¿Por qué deberíamos tomar miel todos los días?

La miel es un líquido almibarado que las abejas elaboran a partir del néctar de las plantas. Amado en todo el mundo por su dulzura y profundidad de sabor, se usa en muchas comidas y recetas.

El olor, el color y el sabor de la miel varían según el tipo de flores de las que está hecha, por lo que hay innumerables variedades disponibles. La miel tiene una serie de beneficios potenciales para la salud y juega un papel en muchos remedios caseros y tratamientos de medicina alternativa.

¿Cómo se forma la miel?

Asumimos que este alimento lo generan las abejas, pero estamos seguros de que no sabes cómo se produce realmente. Es lógico pensar que es natural, ya que se forma a partir del néctar de las flores. Las abejas visitan cientos de flores e ingieren su néctar en los «estómagos» destinados a la miel. Allí las enzimas digestivas actúan sobre la sacarosa del néctar para descomponerlo en glucosa y fructosa.

Atención a este proceso: cada abeja regurgitará este néctar y lo escupirá en la boca de otra abeja y el proceso se repetirá por separado (durante unos 20 minutos) hasta que el néctar se digiera completamente en miel cruda. Las abejas escupen la miel cruda en las celdas del panal, baten sus alas para secarla y luego sellan el producto con cera. Hablando de manera química, entre el 17 y el 20% de la miel está hecha de agua, pero el resto de su sabor y color depende de la flor proveniente.

La composición de la miel se ha estudiado con gran esmero y se piensa que hay más de 200 compuestos. Sobre el 90-95% es azúcar, seguida de agua, ácidos orgánicos y compuestos minerales. Los azúcares presentes incluyen monosacáridos (fructosa y glucosa); disacáridos: maltosa, sacarosa, maltosa, turanosa, isomaltosa, laminaribiosa, nigerosa, kojibiosa, gentiobiosa y B-trehalosa; y trisacáridos (maltotriosa, erosa, melezitosa, centosa 3-a5, isomaltosilglucosa, l-kestosa, isomaltotriosa, panosa, isopanosa y teanderosa). Todos estos están presentes independientemente del tipo de miel que consumamos.

Además, la miel también contiene entre un 4 y un 5% de fructo-oligosacáridos. Los fructooligosacáridos son sustancias no digeribles que pueden ayudar a la salud digestiva, ya que son una buena fuente de prebióticos. Otros compuestos encontrados son aminoácidos, vitaminas (B1, B2, B3, B6 y C), calcio, hierro, zinc, y potasio, entre otros muchos.

Nutrientes

El contenido nutricional de la miel cruda varía según su origen y otros factores. También contiene cantidades más pequeñas de calcio, magnesio, manganeso, niacina, ácido pantoténico, fosforoso, potasio, riboflavina y zinc. Además, la miel cruda es una fuente de cantidades variables de aminoácidos, enzimas y otros compuestos beneficiosos.

Una cucharada (20 gramos) de miel contiene:

  • Energía: 61 calorías
  • Grasa: 0 gramos
  • Proteína: 0 gramos
  • Carbohidratos: 17 gramos
  • Fibra: 0 gramos
  • Riboflavina: 1% del valor diario
  • Cobre: ​​1%

La miel es esencialmente azúcar pura, sin grasa y solo pequeñas cantidades de proteína y fibra. Contiene pequeñas cantidades de algunos nutrientes, pero la mayoría de las personas normalmente no consumen suficiente miel para que sea una fuente dietética importante de vitaminas y minerales. Aún así, vale la pena señalar que la miel es rica en compuestos vegetales que promueven la salud conocidos como polifenoles.

bote de miel

Beneficios

Siempre se han tomado como dos sistemas diferentes la boca y el resto del cuerpo; es decir, la odontología se centra en unos problemas y la medicina en otros diferentes. En realidad, aunque sean diferentes, son muy influyentes entre sí.

Nuestra boca es el principio del sistema digestivo, aunque también tiene funciones como hablar y masticar; por lo que es importante gozar de una buena salud oral. Algunos estudios confirman que la miel puede ser un buen aliado contra cualquier problema bucal.

