se comen frescas, se usan para hacer bebidas refrescantes o se usan en jaleas y dulces.

La industria ganadera también lo usa como forraje, y las almohadillas son una parte importante de la cocina mexicana.

Higo chumbo sin espinas

Las chumberas sin espinas se utilizan principalmente como plantas ornamentales cuando están fuera de su entorno de crecimiento normal. Aunque no tienen espinas, aún tienen pelos finos y rígidos (llamados gloquidios), que pueden irritar la piel. Tienen flores de color amarillo brillante que a veces tienen un rubor rojo.

Las almohadillas pueden ser verdes o tener una capa cerosa azulada, y se usan en contenedores o para jardinería xeriscape.

Higos chumbos morados

Varios tipos diferentes de cactus de higo chumbo tienen un colorido rubor púrpura en sus almohadillas. La tuna ‘Santa Rita’ tiene almohadillas moradas que adquieren un color más profundo durante épocas de estrés o sequía.

La variedad llamada ‘Baby Rita’ tiene almohadillas moradas y flores rosadas. Algunas tunas ciegas tienen un tinte púrpura rojizo. Todos son lo suficientemente resistentes como para soportar las heladas, pero prosperan en las partes más áridas.

Propiedades nutricionales

De este fruto se puede comer todo hasta los tallos y las semillas, salvo la piel gruesa que tiene (la interna sí puede comerse) y las púas, obviamente. Una fruta un tanto peculiar que cuenta solo con 14,3 gramos de carbohidratos, 5,4 gramos de fibra, 23% de la vitamina C recomendada para un día, 90% de agua y menos de 1 gramo de grasa.

Un dato curioso, este higo se le ha considerado siempre un alimento astringente (es apto para frenar diarreas), sin embargo, cuenta con casi 4 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto. Otro dato curioso sobre sus propiedades nutricionales es que con 50 gramos de higo chumbo ya se completan las necesidades diarias de vitamina B3.

También dispone de 14 mg de vitamina C, 6 mg de vitamina B9 (ácido fólico), 56 mg de calcio, 220 mg de potasio, 24 mg de fósforo y 5mg de sodio. Unas cantidades calculadas para 100 gramos de tunas que es la cantidad máxima que se recomienda para comer en un día, aunque tiene una letra pequeña que descubriremos al final del artículo.

Hay que conocer las propiedades del higo de Berbería, ya que un exceso de vitaminas puede ser contraproducente para el organismo dando lugar a diarreas, vómitos, mareos, piel seca y áspera, pérdida de cabello, enfermedad hepática, coágulos en la sangre, etc.

Tal vez nunca hemos escuchado en una frutería «póngame 2 higos chumbos», pero aun así se venden y son baratos, ya que no llega ni a 1,80 euros el kilo. Es más, podemos plantarlos en un campo o jardín y los tendremos gratis. Eso sí, mucho cuidado con las espinas que son grandes y pequeñas, y las pequeñas son casi invisibles.

Varios higos chumbo sobre una mesa de madera

Beneficios

Esta fruta cuenta con varios beneficios casi inmediatos cuando nos acostumbramos a comerla de forma asidua. Tampoco hay que obsesionarse, podemos comerlo de ver en cuando, y si no nos gusta, elegir otra fruta. Lo importante es tener una dieta equilibrada y muy variada.

Hidratación, vitaminas y minerales

Este alimento es mayoritariamente agua en toda su composición alcanzando el 90% por lo que su principal beneficio es la hidratación que aporta, también dispone de minerales como magnesio, calcio, potasio y fósforo. Asimismo, tiene vitamina C en grandes cantidades, vitamina A y B3 y fibra.

En el caso de la vitamina B3, unas 3 cucharadas de este alimento y cubrimos el total de las necesidades diarias que nuestro cuerpo requiere. La B3 es buena para el funcionamiento de las proteínas, para la división celular, para que el cerebro funcione adecuadamente, para los neurotransmisores, para prevenir enfermedades cardíacas, etc.

Efecto saciante

La fibra que continente esta curiosa fruta es fibra soluble como las pectinas y el mucílago que le otorgan ese efecto gelatinoso que presenta la fruta en su interior. Se trata de una fibra muy saludable y que tiene efecto saciante, aparte de ayudar a la flora intestinal, combatir el estreñimiento y reducir el colesterol.

