Cuando nos decantamos por comer o preparar platos típicos asiáticos, sobre todo de la India, uno de los ingredientes estrellas es el curry. Tanto para los amantes como para los detractores, el curry es fácil de identificar por su sabor y aroma, ¿pero sabrías definir qué es exactamente? ¿Y las propiedades que posee? Te lo contamos todo sobre este saborizante culinario.

¿Qué es el curry?

Curry proviene de la palabra kari, que significa salsa en Tamil (idioma hablado en el sur de la India). Fueron los primeros en añadir a los platos una especia sacada del árbol de curry, cuyo sabor era muy intenso y un poco picante. Cuando el Imperio Británico descubrió estos platos, se volvieron locos con el sabor y empezaron a comercializar este producto.
El problema que no sabían que iban a encontrarse es que las hojas del árbol de curry perdían su olor en cuestión de 48-72 horas. Así que los ingleses intentaron mezclarlo con otras especias haciendo que se perdiera el olor característico.

A pesar de que la mayoría de personas lo identifican como una especia, el curry en polvo está compuesto por distintas hierbas y especias. Se podría decir que no existe un curry igual que otro, a excepción de los que vienen envasados de fábrica. Incluso, cada uno tiene una tendencia diferente dependiendo de la región y el plato para el que se vaya a usar.

Normalmente, los ingredientes más usados para crear esta combinación son: el comino, el cilantro, el cardamomo, la mostaza, la pimienta, la albahaca, el jengibre, el chile el polvo, el ajo, la nuez moscada y la cúrcuma, entre otros. De hecho, la cúrcuma es la encargada de aportar ese típico color amarillento y varias propiedades saludables.

Propiedades y beneficios de su consumo

Gracias a la composición de varias especias e hierbas, las propiedades beneficiosas del curry se multiplican. Por cada 100 gramos nos encontramos un 60% de hidratos de carbono, un 30% de grasas y un 10% de proteínas. En cuanto a las calorías, aporta 325 por cada 100 gramos. Lógicamente, 100 gramos son demasiados como para esparcir en un plato, así que no temas a aliñar tu comida.

Como decíamos anteriormente, la cúrcuma es uno de los ingredientes principales, siendo la curcumina uno de los compuestos que más propiedades aporta. Son varios los estudios que alaban el aporte de vitaminas (A, B, D, E y K), minerales y antioxidantes, así como la propiedad antibiótica y reguladora de la hipertensión que tiene. Por si fuera poco, la curcumina es un anti inflamatorio natural, por lo que se recomienda para aliviar el dolor y reducir la inflamación de las articulaciones.

Dicen que el curry ayuda a mejorar la memoria; evitando la degradación del cerebro y previniendo la demencia senil y el Alzheimer. Además, podría reducir el riesgo de padecer cáncer (piel, mama, colon y próstata) gracias a la cúrcuma.
Gracias al mix de vitaminas, nuestro sistema inmunológico se ve fortalecido, por lo que podrá combatir eficientemente los resfriados y la gripe.

Como casi cualquier otra especia, el curry ayuda a tener una buena digestión, aliviando los problemas de estreñimiento o el malestar estomacal. Incluso, hay quien asegura que es un ingrediente perfecto para acelerar el metabolismo.