Rica en antioxidantes

La miel cruda contiene una variedad de químicos vegetales que actúan como antioxidantes. Algunos tipos de miel tienen tantos antioxidantes como frutas y verduras. Los antioxidantes ayudan a proteger al cuerpo del daño celular causado por los radicales libres.

Los radicales libres contribuyen al proceso de envejecimiento y también pueden contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades del corazón. Los compuestos antioxidantes en la miel cruda llamados polifenoles tienen efectos antiinflamatorios que podrían ser beneficiosos para proteger contra una serie de condiciones asociadas con el estrés oxidativo.

Mitiga infecciones de Streptococcus mutans

Según algunas observaciones, hay entre 500 y 700 especies microbianas diferentes en diferentes superficies de nuestra cavidad oral, que dependen de la salud oral y la higiene cada persona. Las bocas sanas tienden a tener más bacterias grampositivas y colonias más simples; las bocas con salud deficiente tienden a tener más bacterias anaeróbicas, gramnegativas y colonias complejas.

Los estudios han demostrado que la miel fue efectiva para combatir casi 60 especies de bacterias grampositivas, gramnegativas, anaeróbicas y aeróbicas. Uno de estos es el Streptococcus mutans, que se trata de un patógeno involucrado en la caries dental. A diferencia de los antibióticos, la ciencia ha encontrado que hasta ahora las bacterias no se vuelven resistentes a la miel. Así que es de gran utilidad saber contra qué infecciones puede usarse la miel. Este alimento detiene el crecimiento de microbios por su alto contenido de azúcar y bajo pH, además de matar las bacterias a través de sus factores antibacterianos.

Para la placa dental

La placa dental es un biofilm fino, que se acumula en la superficie de los dientes. Las bacterias en la placa (particularmente, los streptococcus mutans) metabolizan los carbohidratos fermentables (como la sacarosa) de los alimentos y producen ácidos. Estos ácidos son los responsables de desmineralizar y desintegrar la estructura dental. Esto evita las acciones de limpieza y la remineralización de la saliva, por lo que se favorece el inicio y la progresión de la caries dental.

Contiene azúcar simple

Al buscar un combustible para mitad de una carrera, lo ideal es que te hagas con carbohidratos simples, que el cuerpo descomponga rápidamente y lo encuentre disponible de inmediato para usarlos como energía. La miel, ya sea en un bote de miel pura o como el ingrediente clave en un producto masticable, en barrita o en gel, se considera una combinación de carbohidratos. Contiene los azúcares fructosa y glucosa, lo que la convierte en una excelente fuente del azúcar simple que tu cuerpo necesita mientras estás en movimiento y durante la recuperación, que es justo cuando se agotan las reservas de glucógeno de los músculos.

Lo ideal sería consumir aproximadamente 100 calorías, o unos 30-60 gramos de carbohidratos, en hora para carreras que duran más de 60 minutos. La miel tiene alrededor de 17 gramos de carbohidratos por cucharada. Esta estrategia de abastecimiento de combustible mantendrá el glucógeno en los músculos al máximo, lo que retrasará la fatiga.

Cuando pensamos en entrenamientos más largos, es probable que te muevas un poco más rápido de lo que lo harías andando. Eso significa que puedes extender esos intervalos de abastecimiento de combustible.

La miel sola no ofrece electrolitos, que son necesarios para promover la función muscular. Para eso, deberá complementar con una bebida deportiva o alimentos con electrolitos, como sodio y potasio.

botes de miel casera

Calma el dolor de garganta y la tos

La miel es un antiguo remedio para el dolor de garganta que alivia el dolor y puede ayudar con la tos. Se puede agregar al té caliente con limón cuando llegue un virus del resfriado. Aunque se necesita más investigación, un estudio sugirió que la miel podría ser superior a otras formas de atención para mejorar las infecciones del tracto respiratorio superior.

Un estudio también sugirió que las propiedades antibacterianas y antiinflamatorias son efectivas para aliviar el dolor de garganta. La tos es un problema común para los niños con infecciones de las vías respiratorias superiores. Estas infecciones pueden afectar el sueño y la calidad de vida tanto de los niños como de los padres.

