Las enfermedades de las encías van desde una simple infección e inflamación de las encías, conocida como gingivitis, hasta el daño del tejido que sostiene los dientes, lo que puede provocar la pérdida de los dientes. La mala higiene bucal, los dientes desalineados, el embarazo y la diabetes no controlada pueden aumentar el riesgo de enfermedad de las encías. Una limpieza dental extensa junto con medicamentos pueden ayudar a revertir la afección. Ciertas hierbas y suplementos como el aceite neem también pueden ayudar a prevenir la gingivitis.

¿Qué es el aceite de neem?

Las ramas, la corteza, las hojas, las flores, los frutos y las semillas del árbol de neem, o Azadirachta, se han utilizado tradicionalmente en las escuelas de medicina ayurvédica, Unani y homeopática para tratar una variedad de afecciones que incluyen diabetes, enfermedades cardíacas, infecciones, enfermedades de la piel y úlceras.

El aceite amargo y amarillo que se extrae de las semillas del árbol contiene compuestos biológicamente activos como azadiractina, triterpenos y glicéridos, que le confieren un inmenso valor medicinal. Los suplementos de neem están disponibles en forma de aceites, cápsulas, tabletas, cremas y enjuagues bucales. Las dosis individuales pueden variar según la edad, la salud general y la afección que te estés tratando. Consulta siempre con un experto para conocer cuál es tu dosis ideal.

El aceite de neem se añade comúnmente a las pastas dentales naturales como purificador y como agente antimicrobiano que ayuda a prevenir enfermedades dentales. Los expertos reafirman que las ramitas de neem y su aceite pueden reducir efectivamente el recuento de microorganismos responsables de enfermedades dentales.

Efectos secundarios

El aceite de neem es seguro de usar en la mayoría de los adultos. Sin embargo, el aceite puede provocar una intoxicación grave en niños pequeños, caracterizada por convulsiones y acidosis metabólica, según un informe de caso que aparece en la edición de enero de 2008 de la revista «Indian Pediatrics». Algunos estudios en animales, como el publicado en una edición de 2009 de la revista «Einstein», señalan que la ingestión de aceite de neem puede alterar significativamente los niveles de hormonas reproductivas en modelos animales femeninos y reducir la fertilidad.

Aunque está disponible en la mayoría de las herboristerías, debes hablar con un médico antes de usarlo para tratar la enfermedad de las encías. Recuerda que no se suelen regular los productos de aceite de neem.

Características del aceite de neem

Olor fuerte

Una de las peores desventajas de usar este aceite es el olor muy penetrante que desprende. El olor es muy sulfuroso. Sin embargo, es el olor acre lo que lo hace útil como repelente de insectos. Pero el aroma es tan fuerte que puede enfermar fácilmente a alguien que no está acostumbrado. Para reducir este mal olor, muchas personas optan por diluir o mezclar el aceite con otros aceites de mejor olor como el aceite de menta.

Sabor amargo

También tiene un sabor muy amargo que no agrada a muchas personas. El aceite de neem generalmente se reserva para algún tipo de aplicación corporal para una enfermedad o afección o para usar como repelente de insectos. Beber el aceite puede causar náuseas y vómitos a algunas personas con estómagos sensibles o personas que son muy sensibles al gusto y al olfato. Por lo tanto, algunas personas hacen un té con las hojas del árbol de neem que es algo menos amargo y menos peligroso que beber el aceite.