Es posible que Blancanieves fuera la primera influencer que puso de moda comer manzana, ¡incluso hasta sus semillas! Todos conocemos a alguien que no desperdicia ni la piel ni el núcleo de esta fruta, ¿pero te has preguntado si podemos obtener beneficios de las semillas? Comer una manzana aporta numerosos beneficios, como una buena dosis de fibra, pero es que el centro es capaz de aportarnos 10 veces más de bacterias saludables, según recoge un reciente estudio publicado en Frontiers in Microbiology.

¿Deberías comer semillas de manzana?

La nueva investigación asegura que la mayoría de las bacterias saludables de las manzanas se encuentran en las semillas. Una manzana entera (núcleo incluido) contiene unas 100 millones de bacterias, mientras que si tomamos solo su carne nos aporta 10 millones. Osea, estamos desaprovechando 10 veces el contenido de este fruto.

Habitualmente, los humanos huyen de las bacterias, pero este tipo de semillas contiene bacterias saludables, que son fundamentales para los microbios intestinales, según el estudio. La microbiota intestinal ayuda a mantener tu organismo sano al promover el metabolismo de nutrientes y proteger contra los patógenos, según defiende un estudio de 2015 publicado en el World Journal of Gastroenterology.

No obstante, no vayas como un loco comiéndote todas las semillas de las manzanas como si fueran pipas. A pesar de tener una gran cantidad de bacterias saludables, existen algunos riesgos que deberías considerar antes de comerlas. Hay algunas semillas o huesos de frutas que contienen una sustancia llamada amigdalina (vitamina B-17), y que el cuerpo convierte en cianuro, según la Agencia para el Registro de Enfermedades y Sustancias Tóxicas (ATSDR).
Por suerte, no es necesario que te alertes demasiado todavía. Aunque las semillas de manzana contienen amigdalina, no es posible que la cantidad de una manzana cause ningún daño real. Según los expertos, una dosis oral letal de cianuro está entre 1 y 2 miligramos por kilogramo de peso corporal; en el caso de las manzanas, se necesitarías muchas semillas para llegar a esa cantidad.

Este estudio te anima a consumir las manzanas completas, pero si no quieres hacerlo, no pasa nada. Pese a que las semillas contienen proteínas, fibra y aceites, no existe evidencia concluyente que nos anime a comer todo su núcleo. Y, aunque el estudio descubrió que el núcleo contiene más bacterias saludables que el resto de la manzana, los investigadores aún no están seguros de si la cantidad de bacterias es más beneficiosa para nuestros intestinos que la variedad de sus tipos.

Es decir, puedes comerte las semillas, pero no en exceso.

Consume manzanas orgánicas para obtener más beneficios

Lógicamente, no todas las manzanas aportan los mismos beneficios para la salud. Aunque las zonas que comes pueden influir, el tipo de manzana también puede afectar a las bacterias beneficiosas que consumes. Después de comparar manzanas convencionales y orgánicas, los investigadores descubrieron que las orgánicas contaban con una mayor diversidad de bacterias.

Además, también huiremos de los pesticidas y de todos los químicos que se añaden para ahuyentar a los patógenos e insectos. Sea de la manera que sea, lo importante es consumir manzanas para aportar nutrientes y variedad a tu dieta.