Sin embargo, los medicamentos comunes para la tos no siempre son efectivos y pueden tener efectos secundarios. Curiosamente, la miel puede ser una buena alternativa, con evidencia que indica que es una opción de tratamiento eficaz. Una revisión de varios estudios sobre la miel y la tos en niños encontró que la miel parece ser más eficaz que la difenhidramina para los síntomas de la tos. También puede ayudar a reducir la duración de la tos.

Mejora heridas y quemaduras

El tratamiento tópico con miel se ha utilizado para curar heridas y quemaduras desde el antiguo Egipto. La práctica sigue siendo común hoy en día. Algunos estudios encontramos que es más eficaz para curar quemaduras de espesor parcial y heridas que se infectaron después de la cirugía.

La miel también es un tratamiento eficaz para las úlceras del pie relacionadas con la diabetes, que son complicaciones graves que pueden conducir a la amputación. Los investigadores teorizan que los poderes curativos de la miel provienen de sus efectos antibacterianos y antiinflamatorios.

Además, puede ayudar a tratar otras afecciones de la piel, como la psoriasis y las lesiones de herpes. La miel de Manuka se considera especialmente eficaz en el tratamiento de quemaduras. Sin embargo, si tiene una quemadura grave, debemos buscar atención médica de inmediato.

Se absorbe fácilmente

Además de poder descomponerse rápidamente, el cuerpo absorbe la miel de manera más eficiente que otros azúcares. Un estudio de 2011, publicado en el Journal of Sports Sciences, encontró que los productos que contienen mezclas de diferentes carbohidratos podrían maximizar la absorción de carbohidratos. La miel, que se compone de dos tipos diferentes de azúcar, se ajusta perfectamente.

Como la miel está compuesta de glucosa, fructosa y agua, es perfecta para ser digerida tan pronto como te la ponga en la boca. Este tipo de eficiencia asegura que tu cuerpo obtiene el combustible que necesitas cuanto antes.

Ayuda en la recuperación deportiva

Una vez que el azúcar de la miel, o cualquier fuente de carbohidratos, se usa para las necesidades energéticas inmediatas y para reponer las reservas de glucógeno en los músculos, el exceso de azúcar se almacena como grasa. Esto significa que la miel y los productos centrados en la miel pueden alimentar a tu cuerpo para ayudar a la recuperación y a abastecernos de energía.

Además, al menos un estudio encontró que los atletas que consumieron bebidas mezcladas de glucosa y fructosa durante la recuperación pudieron correr aproximadamente un 30% más en comparación con los corredores que consumieron solo glucosa para recuperarse.

Una merienda o comida de recuperación adecuada también debe incluir proteínas. Una buena opción es una tostada con mantequilla de frutos secos y un poquito de miel.

bote de miel organica

Solución para la gingivitis

La gingivitis es la inflamación de los tejidos gingivales como respuesta a la presencia de bacterias en el biofilm de la placa. Se caracteriza por tener dolor y sangrado en las encías, que generalmente están inflamadas por el borde de los dientes. La gingivitis es reversible si realizamos unas buenas prácticas de higiene bucal, pero si no se corrige, puede evolucionar hasta la pérdida irreversible de los dientes.

Esta inflamación es parecida a la que se encuentra en las heridas inflamadas; casualmente, durante muchos años, la miel se ha usado para eliminar rápidamente las bacterias de las heridas. Hubo un estudio en que se contó con la participación de 20 pacientes con ortodoncia, para conocer cómo influía la miel sobre el pH, el recuento de bacterias y el crecimiento bacteriano en comparación con la sacarosa. Se demostró que el pH no bajó del umbral del pH de 5.5, se redujo los recuentos bacterianos e inhibió el crecimiento bacteriano. Con solo 20 pacientes, los científicos reconocieron que el estudio era limitado y que se deberían realizar estudios extras para conocer la posibilidad real de la miel.

