El comino es una planta y especia aromática que solemos utilizar en la cocina para darle un toque especial a nuestros platos. Su sabor fuerte hace que la comida sepa diferente, y además posee propiedades beneficiosas para la salud y que muy pocos conocen. Pertenece a la familia Apiaceae, cuyo origen está en la cuenca del Mediterráneo; pero en la actualidad, encontramos comino en gran parte de Europa, norte de África y Latinoamérica. Es una planta que se ha usado durante siglos. Por ejemplo, los egipcios la utilizaban para evitar ataques microbianos en las momias.

Propiedades del comino

El comino contiene cantidades moderadas de varios micronutrientes. Es rico en vitaminas A, E, hierro, fósforo, magnesio, potasio y calcio. Además, también posee grasas saludables (aceites esenciales) y fibra.

Durante siglos se ha usado como herramienta de la medicina natural, por lo que su ingesta nos aporta propiedades como:

  • Mejora la digestión. El comino tiene propiedades carminativas (reduce la generación de gas), ayuda en la digestión y estimula el apetito.
  • Reduce los niveles de azúcar. Algunos suplementos contienen comino para ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre.
  • Es diurético. Sus compuestos fitoterapéuticos estimulan la función del riñón.
  • Aporta relajación. El comino tiene algunas sustancias sedantes que favorecen a la relajación, mejoran la calidad del sueño y alivian los trastornos relacionadas con el sistema nervioso.
  • Galactógeno. Incrementa la producción de leche materna durante la lactancia.
  • Contiene antioxidantes. Posee algunas sustancias con acción antioxidante que ayudan a prevenir el cáncer y el envejecimiento de las células.

Beneficios que aporta a la salud

Conociendo la cantidad de propiedades saludables que posee, los beneficios que provoca en nuestro organismo son:

  • Disminuye el riesgo de padecer diabetes e hipoglucemia.
  • Mejora los síntomas de la gripe, bronquitis, catarro, tos, etc.
  • Reduce la acidez estomacal, las úlceras de estómago, la falta de apetito, las digestiones pesadas, las flatulencias…
  • Migraña, insomnio, estrés, ansiedad
  • Reduce las afecciones de la boca, caries, halitosis, gingivitis, heridas, herpes, etc.
  • Ayuda en la reducción de la retención de líquidos.
  • Mejora los casos de anemia, migraña. estrés, insomnio y osteoporosis.

¿Cómo tomar o usar el comino?

  • Infusión con semillas. Pon el agua a calentar. Cuando hierva, retírala del fuego y añade media cucharadita de semillas de comino. Deja reposar unos 5 minutos y tómala después de comer.
  • En la cocina. Para mejorar el sabor de los platos, puedes usar directamente las semillas (en poca cantidad) o en polvo. Si quieres potenciar aún más el sabor, prueba a tostar las semillas.
  • Aceite esencial de comino. El aceite esencial está indicado para catarros, gripes y problemas del sistema respiratorio. Puedes calentar agua en una olla, añadir un par de gotas de aceite esencial de comino y hacer vahos. También se puede aplicar directamente sobre la piel en una infección, golpe o herida.
  • Con compresa. Realiza una infusión cargada de comino y usa el líquido para mojar un paño. Aplícalo en la zona infectada o con dolor.
  • Cataplasma. Para hacer un cataplasma de comino y arcilla, mezcla una cucharada sopera de arcilla blanca con el agua de una infusión de comino hasta conseguir una textura cremosa. Después, ponla en la zona dolorida y deja que actúe durante unos 20 minutos.

¿Existen contraindicaciones?

Como cualquier otro alimento, el comino en cantidades moderadas no presenta ningún problema de toxicidad. Aun así, deberías tener en cuenta algunas precauciones:

  • El aceite de comino no está recomendado en mujeres embarazadas y menores de 6 años.
  • No se recomienda tomar en caso de alergia, de menstruación abundante o en caso de estar tomando fármacos hipoglucemiantes. Consulta antes con tu médico.