Para muchos guisos, pastas o pizzas usamos especias que influirán en el sabor del plato final. El laurel, el orégano y el romero son tres plantas muy usadas en la cocina, y también en el mundo medicinal. Te descubrimos hoy las propiedades y beneficios de consumir (o aplicar) estas tres especias.

Laurel

Esta planta es una de las más usadas en la cocina como aromatizante de guisos y arroces. La realidad es que no solamente aporta olor y sabor, sino que también posee numerosos beneficios para la salud. Esto se debe, en parte, a la composición de antioxidantes o minerales, como potasio, fósforo, calcio, magnesio, ácidos grasos orgánicos, ácido fólico, fibra y vitamina B6 y C, entre otros.
Aunque también hay que destacar la presencia del cineol y el eugenol, dos componentes que facilitan las digestiones, además de prevenir la acidez y reducir los gases.

El laurel posee efectos bactericidas, antisépticos, expectorantes y antiinflamatorios, así que es altamente recomendable para problemas del sistema respiratorio como faringitis o bronquitis. Incluso, también es beneficiosa para los riñones, por ser diurética y favorecer a la disminución de retención de líquidos.

Romero

El romero es otra planta rica en principios activos y con numerosas propiedades medicinales, como ser un antiséptico, antiespasmódico, aromatizante, depurativo, estimulante estomacal, diurético o hipotensor.
Como la anterior, esta también ayuda en la recuperación de enfermedades respiratorias y digestivas.

De forma interna, el romero posee un alto contenido en hierro y lucha de manera activa contra la anemia. Es una planta rica en antioxidantes, por lo que ayuda a neutralizar los radicales libres y es recomendable en tratamientos de alzheimer o cáncer.
Antiguamente se le atribuían propiedades que favorecían la agilidad mental, y fue una investigación publicada en Avances Terapéuticos en Psicofarmacología, la que confirmó que el romero puede mejorar la concentración, el rendimiento y la precisión de una persona.

En cuanto a su eso externo, se suele recomendar para mitigar los dolores musculares y los calambres producidos por un ejercicio físico intenso.

Orégano

El orégano, la última de estas tres especias, es de las más usadas en la cocina mexicana por su sabor. Hay quienes las consumen con hojas frescas, secas o en polvo; pero lo que llama la atención son sus beneficios para la salud. Como las anteriores especias, también cumple con un alto contenido de antioxidantes y minerales como calcio, hierro, potasio, zinc y magnesio.

El orégano posee beta-cariofilina, una sustancia muy favorable para tratar la osteoporosis y la arteriosclerosis, gracias a que ayuda a evitar la inflamación. También es capaz de combatir a los parásitos gastrointestinales, bacterias, virus y hongos por su compuesto de carvacol.

Aunque no suele ser muy consumida, la infusión de orégano ayuda en el proceso de digestión y tratar problemas de estreñimiento. Son muchos los estudios que afirman que tiene propiedades curativas y antibióticas, pero es importante no abusar de su consumo.