Debido a esto, la mejor hora para comerlos es o por la mañana (y la media mañana) o a media tarde, para evitar los picoteos entre horas y no consumir calorías de más con la consiguiente subida de peso y empeoramiento de la salud. Podemos mezclar esta fruta con zumos naturales o comerla junto con zanahorias, o con otras frutas y verduras crujientes y sabrosas, hacer pudin con semillas de chía, etc. La cuestión es crear un tentempié perfecto y saludable.

Apto para diabéticos

El higo de Berbería es muy dulce desde el primer bocado, y eso se debe a que incluye fructosa, glucosa, galactosa y sacarosa que son naturales del fruto. A pesar de eso, también cuenta con reguladores metabólicos que actúan sobre los lípidos y la glucosa, ayudando a regular el azúcar en la sangre.

Al comer tunas, evitamos esos picos elevados en los marcadores de azúcar en sangre, ya que tiene un leve efecto hipoglucemiante, y de ahí que esta fruta sea apta para personas con diabetes tipo 2.

Un higo chumbo de color rosa partido por la mitad

Reduce el colesterol

Al comer esta fruta se reduce el colesterol LDL (colesterol malo), y ayuda a regular los niveles de colesterol en general. Pero antes de volvernos locos comiendo tunos para bajar el colesterol, lo mejor es consultar a un médico especialista.

Otro dato interesante del higo chumbo es que, aparte de reducir el colesterol dado que no tiene nada de grasa, también mejora el sistema circulatorio por lo que los flavonoides que hay entre sus propiedades ayudan a mantener nuestras arterias sanas y a pleno rendimiento.

Protege el hígado

La fruta es saludable, pero pocas son capaces de proteger el hígado al nivel de los tunos, por algo se le considera un superalimento. Esta fruta tan curiosa cuenta con propiedades que protegen al hígado de sustancias hepatotóxicas.

Aquí, el alto aporte de fibra también se considera un aliado, eso, junto al nulo aporte de grasa, hacen del higo chumbo un ingrediente perfecto para las dietas donde hay que cuidar el hígado, o en dietas de depuración hepática, o en simples dietas para perder peso de forma saludable.

Adiós a la resaca

El higo de Berbería es tan completo que nos ayuda a luchar contra la odiosa resaca. Al comer este fruto conseguimos reducir los efectos de la resaca tras una gran ingesta de alcohol, por ejemplo, reduce las náuseas y la falta de hidratación.

El 90% de la composición de las tunas es agua, por lo que ayuda a la hidratación. Además, su efecto saciante hará que no ingiramos comida, o al menos no de forma abundante, ya que podría tener consecuencias como vómitos, dolor estomacal y diarreas.

Antioxidantes

En numerosas ocasiones hemos dicho lo importantes que son los antioxidantes, no solo para retrasar el envejecimiento de la piel, sino también para los órganos y las neuronas. Ahora, si añadimos higo chumbo a nuestra dieta, estaremos agregando un efecto antioxidante a nuestro organismo gracias a las betalaínas que se encargan de atrapar los radicales libres y detener la cadena oxidativa de las células.

Otros aliados excepciones del higo de Berbería es la gran cantidad de vitamina C, carotenoides, flavonoides y ácidos fenólicos. Todos estos disminuyen la inflamación, previene de enfermedades degenerativas, mejoran la salud intestinal, luchan contra la diabetes, etc.

Previene úlceras

Tanto el estrés físico como el mental pueden causar cambios en la mucosa gastrointestinal y provocar úlceras gástricas. La inflamación se produce cuando hay un aumento de los compuestos proinflamatorios que dañan la pared gástrica. El higo chumbo ejerce un efecto positivo sobre la mucosa gástrica, y esta actividad se ve facilitada principalmente por un compuesto llamado betanina que se encuentra en esta fruta.

La producción de moco gástrico está regulada y también hay una reducción de los productos químicos proinflamatorios. Como resultado de esto, las posibilidades de desarrollar úlceras se reducen considerablemente por el consumo del higo chumbo.

Un higo chumbo de color amarillo partido por la mitad

¿Cuántos higos chumbos puedo comer al día?

