¿Es bueno lavar alimentos con lejía alimentaria?

Las frutas y verduras suelen contener algunos tóxicos propios de la fumigación. Lo más obvio es que hay miles de organismos microscópicos que viven en ellos. Algunos de ellos, incluidas las bacterias dañinas, el moho, los hongos y los desechos animales, no debemos comerlos. Por eso, muchas personas usan lejía alimentaria para lavar.

Si no cultivamos nuestros propios alimentos, no sabemos con certeza qué productos químicos contiene. Como es probable que los alimentos hayan sido rociados con pesticidas, herbicidas u otros productos químicos tóxicos, es importante limpiarlos antes de consumir.

E incluso si compramos productos totalmente orgánicos, los agricultores pueden usar algunos pesticidas y productos químicos aprobados. Estos incluyen sulfato de cobre, sales de plomo, arsénico, estreptomicina y tetraciclina. Así que elegir alguna forma de lavar los productos puede mantenerlos frescos durante más tiempo.

¿Por qué lavar los productos frescos?

Lavar adecuadamente las frutas y verduras frescas es un buen hábito para minimizar la ingestión de residuos y gérmenes potencialmente dañinos. Muchas personas manejan los productos frescos antes de comprarlos en el supermercado o en el mercado de agricultores. Es mejor asumir que no todas las manos que han tocado productos frescos han estado limpias.

Con toda la gente moviéndose constantemente por estos entornos, también es seguro asumir que gran parte de los productos frescos que compra han sido tosidos, estornudados y respirados también.

Lavar adecuadamente las frutas y verduras frescas antes de comerlas puede reducir significativamente los residuos que pueden quedar en ellas durante el viaje a la cocina.

lejia alimentaria para vegetales

Riesgos de la lejía alimentaria

Aunque enjuagar los productos frescos con agua ha sido durante mucho tiempo el método tradicional para preparar frutas y verduras antes de consumirlas, muchas personas se preguntan si eso es suficiente para realmente limpiarlas. Algunas han abogado por el uso de jabón, vinagre, jugo de limón o incluso limpiadores comerciales como la lejía alimentaria.

Sin embargo, los expertos en salud y seguridad alimentaria instan encarecidamente a los consumidores a no seguir este consejo y a ceñirse al agua pura. El uso de tales sustancias puede presentar más peligros para la salud y son innecesarias para eliminar los residuos más dañinos de los productos. Ingerir productos químicos de limpieza comerciales como la lejía puede ser letal y nunca debe usarse para limpiar alimentos.

Además, no se ha demostrado que sustancias como el jugo de limón, el vinagre y los productos para lavar sean más efectivos que el agua para limpiar los productos, e incluso pueden dejar depósitos adicionales en los alimentos. Aunque algunas investigaciones han sugerido que usar agua electrolizada neutra o un baño de bicarbonato de sodio puede ser incluso más efectivo para eliminar ciertas sustancias, el consenso sigue siendo que el agua fría del grifo es suficiente en la mayoría de los casos

Lejía alimentaria de Mercadona

En Mercadona también tienen su propio limpiador desinfectante de verduras y frutas. La botella de medio litro cuesta 2€, por lo que puede tener un precio asequible.

Este lava verduras y frutas de Bosque Verde es una solución para preparar el agua en el que se va a lavar la fruta o verdura fresca. Sin embargo, no es apto para desinfectar el agua que vamos a beber. Este desinfectante está compuesto por hipoclorito de sodio, una solución de 13 gramos de cloro activo por litro.

Para usar esta lejía alimentaria, debemos añadir tres tapones de este líquido en 1 litro de agua, sumergir en el agua los alimentos (sin pelar ni trocear) y dejar en remojo 5 minutos. Si queremos una desinfección más exhaustiva, podemos dejarlo actuar hasta 15 minutos. Luego las aclararemos con suficiente agua y estarán listas para consumir.

Es importante que no se aplique directamente sobre los alimentos sin diluir en agua. En caso de ingesta por accidente, es importante acudir a urgencias.

lejia alimentaria mercadona

Alternativas

Si preferimos no utilizar desinfectante de verduras y frutas, existen otras maneras de limpiarlas de forma segura.

Vinagre blanco

Usar vinagre blanco para limpiar los productos es uno de los métodos más populares, y por una buena razón. Debido a que casi todos las casas tienen vinagre de vino blanco, es una excelente opción para todo tipo de limpieza. Para usar vinagre blanco en un lavado de verduras o frutas frescas podemos seguir estos pasos:

  1. Combinar 1 parte de vinagre con 3 partes de agua a temperatura ambiente.
  2. Dejar el producto en remojo durante 5-10 minutos.
  3. Frotar, enjuagar bien y dejar secar.

Vinagre de manzana

Si el vinagre de sidra de manzana puede desintoxicar el cuerpo, acondicionar el cabello e incluso eliminar lunares, no es de extrañar que lo usemos para lavar nuestros alimentos frescos.

El vinagre de manzana elimina los pesticidas y las bacterias con mayor eficacia. Se recomienda 1 parte de vinagre de sidra de manzana por 10 partes de agua. Dejaremos reposar el producto durante unos 5 minutos, frotaremos si es necesario, enjuagaremos y dejaremos secar.

Aceites esenciales cítricos

Las enzimas de los aceites esenciales de cítricos (naranja, limón, pomelo) contienen monoterpenos, que tienen la capacidad de disolver sustancias a base de petróleo. Dado que muchos pesticidas son a base de petróleo, los aceites esenciales de cítricos pueden eliminarlos.3

Sin embargo, el problema es que el aceite y el agua no se mezclan. Para usar aceites esenciales para lavar productos, hay que combinarlos con jabón de castilla.

Agua

Lavar las frutas y verduras frescas con agua fría antes de comerlas es una buena práctica en lo que respecta a la higiene de la salud y la seguridad alimentaria. Hay que tener en cuenta que los productos frescos no deben lavarse hasta justo antes de que esté listo para comerlos. Lavar las frutas y verduras antes de almacenarlas puede crear un entorno en el que sea más probable el crecimiento bacteriano.

Antes de comenzar a lavar productos frescos, nos lavaremos bien las manos con agua y jabón. Nos aseguraremos de que todos los utensilios, fregaderos y superficies que estemos usando para preparar los productos también se limpien a fondo primero. Empezaremos cortando las partes magulladas o visiblemente podridas de los productos frescos. Si estamos manipulando una fruta o verdura que se va a pelar, como una naranja, la lavaremos antes de pelarla para evitar que las bacterias de la superficie entren en la pulpa.

¡Sé el primero en comentar!