Aunque parezca algo prescindible que tan solo aportan sabor a la comida, las especias poseen numerosos beneficios en nuestra salud. El cardamomo es una de ellas que va ganando terreno poco a poco y que, aunque no despunta nutricionalmente, sí presenta beneficios en la salud bastante llamativos. Varias investigaciones aseguran que es capaz de disminuir la presión arterial, reducir el desarrollo de tumores y hasta combatir la halitosis.

Parece tener su origen en los países árabes, principalmente en Egipto, donde es habitual ver a algunos de sus ciudadanos masticando cardamomo. Aunque también hay quien lo relaciona con las selvas tropicales de la India, Sri Lanka o Malasia.
En Europa ha encontrado su público en esos países escandinavos que les encanta usar especias en su repostería (como la canela o el jengibre).

Tipos de cardamomo

El cardamomo es un fruto de color verdoso, obtenido de un árbol con su mismo nombre y con un exquisito sabor y aroma que favorece tanto a platos tanto dulces como salados. En el interior de este fruto (vainas), se encuentran unas semillas de color café, que molidas se venden como una de las especias más caras del mundo entero.

Existen diferentes clases de cardamomo, con sus características aplicaciones.

  • Verde. Se usa en mayor medida para aromatizar alimentos líquidos (guisos, caldos, salsas, infusiones y cafés, además de curry). Es muy posible que también te hayan servido alguna vez un Gin Tonic con cardamomo verde.
  • Blanco. Este se obtiene después del lavado de la vaina verde, por lo que no se puede considerar una variedad en sí misma. Se suele usar en la elaboración de arroz aromatizado, sopas o para aliñar ensaladas.
  • Negro. Este cardamomo tiene un aroma fresco, intenso y ahumado. Es mucho mayor e intenso del sabor que el verde. Así que hay que usarlo con cuidado para no arruinar un plato con su sabor.

Como pasa con los pimientos, no todas las diferentes vainas maduran a la vez, por lo que hay que cosecharlo a mano. Lógicamente, esto aumenta el precio, llegando a ser la tercera especia más cara del mundo por detrás del azafrán y la vainilla.

¿Qué propiedades posee?

El cardamomo es un fruto con numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo, además de aportar algos nutrientes bastante interesantes. En 100 gramos de cardamomo nos encontramos con 311 calorías, 68’7 gr de hidratos de carbono, 28 gr de fibra, 10’76 gr de proteína y 6’7 gr de grasa. Además tiene un buen contenido en minerales como el sodio, calcio, hierro, magnesio, fósforo y potasio, así como de vitamina A, B1, B2, B3, B12 y C.

Beneficios de su consumo

  • Reduce el azúcar en sangre. Su contenido en sustancias que ayudan a aumentar la producción natural de manganeso, favorece la eliminación del exceso de azúcar en el flujo sanguíneo, reduciendo la aparición de la diabetes y controlándola en quienes ya la sufren.
  • Disminuye la probabilidad de padecer cáncer. El cardamomo es una buena fuente de antioxidantes que se encargan de combatir los radicales libres que envejecen las células y que pueden favorecer el crecimiento de células cancerígenas.
  • Ayuda en la función del hígado. Al contener cineol, favorece las secreciones hepáticas y mejora el funcionamiento del hígado.
  • Fortalece los huesos. Su aporte de calcio ayuda a promover la salud ósea y de los cartílagos, así como su regeneración. Es una especia recomendada para pacientes con lupus, osteoporosis, esclerosis, artritis y artrosis.
  • Combate el estreñimiento.
  • Reduce la sequedad en la boca. Aseguran que masticando 2 semillas de cardamomo estimulas la producción de saliva y eliminas el mal aliento.