En el colegio siempre nos contaron que la zanahoria realmente no era naranja en sus inicios, al igual que la Coca Cola tampoco era roja. Pero como ya ocurre con los pimientos, las zanahorias también tienen diferentes colores, aunque en el supermercado siempre hayas visto la misma.

La zanahoria morada tiene su origen mucho antes que la naranja, ya que esta última nació en Holanda en el siglo XVI después de varios cruces artificiales. A pesar de ser muy poco conocidas, en España teníamos zanahorias verdes, negras, blancas y moradas; el color dependía de la zona y el terreno donde se cultivaba.

Y ahora que tan solo vemos la naranja, ¿qué beneficios encontramos en la morada?

Zanahorias ricas en fibra y bajas en sodio

La Agencia de Alimentos y Medicamentos ha confirmado que las zanahorias moradas son alimentos saludables libres de grasa, con alto contenido en fibra y bajas en sodio. Sé que es muy raro pensar en zanahorias moradas, cuando nuestra vista está acostumbrada a otra tonalidad, pero sus propiedades son dignas de consumo.

Antocianina para prevenir el cáncer

Las antocianinas son pigmentos y antioxidantes naturales que encontramos en frutas (uvas, arándanos, granadas) y verduras (col roja, remolacha, berenjenas). Esta sustancia hidrosoluble se encarga de aportar esa tonalidad azulada y morada tan singular.
Las zanahorias moradas, al tener gran presencia de antocianinas, mejoran notablemente la salud cardíaca, controlan el nivel de azúcar en sangre, previenen el cáncer y reducen el colesterol LDL.

Ayudan en la pérdida de peso

Su poco aporte calórico la hace ideal para consumirla de manera natural o al vapor. Además, su alto nivel de fibra nos mantendrá saciados por más tiempo y evitará que pasemos hambre entre horas. Por supuesto, es un alimento muy digestivo e interviene positivamente en la absorción de nutrientes.

El sabor no es muy diferente a la naranja, pero sí es cierto que tiene algunos matices dulces y picantes. Seguro que puedes encontrarla en mercados ecológicos, de forma online o plantándolas tú mismo en casa.