A mi toda la vida me han enseñado a comer la fruta con la piel, incluso los melocotones (que sé que a algunos le da repelús los pelitos de la piel). La cuestión es que con el paso de los años me he encontrado con personas que pelaban hasta las fresas (¿qué les pasa?). En una lucha personal para demostrar que la fruta sin pelar es una mejor opción, me he encontrado con unas declaraciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria que analiza si es seguro o no su consumo.

La fruta a bocados antes que en zumo

No nos cansaremos de repetir que la mejor forma te tomar fruta es comiéndola en su forma natural. Cuando la ingerimos en forma de zumo, estamos perdiendo la fuente de fibra que poseen y consumimos mayoritariamente sus azúcares. ¿Es malo tomar zumo natural? No, pero nunca debe ser el sustituto de comerla a bocados.

Tanto la pulpa como la piel están repletas de nutrientes como vitaminas A, C, minerales o fibra; siendo la piel la parte en la que mayor porcentaje de fibra existe.
Si existe alguna ventaja de pelar la fruta es la eliminación de pesticidas en la parte externa, pero si la lavamos tal y como te indicamos en este artículo, no existen problemas de que te afecten los residuos de pesticidas, gérmenes o restos de tierra.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) confirma que podemos comer fruta con piel, ya que es totalmente segura y apta para el consumo. Lógicamente, existen pieles y pieles; la piel del melón o la piña no es apropiada para ingerir.

¿Se pierden nutrientes al pelar la fruta?

Todo depende del tipo de fruta a la que nos refiramos, pero la pérdida de fibra puede ir desde un 10 hasta un 45%. Cuando pelamos una manzana, se pierde un 10% de fibra, pero si pelamos una pera el porcentaje asciende al 35%.
Pero no es solo fibra lo que perdemos, en el caso de pelar pomelos, melón, naranjas, melocotón, ciruelas, uvas, fresas, mango o nectarina, se puede llegar a perder hasta un 75% de vitamina C.

La fibra alimentaria es importante para mejorar nuestra digestión, regular los niveles de colesterol y glucosa en sangre, prevenir el cáncer de recto y colon, aumentar la sensación de saciedad y disminuir el extreñimiento.  En cuanto a la vitamina A, es necesaria para mantener un buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico; al igual que la vitamina C aumenta la resistencia a infecciones, mejora la apariencia de la piel, es un gran antioxidante y mejora la absorción de hierro.

Así que ya sabes, disfruta de comer fruta sin pelar para aumentar sus beneficios.