Elimina el mal olor bucal

El mal olor en la boca (halitosis) se suele detectar cuando una persona habla y tiene un olor desagradable. Dentro de la boca, la parte anterior del dorso de la lengua, las áreas subgingivales, las restauraciones mal hechas (coronas y puentes con fugas), implantes dentales o prótesis dentales, son los más propensos para presentar halitosis.

En estos casos, la miel puede combatir el mal olor, aunque podría no ser eficaz en piezas recubiertas de plata. Según los estudios, la miel combate la colonización bacteriana en las heridas y proporciona nutrientes para las bacterias, de forma que producen ácido láctico durante el metabolismo en lugar de gases malolientes.

Previene el cáncer

La miel ha sido estudiada por sus propiedades anticancerígenas. Algunos han demostrado que el tratamiento de los carcinomas con diversas concentraciones de miel de Tualang fue eficaz para causar una célula dependiente de la dosis y el tiempo muerte. Se observó que la concentración inhibitoria del 50% estaba en el 4% y la inhibición máxima del crecimiento celular estaba en un 15%.

Los estudios también mostraron que la miel promovió un efecto inhibitorio dependiente del tiempo y la dosis. Aún se necesita realizar más investigación para entender a la miel como agente anticancerígeno.

Mitiga los efectos nocivos del tratamiento del cáncer

La radiación es una herramienta muy útil para tratar diferentes tipos de cáncer, incluso se suele usar después de una intervención quirúrgica o quimioterapia. Está demostrado que esta terapia es eficaz para aumentar las tasas de supervivencia hasta 5 años, pero tiene unos efectos secundarios importantes. Cuando los efectos secundarios causan una necesidad de interrumpir el tratamiento, el beneficio terapéutico de la radiación también se reduce.

Algunas investigaciones analizan los efectos de la miel para prevenir o mejorar la mucositis, la xerostomía y la curación de heridas, y parece aportar beneficios en este área.

bebida con miel

¿Cómo se toma?

La miel es fácil de agregar a la dieta. Para obtener un pequeño impulso de antioxidantes de la miel, podemos usarla de la forma en que normalmente usaríamos el azúcar. Es excelente para endulzar yogur natural, café o té. También podemos usarla para cocinar y hornear.

La experimentación es clave al sustituir la miel por azúcar. Hornear con miel puede causar un exceso de dorado y humedad. Como regla general, usaremos ¾ de taza de miel por cada taza de azúcar, reduciremos el líquido de la receta en dos cucharadas y bajaremos la temperatura del horno 3ºC.

Como remedio casero, se puede aplicar directamente sobre quemaduras o heridas leves o por vía oral para la tos. No obstante, hay que recordar que no debemos dar miel a los bebés menores de un año por riesgo de botulismo.

Además, debemos tener en cuenta que la miel es un tipo de azúcar, por lo que consumirla hará que aumenten los niveles de azúcar en la sangre. Incluso, comer grandes cantidades de miel, especialmente de manera constante durante un período prolongado, puede contribuir al aumento de peso y aumentar el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2 o enfermedades del corazón. Por lo tanto, se recomienda consumir a una cantidad de baja a moderada.

¿Cómo elegir la mejor miel?

La miel cruda tendrá una etiqueta que diga «miel cruda». Si la etiqueta no incluye la palabra “crudo”, o no proviene directamente de un agricultor o apicultor que pueda confirmar que está crudo, es probable que el fabricante lo haya pasteurizado.

La etiqueta también puede describir el tipo de flores que las abejas polinizaron para hacer esa miel. El tipo de flor determina el sabor, el color y el contenido de antioxidantes y vitaminas de la miel.

Muchos tipos de miel pasteurizada tienen etiquetas que dicen «miel pura». Otros pueden decir «miel de trébol» o pueden afirmar que provienen de una zona local. Incluso los productos etiquetados como «miel orgánica» pueden no estar crudos, ya que algunos fabricantes pasteurizan la miel orgánica.

Algunos productos de miel procesada contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa u otros aditivos. Revisa la etiqueta para asegurarte de que la miel sea pura.

¡Sé el primero en comentar!