Las semillas son un alimento muy interesante a la hora de aumentar la cantidad de micronutrientes ingeridos. Además, estas suelen proporcionar un sabor muy bueno a algunos alimentos.

A continuación, nombraremos algunas de las mejores semillas para añadir en nuestra dieta. Aunque existen multitud de semillas beneficiosas, en este articulo nombraremos algunas, que por el régimen nutricional que se suele seguir actualmente, nos ayudaran a cubrir ciertas carencias.

Semillas de chía

Las semillas de chía proceden de una planta llamada Chía (Salvia Hispánica). Esta planta es originaria de América Central.

El consumo de estas semillas se ha visto extendido en la actualidad debido a su clasificación como “super alimento”. Estas semillas poseen multitud de beneficios entre los que destacaremos:

  • Su contenido en fibra soluble (aconsejado para personas que sufren estreñimiento, diabetes, hipertensión o colesterol alto).
  • Fuente natural de antioxidantes (estos ayudaran a que los ácidos grasos contenidos en estas semillas se conserven de forma más óptima.
  • Poseen una mayor cantidad de proteína que el resto de los granos y semillas. Además, esta proteína es de mejor calidad que los otros granos y semillas.
  • Contienen vitaminas del tipo B, C y E. Además, son ricas en calcio, magnesio, hierro y boro.

Aunque los beneficios anteriormente comentados hacen de este alimento una gran opción, su mayor beneficio se encuentra en los ácidos grasos contenidos en estas semillas.

Las semillas de chía son una gran fuente de omega 3 y omega 6. Estas semillas según revistas de medicina, es la mayor fuente vegetal de ácido alfa linoleico. El omega 3 es un ácido graso escaso en la alimentación actual muy importante en nuestro organismo. Sin duda, únicamente por este beneficio ya hace de este alimento una muy buena opción para incluirla en nuestra dieta.

Amapola

Las semillas de amapola, provenientes de la flor con este mismo nombre, poseen multitud de beneficios. Entre sus beneficios se encuentran la cantidad de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales que poseen.

Sin embargo, estas semillas en específico, por su sabor y versatilidad, son muy usadas en el ámbito gastronómico. Estas semillas suelen utilizarse en galletas, dulces, pan, pastas, etc.

Por lo que, si buscas unas semillas para dar un toque extra a tu receta, y que, además, aumente el valor nutricional de esa receta, estas semillas son una muy buena opción.

Semillas de sésamo

Estas semillas, al igual que las anteriormente mencionadas, proporcionan gran cantidad de vitaminas del A, E y B. Además, posee gran cantidad de grasas insaturadas, así como minerales esenciales.

Su característica más destacada es la gran cantidad de fitoesteroles que tiene. Estos fitoesteroles ayudan a bloquear la absorción de colesterol a nivel intestinal.