Helados para veganos, todo lo que tienes que saber

Helados para veganos, todo lo que tienes que saber

Sofía Pacheco

Los helados veganos van mucho más allá de ser helados sin leche animal, por eso queríamos explicar a fondo qué tienen de interesantes, las ventajas que tienen por encima de los convencionales, los tipos que hay y las marcas actuales que ofertan helados veganos.

Los helados veganos tienen muchas ventajas, aunque lo vegano no es sinónimo de saludable, puesto que muchas empresas se han subido al carro del veganismo, para hacer negocio a cambio de alimentos ultraprocesados cargados de azúcares, aceites refinados, harinas refinadas, aditivos, etc.

Cuando vayamos a elegir un helado vegano, tenemos que tener claro qué queremos. Para ello habrá que aprender a leer las etiquetas de los productos y saber identificar qué ingredientes son innecesarios y perjudiciales para la salud y cuales son necesarios y buenos (según las cantidades).

¿Cómo se hacen?

Los helados veganos se hacen normalmente con una base de leche vegetal, es decir, de soja, almendras, nueces, arroz, avellanas, avena, etc. Y después se le añaden otros componentes como la fruta, los chips de chocolate, los frutos secos, el azúcar y algún extra que el fabricante vea oportuno. Por ejemplo, mantequillas vegetales, tofus blandos, queso de soja untable o cremas de frutos secos para conseguir más espesor y cremosidad. Para conseguir los sabores se usan frutas, cacao puro y esencias como vainilla, canela, anís, menta, etc.

Los helados para veganos industriales suelen estar cargados de azúcares y aceites de mala calidad como aceite de palma, aparte de colorantes, saborizantes artificiales, aditivos, y un sinfín de ingredientes innecesarios para nuestra salud y para el helado en sí. Es por esto que debemos huir de estas opciones y optar por helados veganos caseros o hacerlos nosotros mismos en casa.

Los helados artesanales suelen hacerse en máquinas pequeñas para crear cantidades justas que es lo que se vende en un día en una heladería, por ejemplo. Sin embargo, los helados industriales se hacen en una especie de batidoras enormes donde los ingredientes se van mezclando durante horas y se va removiendo la masa, a la par que una cinta transportadora va pasando los moldes de los helados y los va rellenando. Finalmente terminan en su caja con su envoltorio y listos para llegar al supermercado. En ningún momento se rompe la cadena del frío, y es algo que no se recomienda. No solo porque se derriten sino porque las bacterias naturales del proceso podrían estropear el producto.

Helado de frutas natural

Ventajas

Los helados aptos para veganos tienen varias ventajas para el resto de la población, aunque también veremos que puede convertirse en un arma de doble filo. a palabra vegano se ha convertido en una sección en multitud de supermercados, al igual que la sección de dietas.

Por estar ahí, parece un alimento prohibido para el resto de la población que no es vegano, pero no es cierto, cualquiera de nosotros podemos comer helados veganos, batidos, pizzas, carnes, leches, etc. Una de las ventajas principales de los velados sin leche de animal es que son aptos para intolerantes a la lactosa.

Aunque eso es un arma de doble filo, como ya hemos avisado, puesto que los helados para veganos y vegetarianos normalmente están hechos con soja, y suele ser uno de los alérgenos más comunes en la actualidad. Es por esto que, si vamos a comer helados veganos, debemos preguntar si está elaborado con leche de soja, aunque también puede estarlo con leche de avena, coco, arroz, almendras, etc. y otras leches del mercado.

Si tenemos algún otro tipo de intolerancia o problemas de azúcar, también tenemos que preguntarlo o leer la etiqueta del producto, puesto que ahí deberá aparecer las cantidades de cada ingrediente tanto por 100 gramos (medida estándar), como por ración. Es la única forma de comprobar si ese helado es apto o no para nosotros.

Lo bueno de todos estos ingredientes con los que se hacen los helados veganos, es que aportan nutrientes importantes como proteínas, fibra, hierro, vitaminas del grupo B, vitamina D, calcio, vitamina E, entre otros. Además, los helados veganos caseros (de los de verdad) suelen ser muy bajos en calorías, grasas y azúcares.

Tipos de helados

Al igual que los helados convencionales, los veganos también vienen en diferentes formatos, y es lo que vamos a tratar a continuación. Si nos decantamos por hacerlos nosotros mismos de forma artesanal, que sepamos que también podemos crear estos diferentes tipos y los moldes habituales de los helados tradicionales con leche de vaca.

