Vegetales de temporada en mes de Mayo

Vegetales de temporada en mes de Mayo

Carol Álvarez

El mes de Mayo ya ha comenzado y con él empieza la temporada de numerosas verduras y frutas. En una dieta saludable no puede faltar la variedad de alimentos, por lo que es recomendable consumir siempre los de temporada para que sean lo más frescos posible.

Es cierto que con los invernaderos y la importación, podemos tener casi cualquier fruta y verdura durante todo el año. Pero ahora es el momento natural de alguna de ellas. A continuación de desvelamos qué productos vas a encontrar en buen estado (y con buen sabor) durante este mes.

¿Por qué comprar vegetales de temporada?

Los alimentos comprados en temporada alta tienen un sabor increíble. Llano y simple. Aquí es cuando obtienen la cantidad óptima de sol y nutrientes del suelo, lo que les da el mejor sabor. Además, dado que la temporada alta es cuando estos alimentos están naturalmente listos para crecer abundantemente, están cargados de nutrientes.

Por otra parte, los precios bajan cuando las frutas y verduras crecen en abundancia. Podemos ver eso reflejado en los mercados de agricultores y en los supermercados locales. Muchas tiendas de comestibles compran lo más local posible, lo que le ayuda a obtener los alimentos más frescos y sabrosos disponibles.

Frutas

Aprovechar las frutas del mes de Mayo es imprescindible para ejercer el consumo sostenible y tomar los nutrientes necesarios de la temporada.

Plátano

A pesar de que el plátano (junto a la banana) está disponible durante todo el año, Mayo es uno de los meses álgidos de esta fruta. Todos conocemos los numerosos beneficios que aporta, sobre todo para personas deportistas que quieren recuperarse después de un intenso entrenamiento. Destierra el mito de que engordan y aprovéchate de sus nutrientes.

Dado que las bananas se cultivan en climas tropicales, suelen ser fáciles de encontrar durante todo el año. Se sabe desde hace mucho tiempo que los plátanos tienen un alto contenido de potasio y también contienen cantidades impresionantes de vitamina C y B6, riboflavina y ácido fólico. Tienen proteínas y carbohidratos y funcionan muy bien como refrigerio antes del entrenamiento.

Cereza

Con la llegada de la primavera, todos tenemos en mente los preciosos paisajes de los cerezos en flor, ¿verdad? Pues en este mes ya podemos empezar a degustar las primeras cerezas o picotas de la temporada. Son ricas en potasio, en fibra (2%), vitamina C, ácido fólico, vitamina A, B1 y B6.

Es posible que nos estemos apresurando a encontrar buenas cerezas, pero si no las vemos al principio, deberíamos verlas a fines de mayo. La temporada de cerezas es corta y realmente solo podemos encontrarlas durante una pequeña cantidad de tiempo. Las cerezas son súper dulces y deliciosas. Hay algunas variedades diferentes, pero todas tienen nutrientes similares.

Fresa

Las fresas también son frutas que podemos encontrar durante casi todo el año. Lo cierto es que la época de primavera y verano es cuando alcanzan su mejor valor naturalmente. Son muy poco calóricas, tan solo encontramos unas 30 calorías por cada 100 gramos. Su principal compuesto es agua, y son muy ricas en vitamina C, B, B6, ácido fólico y niacina.

A todos nos gustan las fresas con nata, pero te animo a probarlas con queso fresco batido 0% grasa. ¡Riquísimas!

Melocotón, níspero y albaricoque

Estas tres frutas son típicas de los meses de verano y las tres son conocidas por tener hueso en su interior. Aunque son parecidas, tienen diferentes tamaños y sabores. Además, cuentan con nutrientes parecidos, pero en diferentes cantidades. Son ricas en fibra, grasa saludable, vitamina A, C, B3, calcio e hierro. No desaproveches la temporada y aporta colores diferentes a tus meriendas.

Los albaricoques pertenecen a la familia de los melocotones y las ciruelas, por lo que tienen un hueso grande en el medio. Los albaricoques frescos son bastante picantes, pero también podemos encontrarlos secos y súper dulces.

Ciruela

Las ciruelas son una fruta muy recomendada para personas que necesitan mejorar su tránsito intestinal, gracias a su contenido en fibra. Además, son ricas en vitaminas C, E y K, potasio, calcio, magnesio e hierro.

Aguacate

El aguacate sobre una tostada es casi imposible de superar, pero también es un complemento fantástico para las comidas mexicanas y las recetas verdes frescas de cualquier tipo, de verdad.

