¿Deberías evitar los taninos?

¿Deberías evitar los taninos?

Carol Álvarez

Oír hablar de los taninos no es tan extraño. Están presentes en las bebidas más conocidas y naturales del mundo, pero hay un creciente corriente que asegura que son peligrosos para la salud. ¿Es por eso que deberíamos evitarlos?

Para evitar los taninos hay que saber qué son, donde se encuentran y los posibles efectos en el organismo.

¿Qué son?

Los taninos son un tipo de compuesto químico que pertenece a un grupo más grande de compuestos llamados polifenoles. Sus moléculas suelen ser mucho más grandes que las que se encuentran en otros tipos de polifenoles y poseen una capacidad única para combinarse fácilmente con otras moléculas, como proteínas y minerales.

Los taninos se encuentran naturalmente en una variedad de plantas comestibles y no comestibles, incluidas la corteza de los árboles, las hojas, las especias, los frutos secos, las semillas, las frutas y las legumbres. Las plantas los producen como defensa natural contra las plagas. Los taninos también aportan color y sabor a los alimentos vegetales.

Algunas de las fuentes dietéticas más ricas y comunes de taninos incluyen el té, el café, el vino y el chocolate. Los sabores astringentes y amargos que son característicos de estos alimentos y bebidas suelen atribuirse a su abundante aporte de taninos.

taninos en el té

Ventajas

Hay muchos tipos diferentes de taninos que se encuentran en las bebidas y alimentos, y aún no se comprende bien cómo afectan al cuerpo humano. Sin embargo, las primeras investigaciones sugieren que ciertos taninos poseen características similares a las de otros polifenoles, lo que ayuda a prevenir enfermedades al brindar beneficios antioxidantes y antimicrobianos.

Reduce la inflamación

Uno de los principales taninos que se encuentran en el té verde se conoce como galato de epigalocatequina (EGCG). El EGCG pertenece a un grupo de compuestos conocidos como catequinas. Se cree que es una de las razones detrás de los muchos beneficios para la salud asociados con el té verde.

Los estudios en animales y en probetas sugieren que el EGCG puede desempeñar un papel en la reducción de la inflamación y la protección contra el daño celular y ciertas enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y el cáncer. No obstante, se necesita más investigación para comprender mejor cómo se puede usar este tanino para apoyar la salud humana.

Antioxidantes

El té también ofrece un suministro abundante de dos grupos de taninos llamados teaflavinas y thearubigins. Los tés negros contienen niveles particularmente altos de estos taninos, y también se les atribuye el mérito de dar a los tés negros su color oscuro distintivo.

Hasta ahora, se sabe muy poco sobre las teaflavinas y las terarubinas. Sin embargo, las primeras investigaciones indican que funcionan como potentes antioxidantes y pueden ofrecer protección contra el daño celular causado por los radicales libres. La mayor parte de la evidencia sobre las teaflavinas y las terarubinas se limita a estudios de probeta y en animales. Se necesita más investigación en humanos.

Aumento de bacterias beneficiosas

El té también contiene altos niveles de un tanino llamado elagitanino. La investigación en etapa inicial sugiere que los elagitaninos pueden promover el crecimiento y la actividad de las bacterias intestinales beneficiosas, pero se necesitan más estudios en esta área. Elagitanino también está en el punto de mira por su efecto potencial en el tratamiento y la prevención del cáncer.

Al igual que otros tipos de polifenoles dietéticos, elagitaninos exhibe fuertes efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Los estudios de probeta han revelado que también puede desempeñar un papel en la reducción del crecimiento y la propagación de células cancerosas.

La investigación actual es prometedora. Sin embargo, se necesita más para comprender completamente si el elagitanino tiene efectos para combatir el cáncer y dónde podría pertenecer en un plan para el tratamiento o la prevención del cáncer.

Contraindicaciones

Entre los efectos antinutricionales y tóxicos descritos para los taninos, están la disminución del consumo de alimentos, daños al revestimiento de la mucosa de tracto gastrointestinal, alteración de la excreción de ciertos cationes, y aumento de la excreción de proteínas y aminoácidos esenciales.

Aunque los taninos aportan varios beneficios para la salud, el consumo excesivo podría provocar efectos secundarios negativos. Los taninos son únicos en su capacidad de unirse fácilmente con otros compuestos. Esta característica le da a las bebidas un agradable sabor amargo y seco, pero también puede afectar ciertos procesos digestivos.

Menor absorción de hierro

Una de las mayores preocupaciones con los taninos es su capacidad potencial para dificultar la absorción de hierro. En el tracto digestivo, los taninos se pueden unir fácilmente con el hierro presente en los alimentos de origen vegetal, lo que hace que no esté disponible para su absorción.

Las investigaciones indican que es probable que este efecto no cause un daño significativo en personas con niveles saludables de hierro, pero podría ser problemático para las personas con deficiencia de hierro. Si tenemos poco hierro pero queremos tomar vino o té, podemos limitar el riesgo evitando el consumo de estas bebidas con alimentos ricos en hierro.

Puede causar náuseas

Los altos niveles de taninos pueden provocar náuseas si lo bebemos con el estómago vacío. Esto puede afectar particularmente a las personas con sistemas digestivos más sensibles.

Podemos evitar este efecto tomando la taza de té de la mañana con alguna comida o añadiendo un chorrito de leche. Las proteínas y los carbohidratos de los alimentos pueden unirse a algunos de los taninos, minimizando su capacidad de irritar el tracto digestivo.

taninos en el vino tinto

Taninos en el vino

Los taninos ni son algo bueno o ni malo. Algunas variedades de vinos tintos son conocidas y amadas por sus altos niveles de taninos. Sin embargo, no todos los bebedores de vino disfrutan de la boca seca. Esto hace que comprender los taninos y cómo afectan el sabor del vino sea clave para elegir el vino adecuado para cada uno.

Vinos tintos altos en taninos

Muchos estilos de vino se consideran ricos en taninos. Muy a menudo, esto coincide con lo que se describe como vinos tintos «con cuerpo». Mientras que un vino de la misma variedad puede ser más o menos tánico debido a su producción, generalmente encontrará que estos son vinos con alto contenido de taninos:

  • Vinos tintos de Burdeos
  • Cabernet Sauvignon
  • Vinos toscanos y cualquier elaborado con uvas Sangiovese
  • Shiraz o Syrah

Más allá del sabor, los vinos altos en taninos tienden a envejecer mejor en botella que los que tienen menos taninos.

Vinos tintos bajos en taninos

Si estamos comenzando a explorar los vinos tintos y queremos evitar los taninos, hay algunos buenos vinos tintos más dulces que pueden ayudar. Lleva algún tiempo desarrollar un paladar para los vinos tánicos y algunas personas realmente nunca lo logran. Sin embargo, eso no significa que tengamos que quedarnos con el vino blanco. En su lugar, pruebe estos vinos tintos de taninos más bajos:

  • Riesling alemán
  • Pinot Noir
  • Tempranillo
¡Sé el primero en comentar!