¿Qué sería de una época otoñal sin un cartucho de castañas en la mano? ¿Y esas tardes de frio comiendo unas castañas en familia?

Las castañas son un buen alimento, con unas propiedades diferentes al resto de frutos secos. En este articulo vamos a explicar un poco mas a fondo las castañas, así como los beneficios y propiedades que nos pueden aportar.

¿Qué son las castañas?

Las castañas son el fruto seco procedente del castaño, más conocido científicamente por Castanea sativa. Este árbol pertenece a la familia de las fagaceae y es propio de climas del norte.

Propiedades de las castañas

Las castañas destacan por su baja cantidad de calorías respecto al resto de frutos secos. Este fruto seco no alcanza las 200kcal por cada 100 gramos. Esta baja cantidad de calorías es producto de una baja cantidad de grasas, algo que no es muy común en los frutos secos. Entre sus nutrientes destacan los hidratos de carbono.

Por otra parte, este fruto seco posee una elevada cantidad de fibra, vitaminas y minerales. Entre las vitaminas que contiene destacan las del complejo B, C y E. A su vez, entre sus principales minerales se encuentran el potasio, magnesio, fósforo y hierro.

Cabe destacar que, en algunos casos, las digestiones de este alimento podrían ser un poco pesadas. Sin embargo, si se mastica bien y se comen en moderación, no habrá problema.

Beneficios de las castañas

Las castañas, como hemos visto, son una buena fuente de minerales, que no nos otorgara una excesiva ingesta calórica. Esto, sumado a su riqueza en hidratos de carbono en lugar de grasas, y un gran contenido en agua, pueden ser un buen alimento para deportistas. Los minerales proporcionados por este alimento contribuyen al buen funcionamiento del sistema neuromuscular.

Según algunos estudios, se les atribuye propiedades antiinflamatorias y vasculares. Esto puede ser debido a que este fruto seco posee polifenoles antioxidantes. Estos polifenoles ayudaran a combatir el estrés y los radicales libres. Esto ocasionara una mejora en el control de enfermedades relacionadas con procesos inflamatorios (obesidad, diabetes, cáncer…)

Usos en la cocina

Una de las virtudes de este alimento, es que, por su sabor, tienen multitud de usos en la cocina. Aunque lo más común es comer castañas asadas, existen otros usos habituales, como son la repostería. A continuación, nombramos algunos de los usos que se les puede dar:

  • Castañas asadas.
  • Castañas tostadas.
  • Hervidas como condimentos de carnes.
  • Cremas.
  • Purés.
  • Como snack crudo.
  • En almíbar.
  • Postres (tarta de castaña, bizcocho, marrón glacé o castaña confitada).
  • Arroz al horno con castañas.
  • Guisos.