¿Qué aporta comer albaricoque?

¿Qué aporta comer albaricoque?

Lifestyle

El albaricoque es similar al melocotón, y se trata de la fruta del albaricoquero. Una fruta tierna, carnosa prácticamente redonda, con un color que va entre amarillo y rojo (dependiendo del nivel de maduración), al que se le conoce como orejones, con un exterior aterciopelado y en el centro, en el interior, tiene un hueso que es altamente venenoso, ya que contiene cianuro. ¿Es peligroso comer albaricoque? Esto y mucho más es lo que explicaremos en este texto.

Este fruto tan delicioso, con tanta carne y tan refrescante lo introdujeron en España los romanos, ya que es originario de Asia y Corea del Norte. En la actualidad se produce en diversos países tanto de la propia Asia como dentro de Europa y también en América.

La época del albaricoque va desde la primavera hasta finales del verano. Es una fruta muy sabrosa, con un olor que enamora y está lleno de beneficios, aunque también de contraindicaciones que conoceremos a continuación.

Valores nutricionales

Cuando se habla de nutrientes y tablas nutricionales, hace mucho tiempo, se estipulo la cantidad media de 100 gramos para facilitar la tarea de información nutricional. En este caso, 100 gramos de albaricoque tienen 42 gramos de kilocalorías, 0,8 de proteínas, 9,5 gramos de hidratos de carbono (de los cuales 3,2 gramos son azúcares), 2,1 gramos de fibra y casi el 88% de esta fruta es agua.

Asimismo, este rico fruto está cargado de vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Entre las vitaminas queremos destacar la vitamina C con 7 mg, la vitamina A con 26 mg, aparte de vitamina B6 y E. Con respecto a los minerales que contiene esta fruta tenemos 17 mg de calcio, 12 mg de magnesio, 293 mg de potasio24, mg de fósforo, entre otros como yodo, hierro y sodio.

Una fruta muy saludable con muy pocas calorías por cada 100 gramos de producto, no confundamos esa cantidad común la ración diaria recomendada, ya que son cantidades diferentes.

El índice glucémico de los albaricoques secos (sin azúcar añadido) todavía se considera bajo, alrededor de 42. Un índice glucémico bajo significa que este alimento debería tener un efecto mínimo sobre los niveles de azúcar en la sangre.

Un zumo de albaricoque con hojas de hierbabuena

Cómo añadirlo a la dieta

Para empezar, debemos alejarnos de los productos azucarados como yogures, zumos procesados, mermeladas y albaricoque confitado. Para seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, debemos optar por meter esta fruta en nuestra dieta, pero de la forma más natural posible.

Es un consejo que siempre que tenemos la oportunidad, lo repetimos. En lugar de elegir la comida sustitutiva, debemos ir al origen y elegir el ingrediente que buscamos.

En este caso, en lugar de zumo de albaricoque ultraprocesado hecho a base de concentrado, podemos comprar directamente el fruto, quitarle la piel cortarlo en trozos y meterlo en la licuadora. El resultado será un zumo 100% natural con un único ingrediente. Es cierto que podemos añadirle semillas de chía, y otras frutas como fresas, plátano, moras, limón, frambuesas, arándanos, kiwis, etc.

Los albaricoques pueden comerse en ensaladas, con yogur, helado, vuelta y vuelta en la sartén, asado, combinado con frutos secos en partas, postres y repostería en general, recetas con arroz y albaricoque, etc.

Principales beneficios de los albaricoques

Hay una pregunta que se repite mucho cada vez que escribimos sobre frutas ricas en vitaminas y minerales, y es ¿qué enfermedad cura? Debemos dejar claro que, si una fruta o verdura curase alguna enfermedad, ya se estaría usando como tratamiento, obviamente.

Lo único que sucede con las frutas, verduras, legumbres, semillas, frutos secos y demás, es que son alimentos ricos en nutrientes esenciales y al llevar una dieta variada, nuestro cuerpo está más sano porque no le falta de nada, pero eso no impide que estemos predispuestos a sufrir algún tipo de enfermedad.