Los aguacates que encontraremos en las tiendas probablemente sean de México, donde los aguacates están en temporada durante todo el año, pero los aguacates de España (Málaga y Granada) también están comenzando a aparecer.

esparragos en una tabla

Verduras

Más allá de las frutas, el mes de mayo también aporta numerosas verduras y hortalizas.

Calabacín

El calabacín es un alimento muy recomendable en personas que quieren bajar de peso o reducir la retención de líquidos. El 95% de este alimento es agua, por lo que apenas contiene calorías (15 calorías por cada 100 gramos). Aporta numerosos minerales y oligoelementos, como el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio; además de vitaminas como la vitamina C, B3 y vitamina A.

También cuenta con una buena dosis de fibra, Omega 3, caretonoides y pectina. Ideal para consumir en bocadillos, ensaladas o revueltos.

Lechuga

Cuando pensamos en ensalada, lo primero que se nos viene a la cabeza es la lechuga. Esta hortaliza es muy consumida en todo el mundo, y gracias a su sabor suave puede ser consumida en ensaladas o bocadillos. A medida que llega el clima más cálido, comer alimentos ligeros en sabor y calorías es beneficioso.

Contiene una gran variedad de nutrientes, minerales y vitaminas, por lo que se antoja como un alimento fundamental para nuestra dieta variada y equilibrada. La mayoría de su contenido es agua, apenas aporta hidratos de carbono y mucho menos grasa.

Brócoli

Hay tantos nutrientes excelentes en el brócoli que es posible que nos guste tomarlo durante todo el año. Cuando compramos brócoli, normalmente se compran las coronas. Tienden a tener un precio más bajo que el tallo de brócoli completo.

No siempre se tiene una receta para el tallo (a menos que estemos haciendo una ensalada de col rizada dulce), por lo que es mejor tratar de evitar el desperdicio de alimentos. Incluso se pueden comprar congelados fuera del mes de mayo.

Judía verde

Las judías verdes son unos alimentos que solemos comprar congelados para evitar tener que pelar las vainas. Son un buen alimento que aporta muy pocas calorías y muchas grasas saludables.

En tan solo 100 gramos de judías verdes obtenemos 30 calorías, por eso suele recomendarse en dietas de pérdida de peso y equilibradas. Son ricas en folatos, fibra, calcio, potasio, fósforo y magnesio; así como en vitaminas B2, B6 y vitamina C.

Espinacas

Esta verdura produce un amor-odio entre la población. Aun así es una buena fuente natural de fibra, vitaminas y minerales. No aporta apenas calorías y no contiene grasas. Existen multitud de fórmulas para hacer diferentes recetas, tanto en crudas como cocinadas, por lo que es un alimento bastante versátil. Si te animas, sus tallos son la parte más rica en fibra.

Pepino

Con la llegada del buen tiempo, ¿a quién no le apetece tomar un gazpacho fresquito? El pepino es una parte fundamental para darle un toque fresco a los platos. Puedes usarlo también en zumos verdes, ensaladas o bocadillos saludables. Es una hortaliza rica en vitamina B, C, ácido fólico, calcio, hierro, potasio, zinc y fósforo.

No deberías dudar de consumirlo especialmente en esta temporada, ya que es la que mayor sabor obtienen. Puede ser difícil encontrar pepinos en el mercado de agricultores a principios de mayo, pero en algunas zonas encontraremos pepinos frescos disponibles a finales de mes. Los pepinos son un excelente refrigerio de primavera y verano, ya que tienen un alto contenido de agua y tienen propiedades refrescantes naturales.

Espárrago verde

Los que sean amantes del campo saben que ahora comienza la temporada de recolectar espárragos trigueros. Son un alimento bajo en calorías, muy recomendables también en dietas de adelgazamiento. Además de su poder saciante por el aporte de fibra, tiene cualidades depurativas y diuréticas. Aporta también una gran cantidad de vitamina B1, B2, B6, A, C y E; además de minerales como magnesio, calcio y potasio.

Remolacha

A muchos nos gustan los alimentos crudos en ensaladas e incluso en los zumos. Sin embargo, aún cuesta introducir la remolacha en las recetas si no estamos acostumbrados a consumirla habitualmente.

Las remolachas son tremendamente terrosas y se pueden comer frescas, cocidas o asadas. Algunos, como la variedad dorada, son bastante dulces.

¡Sé el primero en comentar!