¿Es bueno tomar propóleo a diario?

¿Es bueno tomar propóleo a diario?

Sofía Pacheco

El propóleo es un material que, aunque cueste asimilar, sí se puede consumir. No lo tenemos que etiquetar como superalimento, ni tampoco estamos obligados a consumirlo, solo que hay gente que lo usa como suplemento para mejorar su estado de salud.

Hoy vamos a ver de cerca el propóleo un suplemento natural que mucha gente usa para mejorar su estado de salud. No es apto para todos, al igual que pasa con la miel y la jalea real, pero esto lo veremos al final del texto. Ahora vamos a centrarnos en saber de dónde se obtiene el propóleo, cómo se toma, los beneficios y si es mejor esta sustancia o usar antibióticos de farmacia.

¿Qué es y para qué sirve?

El propóleo es un mineral compuesto por resina (propia de los árboles) y es usado por las abejas para crear sus colmenas. Tiene efectos antisépticos, antiviral y antiinflamatorio, por eso es tan extendido el uso de esta sustancia para mejorar la salud.

Pero no se queda ahí, sino que, al ser manipulada por las abejas, no se queda solo en una resina, sino que contiene nutrientes importantes que benefician nuestra salud. La teoría es buena, pero es que la ciencia no está del todo de acuerdo, ya que apenas hay estudios científicos que corroboren su eficacia en procesos víricos, por ejemplo.

Normalmente, el propóleo se usa como suplemento natural para prevenir infecciones, como antioxidante, como antialergia, para reforzar el sistema inmune, como antinflamatorio natural, etc.

Cómo tomarlo

Este producto se toma vía oral en té, agua, batidos, zumos, leches, ya que suele ser una dilución que no aporta sabor en la gran mayoría de veces. Suelen ser unas 10 gotas diluidas en líquido una media hora antes de las comidas.

También está la opción de vía interna, es decir en formato aceite corporal para heridas, o incluso como agua purificante para realizar lavados nasales o enjuagues bucales, también se puede inhalar. Como vemos está presente en diferentes formatos, según su uso, pero siempre debemos consultar con un especialista antes de usarlo.

A lo largo de las contraindicaciones indicaremos que grupos de personas no deben consumirlo, y qué otros grupos sí podrían, como los diabéticos, pero como hemos dicho nates, no hay suficiente evidencia científica para afirmar que su uso es eficaz frente a todo lo que se puede leer en Internet y a todo lo que nos cuentan en algunos herbolarios y tiendas similares.

Beneficios

No hay suficiente evidencia científica al respecto, por lo que estos beneficios no han sido comprobados científicamente, solo nos dejamos guiar por los comentarios de quienes lo han usado y han comprobado ellos mismos que ha hecho este producto natural con leve problema:

Yagas bucales

Hay unas pequeñas evidencias donde comentan que ayuda a cicatrizar heridas leves como las yagas bucales. Así que los enjuagues bucales que cuentan con este ingrediente entre su formulación podrían acelerar la cicatrización de heridas y yagas bucales que pueden surgir por mordiscos, quemaduras con la comida caliente, los brackets, etc.

Antes de colocarnos este producto en la boca, lo más adecuado es consultar con nuestro dentista, ya que podría afectar los dientes, los empastes, los retenedores dentales, etc.

Un hombre manipulando un panal de abejas para obtener porpíleo

Alivia los problemas digestivos

Algunas enfermedades digestivas pueden ser aliviadas si usamos este producto natural. Unos 30 minutos antes de cada comida, ingerimos con agua unas 10 gotas, y notaremos alivio sí sufrimos de gastritis, úlceras o diarreas.

No hay evidencia científica, pero el uso continuado de esta sustancia le otorga estas propiedades en miles de pacientes. Lo mejor es seguir las recomendaciones de nuestro médico, tanto en el tipo de alimentación como en la medicación.

Quemaduras

Algunas evidencias científicas indican que mantener el propóleo unos minutos encima de una quemadura puede contribuir a mejorar su estado, acelerar la cicatrización e incluso ayuda a eliminar las posibles infecciones. No hay datos sobre la cantidad de producto, ni tampoco sobre el tiempo que hay que mantenerlo en la quemadura.

Pero antes de colocarlo en la quemadura, debemos asegurarnos que no hay piel en mal estado, no hay sangre ni nada similar. Y lo mejor es acudir a un médico si nos hemos quemado un dedo, por ejemplo, y hay sangre.

Contraindicaciones

El consumo de este producto podría aumentar el riesgo de hemorragia en personas que sufren trastornos hemorrágicos. Además, las embarazadas y las madres lactantes lo tienen prohibido por falta de evidencia científica.

En el caso de ser alérgicos al polen, mucho cuidado con consumir propóleo, ya que podría tener contaminación cruzada y contener polen. Tanto en la piel como por vía oral, aunque sean usos apropiados según la poca evidencia científica, pero podríamos correr el riesgo de sufrir una reacción alérgica.

No se recomienda bajo ningún concepto en cada de haber sido operados, ni el consumo nates de la operación ni después. Esto se debe a podría aumentar el riesgo de hemorragia durante y después de la intervención quirúrgica. Los expertos recomiendan para su consumo mínimo 2 semana antes de la operación.

Con respecto a los niños y a los enfermos no se recomienda por falta de investigación, ya que de momento se desconocen todos los efectos secundarios según las dosis, tamaño de la persona, peso, condiciones de salud, como asma, diabetes, problemas de corazón, etc. Lo mejor es no consumirlo, si tenemos alguna enfermedad coronaria, enfermedad vírica grave o algún estado de salud delicado como insuficiencia renal.

Por supuesto, es un producto que no debe ser administrado a bebés, ni a mascotas como perros, gatos, conejos, peces, cobayas, aves, etc. No hay evidencia científica y podría causarles la muerte lenta y dolorosa.

¿Es mejor usar antibióticos de farmacia o propóleo?

Sinceramente, es mejor acudir a un médico y ponerle solución a nuestro problema con medicina moderna, ya que el uso de propóleo y la medicina natural y todo lo relacionado con medicina alternativa puede ocasionarnos daños irreparables en nuestro cuerpo si no ponemos solución pronto.

La evidencia científica con el propóleo es insuficiente de momento, así que no recomendamos el uso del propóleo para reforzar el sistema inmune, curar yagas en la boca, hacer lavados nasales, cicatrizar heridas y similares, del mismo modo que no recomendaríamos homeopatía para curar una otitis, un lumbago, o el COVID-19.

¡Sé el primero en comentar!