¿Por qué deberías dejar de tomar Galletas María?

Existe una falsa leyenda que ha convertido a las Galletas María es casi un producto dietético, cuando es todo lo contrario. Numerosos endocrinos y nutricionistas aconsejan tomar este tipo de dulces para paliar la ansiedad. ¿Es realmente saludable como para recomendar su consumo?

A pesar de que parecen un dulce inocente y básico, es necesario conocer sus componentes para darnos cuenta de que son menos saludables de lo que creemos. Si algún profesional cualificado te las recomienda, o tú mismo piensas que es una opción sana para merendar, a continuación tendrás la oportunidad de valorarlo. ¿Es mejor que comer una manzana o un bol de yogur y cereales?

Ingredientes y valor nutricional

Hace unos días analizábamos los componentes de las galletas Digestive, llevándonos la sorpresa de que son de todo menos digestivas. ¿Pasa algo así con las María de Fontaneda? La marca que las produzca es algo indiferente, puesto que de forma general suelen contener lo mismo. Pero algo que sí debes tener muy en cuenta es revisar la lista de ingredientes y la tabla de valores nutricionales. Así será la única manera de controlar lo que comemos y la calidad del producto elegido.

En el listado de ingredientes encontramos: «Harina de trigo 74,3% , azúcar, grasa de palma, jarabe de glucosa y fructosa, suero de LECHE en polvo, gasificantes (bicarbonato de amonio, bicarbonato de sodio), sal, emulgentes (lecitina de SOJA, lecitina de girasol), agente de tratamiento de la harina (METABISULFITO de sodio), aroma«.

  • Harina de trigo. Su primer componente es una harina refinada, sin aporte de fibra. Es por eso que se considera un carbohidrato de absorción rápida, pudiendo generar picos de insulina en la sangre.
  • Azúcar. Como segundo en la lista tenemos esta sustancia tan poco recomendable. Según sinazucar.org, ocho unidades de galletas María contienen tres terrones de azúcar.
  • Grasa vegetal. Podría ser aceite de oliva o, en peores casos, aceite de girasol. Pero no, tenemos aceite de palma. Este tipo de aceite no es nada recomendable, ni en dietas saludables ni en ninguna otra.
  • Jarabe de glucosa y fructosa. Es decir, azúcar con otro nombre. Por lo que se sigue incrementando el consumo de esta sustancia en unas pequeñas porciones de galletas. Además, las personas con intolerancia a la fructosa deben tener especial cuidado para no agravar su condición médica.
  • Lactosa. Azúcar, nuevamente aunque en este caso está presente de manera natural en la leche, por lo que no sería parte del azúcar añadido durante el proceso.
  • Gasificantes, emulgentes y antioxidantes. Químicos y más químicos que nuestro organismo no necesita, pero que son necesarios en estas galletas para que conserven su estado perfectamente.

En cuanto al valor nutricional de 100 gramos de producto:

  • Valor energético: 440 calorías
  • Grasas: 10’5 gramos
    • Saturadas: 5’1 gramos
  • Hidratos de carbono: 77 gramos
    • Azúcares: 24 gramos
  • Fibra alimentaria: 2’1 gramos
  • Proteínas: 7’6 gramos
  • Sal: 0’83 gramos

Como podemos observar con estos datos, es un producto ultra procesado poco recomendable. A pesar de parecer simple, las galletas María están compuestas prácticamente por harina de trigo y azúcar. Su aporte de fibra es tan escaso debido al tipo de harina usada (refinada y sin el grano completo para una mejor absorción digestiva). Además, cada galleta equivale a unos 6 gramos, por lo que en cada una encontramos unas 26 calorías. Si hacemos caso a las recomendaciones, en cinco galletas estaremos consumiendo 130 calorías, de las que el mayor aporte calórico son hidratos de carbono y azúcares añadidos.

Se podrías consumir como algo ocasional, pero no se recomiendan como una merienda o snack diario. Mucho menos si esto forma parte de la vida de los niños. Existen mejores alternativas, mucho más nutritivas, que este tipo de galleta. Recuerda que siempre es mejor consumir alimentos con un mayor contenido en proteínas y fibra. Así nos mantendremos saciados la mayor parte del tiempo y no se convertirán en una adicción. ¿O acaso eres capaz de comerte solo cinco galletas y aguantar hasta la cena?

galletas maria en una mesa

¿Son dietéticas las galletas María?

Muchos piensan que son light o saludables por no tener chocolate, frutos secos, «fruta», leche o cualquier otro ingrediente. Y ya has visto, ¿dónde tienen el aporte de fibra? Tan solo son un hidrato de carbono simple, con alto contenido en azúcar y que nos engaña con sus escasas calorías. Claro que escasas serán dependiendo de la marca.

Algo que debemos tener en cuenta en este tipo de dulces es que no tienen aporte proteico. La proteína es un nutriente fundamental en el desarrollo de muchas funciones del organismo. En el caso de las dietas de pérdida de grasa es importante para mantener la saciedad a ralla y no generar picos de azúcar en sangre que demanden más cantidad de dulces. Por desgracia, las personas que meriendan este tipo de galletas no están obteniendo casi ningún aporte de proteínas.

Hay marcas que tienen galletas María «integrales», pero realmente deberías leer los componente. Te darás cuenta de que el ingrediente mayoritario es la harina de trigo y tan solo hay un pequeño porcentaje de harina integral. ¿Es mentira que sean integrales? No, pero las empresas juegan con no hacerlas principalmente perfectas para la salud. No obstante, aunque usaran harina integral, sus valores nutricionales no mejorarían en gran cantidad.

Además, ya has visto la cantidad de azúcar que aportan. Incluso, juegan con añadir diferentes tipos de esta sustancia para camuflarlas y que no sepas identificarlas en el listado de componentes. Asimismo, como casi todo producto de bollería industrial, el aceite de palma está presente. Esto hará que aumentemos la ingesta calórica sin darnos cuenta y mientras subestimamos el valor nutricional de las galletas María.

Que no te engañen sus pocas calorías por unidad. En este caso, es mucho mejor centrarnos en los ingredientes antes que leer sus calorías. ¡No permitas que saboteen tu entrenamiento! Así que, como conclusión, en ningún momento se deberían recomendar este tipo de galletas. Es preferible hacerlas de manera casera, con ingredientes saludables, para controlar las porciones y los elementos que la componen. Incluso, sería más interesante introducir otro tipo de meriendas con mejor aporte nutricional, como bol de yogur con fruta o cereales.