Este fruto es de época otoñal, más concretamente, entre agosto y octubre. Durante ese tiempo podemos comer higo chumbo si nos gusta, pero sin excedernos, ya que tiene ciertos efectos secundarios. La cantidad máxima permitida, por día, es de 100 gramos, aproximadamente un higo entero si es de los grandes. Recordemos que se come sin piel, solo el interior, pepitas incluidas.

El problema llega por el exceso de vitaminas y minerales. Por ejemplo, con solo 50 gramos de esta fruta, ya se obtiene el 100% de la vitamina B3 que ser recomienda en un día.

Un exceso de vitamina B3 provoca nauseas, diarreas, dolor abdominal, vómitos, mareos, picores, ritmo cardíaco acelerado, enrojecimiento de la piel, etc. Un exceso de vitamina C, también tiene sus inconvenientes, por ejemplo, acidez estomacal, diarrea, dolores de cabeza, insomnio, diarrea, vómitos, malestar generalizado, etc.

¿Se pueden comer las pepitas?

Las pepitas de los higos chumbos son completamente comestibles, pero si no nos gustan, podemos escupirlas. Cuando las frutas del cactus se usan en zumos, las semillas siempre se filtran.

La tuna tiene semillas pequeñas y duras que no podemos morderlas, pero que podemos tragar si lo preferimos. O podemos masticar la fruta y las semillas y escupir las semillas. También puede usar un exprimidor o un colador para quitar las semillas. Normalmente nos quedaremos con la tuna misma. La pulpa está salpicada de toneladas de pequeñas semillas comestibles, que si nos gustan, podemos sentirnos libres de cortar el higo chumbo y comerlo, con semillas y todo. Para extraer el jugo de los higos chumbos, colocaremos los higos chumbos sin cáscara en una licuadora o procesador de alimentos y pulsaremos hasta licuar.

Contraindicaciones

A pesar de considerarse un superalimento, hay que tener cuidado, ya que algunas personas pueden sufrir efectos secundarios al ingerir esta fruta. Entre los efectos adversos más comunes entre las personas que comen higos chumbos por primera vez se encuentran las diarreas leves, náuseas, mayor frecuencia y volumen de las heces, dolor de estómago y sensación de saciedad.

Otra contraindicación es el estreñimiento, ya que este fruto es altamente astringente, aunque dispone de casi 4 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto como hemos dicho unos párrafos más arriba. Suele usarse para procesos de diarreas, ya que es más fuerte su poder de estreñimiento que el poder de la fibra.

Además, las semillas de la fruta se han relacionado con casos raros de obstrucción intestinal. Cuando se consumen en exceso, pueden formar una obstrucción no digerible que causa la impactación fecal. Por lo general, se considera seguro comerlo en las cantidades que se usan comúnmente en las recetas.

Sin embargo, no hay mucha investigación sobre los suplementos y extractos de higo chumbo. Las personas embarazadas y lactantes deben hablar con su médico y probablemente eviten estos productos debido a la falta de conocimiento sobre sus efectos secundarios.

¿Es peligroso su aceite?

El aceite de higo chumbo es normalmente seguro para personas sanas de todos los tipos de piel y edades. Si tenemos una alergia conocida a los higos u otras frutas, debemos evitar usar este producto. Si tenemos la piel sensible, haremos una prueba de parche aplicando una pequeña cantidad de aceite de higo chumbo sin diluir en la muñeca, y esperaremos 24 horas. Si tenemos una mala reacción dentro de este período de tiempo, no se recomienda usar este aceite.

Además, otra contraindicación de los aceites de higo chumbo es su alto precio. Se necesitan muchas semillas de higo chumbo para producir aceite de higo chumbo, por lo que tiende a ser más caro. Esa es una consideración a tener en cuenta antes de incorporarlo a nuestra rutina diaria de cuidado de la piel.

En cuanto a quién puede beneficiarse del aceite de semilla de higo chumbo, la respuesta es prácticamente cualquiera. El aceite de higo chumbo es excelente para todo tipo de pieles y especialmente para pieles maduras. Es un aceite maravilloso tanto para las personas que desean comenzar con el cuidado preventivo del envejecimiento como para las personas que abordan los signos del envejecimiento. Los expertos aseguran que se notan los efectos inmediatos de suavizado de la piel y la piel brillará.