Cardiosaludable

El albaricoque es bueno para la salud cardiovascular, ya que reducen el riesgo de enfermedades del corazón como la hipertensión y eso es gracias a la acción antioxidante de la vitamina C y el licopeno. Ambos se encargan de reducir el colesterol malo con lo que se reducen drásticamente el riesgo de infarto.

Esta fruta es esencial para aquellas personas que padecen de estrés, ya que consigue actuar sobre el sistema nervioso facilitando su trabajo sin que se vea afectado por la situación de estrés. Asimismo, también es saludable para nuestros huesos al ser tan rico en calcio, previniendo así enfermedades como la osteoporosis.

Rico en antioxidantes

Los albaricoques son una gran fuente de muchos antioxidantes, incluido el betacaroteno y las vitaminas A, C y E. Además, tienen un alto contenido de un grupo de polifenoles antioxidantes llamados flavonoides, que se ha demostrado que protegen contra enfermedades, como la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Los principales flavonoides en los albaricoques son los ácidos clorogénicos, las catequinas y la quercetina. Estos compuestos funcionan para neutralizar los radicales libres, que son compuestos nocivos que dañan las células y causan estrés oxidativo. El estrés oxidativo está relacionado con la obesidad y muchas enfermedades crónicas, como las enfermedades del corazón.

Mejora la vista

Los albaricoques cuentan con múltiples compuestos que son esenciales para la salud ocular, incluidas las vitaminas A y E. La vitamina A juega un papel vital en la prevención de la ceguera nocturna, un trastorno causado por la falta de pigmentos claros en los ojos, mientras que la vitamina E es un antioxidante liposoluble que entra directamente en los ojos para protegerlos del daño de los radicales libres.

Mientras tanto, el betacaroteno, que le da a los albaricoques su color amarillo anaranjado, sirve como precursor de la vitamina A, lo que significa que su cuerpo puede convertirlo en esta vitamina. Otros carotenoides importantes del albaricoque incluyen la luteína y la zeaxantina. Se encuentran en el cristalino y la retina de los ojos y protegen contra el estrés oxidativo.

Un cuenco de albaricoque con yogur y cereales

Previene el cáncer

No existe la magia ya lo hemos explicado, simplemente, el albaricoque tiene una gran cantidad de antioxidantes y eso es muy beneficioso para el organismo. En concreto, el antioxidante más importante para esta acción anticáncer es el ácido clorogénico que es capaz de protegernos frente al cáncer y a otras enfermedades crónicas graves,

Los antioxidantes nos mantienen a salvo de los radicales libres que son los causantes de producirnos cáncer, enfermedades autoinmunes y accidentes cardiovasculares. En concreto, el licopeno y en especial la vitamina C, así como el ácido clorogénico que antes hemos mencionado nos ayudan a crear una especie de escudo protector frente al envejecimiento, el cáncer y otras enfermedades, pero no es garantía de éxito.

Limpia los riñones

Uno de los motivos por los que tenemos que beber mucha agua es para favorecer la limpieza del organismo y eliminar toxinas y líquidos. Los riñones son el filtro de nuestro cuerpo y mantenerlos cuidados y facilitarles sus tareas es clave para no sufrir cólicos nefríticos, cálculos y otras enfermedades renales más o menos graves.

Hay un mineral muy concreto en los albaricoques y es el potasio. Este mineral nos ayuda a reducir las probabilidades de sufrir enfermedades renales. Comer algún albaricoque a la semana nos previene de nefritis y piedras de riñón, pero como decimos debe ir acompañado de una dieta saludable y variada, sino no sirve de nada.

Mejora la salud de la piel

Las principales causas de las arrugas y el daño de la piel son los factores ambientales, como el sol, la contaminación y el humo del cigarrillo. Además, las investigaciones indican un vínculo directo entre la exposición a la luz ultravioleta (UV), las quemaduras solares y el riesgo de melanoma, una forma mortal de cáncer de piel.

En particular, puede combatir algunos de estos daños en la piel a través de una dieta saludable llena de antioxidantes, que proporcionan los albaricoques. Las vitaminas C y E, ambas encontradas en esta fruta, pueden ayudar a tu piel. En particular, la vitamina C protege contra el daño de los rayos UV y los contaminantes ambientales al neutralizar los radicales libres.