  • Tarrina: suelen ser tarrinas, o bien de plástico o bien tipo tetrabrik. Suele ser un helado cremoso y aparece en diferentes sabores, e incluso con tropezones y toppins por encima.
  • Cono: el clásico entre los clásicos. Un cono de oblea crujiente con una o varias bolas de uno o de diferentes colores. A veces se baña en chocolate o chocolate crujiente y otras veces tiene caramelo, entre otras opciones.
  • Palos: igual que el anterior, pero en lugar de ser un cucurucho, es un palo que mantiene sujeto al helado. La gran mayoría de este tipo de helados suelen tener una cobertura de chocolate o bien negro o bien blanco.
  • Polo: se trata de un helado muy frío hecho a base de fritas, hielo y azúcar. Cuidado, porque lejos de parecer saludable, es una bomba calórica, como la gran mayoría de helados del mercado.
  • Sándwich: se trata de una galleta más o menos crujiente que puede o no estar bañada de chocolate o chocolate crujiente y que en medio hay helado cremoso de uno o varios sabores.
  • Sorbetes y granizados: al igual que el polo, pero en estadlo líquido y no tan sólido. Aquí los ingredientes suelen ser agua, azúcar y algún sabor concreto como limón, por ejemplo.

Como elegir

Comprándolo, desde luego que no, ya que las listas de ingredientes son enormes. La mejor opción es elaborarlo nosotros mismos con 3 simples ingredientes. Si no queremos, no sabemos o no nos interesa aprender a hacer helado en 5 minutos, entonces hay que irse a una tienda.

Afortunadamente hay variedad de sobra para saciar nuestra sed de heladito, pero no todos son aptos para un adieta vegana. Aparentemente puede parecernos que tiene muy buena pinta, pero en los ingredientes ya veremos que es solo una careta.

Para empezar, deberíamos tener una lista de menos de 5 ingredientes, y ya adelantamos que eso es casi imposible. En ese listado el azúcar debería estar fuera de los 3 primeros ingredientes, lo cual vuelve a ser prácticamente imposible de encontrar.

Dentro de esos 3 ingredientes debe aparecer los principales para la elaboración del helado, es decir, soja, aceite de oliva o mantequilla de calidad y la fruta, cacao o saborizante que sea. Estos 3 han de aparecer con altos porcentajes, sobre todo la leche o ingrediente vegetal principal con el que se ha elaborado. Antes de llegar al quinto ingrediente deberá aparecer el azúcar y algún estabilizante o conservador.

Del quinto en adelante, es todo innecesario y si vemos nombres como Butilhidroxianisol BHA y Butilhidroxitolueno BHT, tartrazina, E-110, E-133, E-100 (curcumina), E-101 (Riboflavina y es de origen animal), pecticina, goma garrofín, hidróxido de metilo, óxido de etileno, Azorrubina, Carmoisina, goma guar, bicarbonato sódico, jarabe de glucosa, cebada malteada, emulgentes, alginato sódico, etc. lo mejor es no elegir ese producto.

Si no tenemos más remedio que comprar un helado ultraprocesado, entonces tenemos que buscar el que tenga una lista de ingredientes pequeña, no tenga aceite de palma, baja cantidad de azúcar por cada 100 gramos, bajo en grasas, sin grasas trans, sin aditivos ni químicos.

Helados veganos en el supermercado

¿Es mejor?

No se trata de ser mejor o peor, se trata de saber identificar sus ingredientes y conocer nuestras necesidades. Unos apartados más arriba hemos explicado que los helados aptos para veganos también lo son para el resto de la humanidad, y sobre todo para a aquellos que son intolerantes a la lactosa, por ejemplo. Pero que había que informarse sobre la leche vegetal usada en la elaboración, ya que la soja suele ser un alérgeno común.

Los helados industriales (veganos y no veganos) suelen estar cargados de grasas, azúcares, estabilizantes, colorantes, chocolates de baja calidad, bajo porcentaje de frutas, etc. Los helados artesanales son ricos en nutrientes esenciales como vitaminas, proteínas, fibra de la fruta fresca, bajos en azúcares, ingredientes de buena calidad, bajos en grasas, etc.

Por lo tanto, la clave está en los valores nutricionales, y elegir aquellos que se adapten a nuestras necesidades, que sean más saludables, por ejemplo, sin azúcares añadidos y sin edulcorantes peligrosos, que tengan alto contenido de leche de vaca o leche vegetal, que el chocolate sea lo más puro posible y no una pasta de azúcar, que contenga frutos secos enteros y fruta fresca.

Marcas de helados veganos

Existen una serie de marcas que pertenecen a la industria tradicional de los helados y que ahora se han unido al veganismo para sacar tajada de este movimiento. La gran mayoría de estos helados veganos no son nada saludables por todo lo que ya hemos explicado antes, pero son opciones que merecen ser conocidas.

  • Ibense Bornay.
  • Abbot Kinney’s.
  • Mercadona.
  • GutBio.
  • Ben & Jerry’s.
  • Valsoia.
  • Solero.
  • Alpro.
  • Vemondo de Lidl.
  • Dairy Free Almond de Magnum.
  • RunaKay.
  • Acaram.
  • Sandro Desi.
  • Pink Albatross.
  • Häagen-Dazs.
  • Arctic Zero.
  • Frigo.
¡Sé el primero en comentar!