Entre sus principales beneficios estaba que es antiinflamatorio, estimulante de la barrera e hidratante. En general, puede usarlo cualquier persona con piel sensible que necesite hidratación o con problemas de hiperpigmentación.

Los expertos recomiendan que se use dos veces al día. Se ha comprobado que funciona bien con retinoles o vitamina C, que de lo contrario podrían irritar la cara.

¿Cómo se comen?

Cuando vayamos a comer este tipo de fruta, lo primero que hay que hacer es usar guantes y pinzas para manipularlo. Dependiendo de dónde lo hayamos comprado, es posible que ya le hayan quitado los gloquidios. Si las espinas todavía están en el higo chumbo, usaremos un cuchillo sin filo para rasparlas y luego los retiraremos. Pelaremos la piel con un pelador de verduras para quitársela.

Luego podemos cortar la piel del cactus en tiras o cortarlas en cubos para usar en recetas. Para quitar las espinas del higo chumbo, podemos chamuscarlas sobre una estufa de gas o fuego. Usaremos pinzas para sujetar la fruta si usamos este método. Alternativamente, podemos frotar los gloquidios con un cepillo para vegetales.

El higo chumbo se puede añadir a las sopas, salteados, huevos y ensaladas. Son especialmente deliciosos a la parrilla o servidos con huevos revueltos. Al cocinarlos, podemos notar que expulsan un gel, similar a lo que podemos ver en la okra. Además, generalmente se usa en zumos, cócteles, mermeladas y más. También es un delicioso tentempié troceado y servido solo o con otras frutas.

El jugo o la pulpa (sin semillas) del fruto de la tuna se extrae para hacer mermeladas y jaleas. El jugo, por sí mismo, puede ser muy ácido, por lo que normalmente se agrega a la limonada o a las margaritas para darle un toque extra. Para reducir la acidez y seguir beneficiándonos de este sorprendente xerófito, se preparan mermeladas y jaleas.

¿Cómo guardarlos?

A mediados de agosto se considera el mejor momento para cosechar los higos chumbos. Una vez que hayamos localizado una planta, seguiremos estos pasos:

  • Usando un par de tenazas, arrancaremos suavemente la fruta del nopal. Debería salir fácilmente. Tendremos especial cuidado con las espinas y también con las gloquidias (espinas microscópicas) de la fruta.
  • Usar guantes de jardinería o cuero pueden ayudar a evitar que las espinas nos perforen la piel.
  • Transferiremos las frutas a un tazón o balde grande y limpio. Nos aseguraremos de dejar al menos una fruta por almohadilla de cactus para que la cosecha no interfiera con el proceso de reproducción de las plantas.
  • Elegiremos frutas que sean de color rubí (u otros colores que se ven en la tuna). No escogeremos los que todavía están verdes en los extremos.
  • Enjuagaremos bien las frutas con agua. Los agitaremos suavemente mientras hacemos esto para deshacernos de las espinas.
  • Las frutas de los nopales permanecen maduras durante aproximadamente una semana. También se pueden mantenerse en el frigorífico durante 3-4 días en una bolsa de plástico.

¿Cómo se pelan?

Los higos chumbos tienen diminutas espinas que cubren la fruta. Por eso, hay que manejarlos con cuidado e identificar cómo se pelan. Los pasos a seguir recomendados son:

  1. Cortar los extremos. Son difíciles de ver, pero esas diminutas espinas parecidas a pelos realmente están ahí y encontrarán fácilmente su camino hacia la piel. Para proteger las manos y dedos, es mejor usar un tenedor, una toalla o incluso un guante de jardinero para sostener la fruta mientras trabajamos con ella.
  2. Cortar a lo largo a través de la piel. Ahora haremos un solo corte a lo largo de la piel del higo chumbo. Cortaremos lo suficientemente profundo para alcanzar la fruta, pero trataremos de no cortar su interior.
  3. Hacer palanca para abrir la piel espinosa. Con cuidado, abriremos la piel del higo chumbo; se separará fácilmente de la fruta. Podemos usar los dedos, pero para evitar esas espinas, es posible que deseemos usar la punta del cuchillo. Hay que tener en cuenta el color amarillo anaranjado de esta particular fruta. Otras variedades pueden ser de color bastante rojo o incluso verde.
¡Sé el primero en comentar!