¿Las tortillas precocinadas son una buena opción?

Ya sabemos y tenemos bien aprendido que los ultraprocesados han de dejarse para ocasiones muy concretas, pero antes de llegar a los ultras, están los procesados normales y entre ellos las tortillas de patatas precocinadas. En la actualidad la oferta es amplísima, las hay normales, con cebolla, con chorizo, con queso, con champiñones, con pimientos, etc. Hasta aquí todo normal, pero todo queremos saber si son una buena opción y en qué ingredientes tenemos que fijarnos para elegir la mejor tortilla precocinada.

Siempre hacemos hincapié en llevar una dieta variada, equilibrada y muy rica en productos fresco con frutas, verduras, hortalizas, legumbres, semillas, cereales, etc. Pero también somos humanos y sabemos que no siempre tenemos ganas de ponernos a cortar patatas, aunque tengamos un pelador eléctrico, ni tenemos ganas de ponernos a cocinar, aunque tengamos la mejor sartén del mercado. Sencillamente no se nos apetece y no queremos hacerlo.

Es ahí donde entran las comidas precocinadas, que a priori no son mala opción, lo malo es no saber reconocer los ingredientes. Por eso, a lo largo de este texto vamos a comprobar si comer tortillas precocinadas de vez en cuando es bueno y qué ingredientes han de tener para que de verdad sea una buena opción.

¿Tortillas precocinadas o congeladas?

No es habitual en todos los supermercados, pero hay algunos donde hay ambas opciones, es decir, tortillas precocinadas en la sección de refrigerados y tortillas congeladas en la sección de congelados. Aquí para gustos los colores, pero si tenemos que decantarnos por una, tenemos antes de hacernos consciente del tiempo y el modo de preparación.

Por un lado, las tortillas precocinadas se hacen en la sartén con un poco de aceite y vuelta y vuelta con un tiempo máximo de 5 minutos de cocción o 3 minutos cómo máximo en el microondas. Recordemos que estas tortillas vienen cuajadas, es decir, cuanto más tiempo pasen en la sartén o microondas, más hecha quedará, por lo que, si nos gustan las tortillas sueltas, habrá que darles poco tiempo.

Al darles mucho tiempo corremos el riesgo de que queden muy sólidas, pastosas y feas de sabor. Lo mejor es hacer caso a las indicaciones del fabricante y probar a cocinarlas en el tiempo mínimo que se expone en las instrucciones, si con ese tiempo no nos convence su estado y sabor, probar a dar más tiempo hasta que quede a nuestro gusto.

Sin embargo, las tortillas congeladas tienen más fama, puesto que se hacen en sartén la gran mayoría y al descongelarse suelen quedar más jugosas y más en el punto exacto en el que nos gustan. Es cierto, que suelen ser algo más caras, pero también tienden a tener mejores ingredientes y mucho mejor sabor y aspecto. Aparte de que duran más en la nevera, que eso también es un punto a favor.

Los ingredientes marcan la diferencia

Aquí llega el grueso del tema, y es que los ingredientes marcan la diferencia en todo, ya sea un helado, un chocolate, una sopa, un bocadillo, el mismísimo queso rallado, una pizza, y por supuesto en las tortillas precocinadas.

Si queremos seguir comprando este tipo de procesado, será mejor que echemos un ojo a los ingredientes que tiene, desde el aceite hasta los aditivos. Además, las tortillas que tienen cebolla suelen tener mejores valores nutricionales y suelen estar más jugosas, pero entendemos que no a todo el mundo le gusta la cebolla, o no les gusta en las tortillas.

Un trozo de tortilla de patatas

Para que una tortilla precocinada sea buena opción, debemos ir a sus ingredientes y ver que al menos tiene un 50% de patatas, un 25% de huevos (a poder ser frescos, ecológicos o camperos), entre 13 y 15% de aceite (preferiblemente Aceite de Oliva Virgen Extra o aceite de girasol alto oleico), en torno a un 10% de cebolla (u otro ingrediente extra) y menos de 1,5% de sal.

Con respecto a los aditivos, los hay para imitar texturas y sabores, los cuales hay que evitar a toda costa porque son los que aparecen en los ultraprocesados, y luego hay aditivos más decentes que lo que hacen es ayudar a la conservación del producto impidiendo que nazcan microrganismos. El tema aditivos es casi secundario si los ingredientes son buenos, ya que se presupone que no vamos a comer tortillas precocinadas todos los días.

Siempre será mejor hacerla nosotros mismos

No hace falta ni que lo digamos nosotros. Siempre es mejor hacer nosotros la masa de la pizza, rallar el queso de un taco, hacer la gelatina, el flan, el caramelo, la crema pastelera, el bizcocho, el tomate frito, la paella, y todo lo que se nos ocurra. ¿Por qué? Porque controlamos los ingredientes y las cantidades de los mismos, evitando los excesos de sal, los aditivos, conservantes, colorantes artificiales, etc.

Lo mismo sucede con las tortillas precocinadas, que, en lugar de comprarlas, lo mejor será hacerlas nosotros. Sí, sabemos que es algo engorroso, tener que cortar las patatas, batir los huevos, añadir los ingredientes extras, dar vueltas, etc. Al final tenemos 3 o 4 cacharros más para fregar, hemos perdido tiempo y ya vamos con prisas, a lo mejor se nos ha quemado, etc.

Si la hacemos nosotros siempre hay que usar Aceite de Oliva Virgen Extra para freír las patatas, poca sal, batir los huevos, agregar las patas y los ingredientes extras. Pero hay dos cosas que muy poca gente sabe y nos referimos a las proporciones. Hay que usar 1 patata por cada 3 huevos (de los medianos si son XL se ponen 2), porque hay que poner esa cantidad de huevos por cada persona que vaya a comer. De esta forma quedará una tortilla jugosa y no muy recargada.

Las mejores tortillas precocinadas del mercado

El mercado está lleno de tortillas precocinadas y según la OCU estas son las mejores opciones. Unas las podremos encontrar fácilmente y otras no, además, apostamos a que seguro que hemos probado la gran mayoría de tortillas de este listado:

  • La Cocina de Senén. Tortilla con cebolla congelada.
  • Aldi. Tortilla de huevos camperos y cebolla caramelizada.
  • Fuentetaja. Tortilla de patatas con cebolla.
  • Alcampo. Tortilla con cebolla.
  • Mercadona. Tortilla de patatas y cebolla Hacendado.
  • Aldi. Tortilla de patatas y cebolla de La Cocina de Aldi.
  • Lidl. Tortilla de cebolla fresca y huevos de gallinas criadas en suelo de Chef Select de Lidl.
  • Carrefour. Tortilla con cebolla y patatas frescas.
  • Palacios. Receta casera de tortilla con cebolla.
  • Palacios. Tortilla ecológica con cebolla.
  • Eroski. Tortilla de patatas con cebolla fresca.
¡Sé el primero en comentar!