¿Cuáles son las frutas cítricas? ¿Son buenas para el organismo?

En la actualidad tenemos decenas de frutas diferentes, y entre todas ellas, tenemos las frutas ácidas. Tienen una serie de peculiaridades que las convierten en un arma de doble filo, es decir son altamente beneficiosas para el organismo, pero también pueden hacer mucho daño. Vamos a explicar cuáles son las frutas ácidas, qué contraindicaciones tienen y si se pueden tomar en el embarazo.

Las frutas ácidas van más allá del limón, la naranja y los arándanos. Son frutas que pertenecen al género Citrus que debe su nombre al componente más abundante en esas frutas y es el ácido cítrico.

A lo largo de este texto vamos a explicar con más detalles por qué son cítricas, también veremos el listado completo con todas las frutas cítricas que tenemos a nuestro alcance y por último iremos viendo que, a pesar de las bondades de estas frutas, no todos podemos comerlas y qué consecuencias tiene durante el embarazo.

A las frutas cítricas también se les conoce como frutas ácidas, y es el mismo motivo, ya que tiene un alto contenido en ácido cítrico de ahí que sean cítricas o ácidas. Pero esto va mucho más allá y es que lejos de parecer negativo o desagradable, son frutas muy beneficiosas para nuestro organismo.

¿Por qué se llaman cítricas? ¿Son buenas?

Ya hemos adelantado algunas pinceladas sobre el tema, y es que las frutas ácidas deben su nombre a un componente llamado ácido cítrico. Dado que estas frutas son ricas en este ácido y en vitamina C, adquieren ese sabor ácido tan característico. Este tipo de fruta también es rica en potasio y en fibra.

En pocas palabras, estas frutas tienen algunos de los pilares fundamentales de nuestra alimentación y se trata de la vitamina C, el potasio y la fibra.

La vitamina C es un antioxidante que nos ayuda por dentro y por fuera, ya que con los antioxidantes conseguimos reducir el impacto de los radicales libres y mejoramos la salud de nuestra piel. No solo eso, sino que la vitamina C, también nos previene de enfermedades degenerativas como el Alzheimer ya que mejora la función y conexión de las neuronas.

Cuando tenemos un resfriado común, aumentar la cantidad de frutas y verduras ricas en vitamina C nos ayuda a combatir los síntomas. Además, reduce las probabilidades de sufrir cáncer.

Platos de frutas ácidas

Con respecto al potasio, este mineral es esencial porque el organismo lo necesita para funcionar de forma correcta. Ayuda a las funciones de los nervios, a la contracción de los músculos, al trabajo del corazón, etc.

Por su parte, la fibra, evita el estreñimiento, mantiene la salud intestinal hasta el punto de reducir las probabilidades de cáncer de colon, controla los niveles de azúcar en sangre, reduce el colesterol, etc.

Respondiendo a la pregunta, la fruta cítrica sí es buena para nosotros. Tampoco hay que obsesionarse con las cantidades (entre 65 y 90 mg al día), ya que un exceso de vitamina C causa vómitos, diarreas, náuseas, acidez estomacal, dolores de cabeza e insomnio.

Lista de las frutas ácidas

Hay frutas que son claramente ácidas o cítricas y son las que vamos a ver en el siguiente listado. Algunas nos sonaran más que otras, y puede que algunas no sepamos ni identificarlas. Como recomendación, sobre todo para otoño e invierno, es conveniente comprar varias de estas frutas para reducir las probabilidades de sufrir un resfriado común.

  • Naranjas.
  • Mandarinas.
  • Clementinas.
  • Limas.
  • Limones.
  • Arándanos.
  • Pomelo.
  • Piña.
  • Acerola.
  • Ciruela.
  • Mora.
  • Cidra.
  • Maracuyá.
  • Frambuesa.
  • Toronja.
  • Grosella.
  • Naranja.
  • Lima.
  • Limón.
  • Membrillo.
  • Fresas.
  • Frambuesas.
  • Níspero.
  • Durazno.
  • Granado.
  • Tamarindo.
  • Uvas.

¿Quién no debe comer frutas cítricas?

El listado de frutas cítricas es largo, y la gran mayoría de esas frutas son las favoritas de muchos adultos y niños, pero no todos podemos comerlas. La prohibición se debe a una serie de problemas de salud.

Vasos llenos de frutas cítricas

Aunque el ácido cítrico no es más fuerte que los jugos gástricos, este competente de las frutas ácidas puede provocar gastritis, úlceras (estómago y boca), reflujo, distención abdominal, gases, lesiones en la garganta, inflamación del esófago, etc.

Si tenemos alguna de estas patologías, lo mejor es acudir a un médico y comenzar el tratamiento. Además, también sería conveniente, compaginar ese tratamiento con un nutricionista que nos ayude a eliminar los alimentos que nos dañan y nos den alternativas igual de saludables, pero sin dañar nuestro sistema digestivo.

Por el contrario, si no tenemos ninguna de estas afecciones, podemos comer cítricos varias veces por semana, pero no debemos hacerlo mientras las tenemos. Esto último es importante, ya que podríamos empeorar la situación y agravar los daños y el dolor.

Frutas ácidas y el embarazo

El embarazo es una etapa muy bonita y muy delicada también, aunque eso depende más de la madre y su estado de salud que del niño. Lo curioso de esta etapa en la vida de una mujer, es que las frutas cítricas aquí no son un inconveniente.

Las frutas ácidas ayudan a las mujeres embarazadas a eliminar las náuseas. Eso se debe a que este grupo de frutas estimula la formación de ácidos gástricos y favorece el vaciamiento gástrico.

No solo eso, sino que, tal y como hemos visto al principio del texto, este tipo de frutas ácidas son ricas en vitamina C, fibra y potasio, aparte de ácido fólico y otras vitaminas importantes del grupo B. El ácido fólico o vitamina B9, es imprescindible para el correcto desarrollo del bebé.

El potasio ayuda al desarrollo del sistema nervioso del feto; regula la actividad muscular; mantiene una presión arterial normal; fomenta la síntesis de las proteínas, entre otros.

La fibra es muy necesaria durante el embarazo para evitar los procesos de estreñimiento, los cuales son más habituales durante el segundo y tercer trimestre. El estreñimiento no es solo falta de evacuación, sino que puede dar lugar hemorroides, fisura anal, obstrucción intestinal, cáncer de colon, etc.

Hay que tener mucho cuidado con este tipo de situaciones durante el embarazo y sin estar embarazadas, ya que el estreñimiento puede llevarnos a situaciones muy graves, tanto en niños como en adultos.

¡Sé el primero en comentar!