Además, esta vitamina ayuda a construir colágeno, lo que le da a la piel fuerza y ​​elasticidad. Consumir una dieta rica en vitamina C puede ayudar a que su piel sane del daño de los rayos UV y prevenir las arrugas. El betacaroteno, otro nutriente del albaricoque, puede proteger contra las quemaduras solares.

Favorece a la digestión

Una taza (165 gramos) de albaricoques en rodajas proporciona 3,3 gramos de fibra, que es el 8,6 % y el 13,2 % del valor diario para hombres y mujeres, respectivamente.

Los albaricoques contienen fibra soluble e insoluble. El tipo soluble se disuelve en agua e incluye pectina, gomas y cadenas largas de azúcar llamadas polisacáridos, mientras que el tipo insoluble no se disuelve en agua e incluye celulosa, hemicelulosa y lignina. Los albaricoques son particularmente ricos en fibra soluble, que es importante para mantener niveles saludables de azúcar y colesterol en la sangre.

Además, la fibra retrasa el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo y alimenta las bacterias intestinales beneficiosas . Un microbioma intestinal más saludable está relacionado con un menor riesgo de obesidad.

Hidrata

Como la mayoría de las frutas, los albaricoques son naturalmente ricos en agua, lo que puede ayudar a regular la presión arterial, la temperatura corporal, la salud de las articulaciones y la frecuencia cardíaca. Una taza (165 gramos) de albaricoques frescos en rodajas proporciona casi 2/3 de taza (142 ml) de agua,.

Como la mayoría de las personas no beben suficiente agua, comer fruta fresca puede ayudarte a alcanzar tus necesidades diarias. Si estamos deshidratado, el volumen de sangre disminuye, lo que obliga al corazón a trabajar más para bombear sangre. Además, mantenerse hidratado permite que la sangre circule productos de desecho y nutrientes por todo el cuerpo.

Además, comer albaricoques puede ser una manera fácil de reponer tanto el agua como la pérdida de electrolitos después del ejercicio, ya que esta fruta ofrece buenas cantidades de agua y potasio.

Cantidad diaria recomendada

Antes explicamos que los 100 gramos son una medida estandarizada para el cálculo de las tablas nutricionales en el mercado. También dijimos que no hay que confundir esos 100 gramos con la ración diaria recomendadas.

Ya ha llegado el momento de averiguar qué cantidad de albaricoques se pueden comer en un día. Vamos a expresarlo de dos formas diferentes para que sea más fácil de entender. Por un lado, se recomiendan unos 150 gramos de albaricoques como máximo al día, pero no todo el mundo tiene una báscula en casa, así que también podemos coger como referencia los 3 o 4 albaricoques si son pequeños.

Lo mejor será no excederse con la fruta, ya que estos beneficios que hemos nombrado en el apartado anterior, podrían volverse contra nosotros y complicarnos la salud hasta el punto de sufrir hiperpotasemia, cálculos renales y otras enfermedades del riñón, así como exceso de vitaminas, minerales e incluso diarreas.

Un postre a base de albaricoque sobre una torta jugosa y acompañado de guinda y hojas de hierbabuena

Contraindicaciones

Al inicio de este texto comentamos que el albaricoque tiene un hueso en el centro y este contiene cianuro, pero debemos estar tranquilos, a pesar de esto, la carne no está en contacto con ese veneno por lo que comer albaricoques sigue siendo una muy buena opción a la par de refrescante para el verano.

Las principales contraindicaciones que tiene el albaricoque, aparte de la gente alérgica a la fruta, es que, si tenemos problemas gastrointestinales, será mejor que hoy elijamos otra fruta como una manzana que vienen bien para las diarreas. El albaricoque hace la función de laxante, por lo que hay que tener cuidado con su consumo y los problemas estomacales de cada persona.

Un exceso de esta fruta provoca cálculos renales debido al ácido oxálico, así que los expertos recomiendan no pasarnos de las cantidades máximas recomendadas. Además, si lo consume alguien que sufre de insuficiencia renal se podría producir una hiperpotasemia por el exceso de potasio y afectaría al riñón y no se podrían eliminar el exceso de electrolitos.

¡Sé el primero en comentar!