¿El oro se puede comer?
Carol Álvarez

La moda de comer oro puede parecer dudosa. A pesar de que mucho piensan que este tipo de complemento alimentario no está al alcance de todos por el precio, tampoco se sabe si aporta demasiadas ventajas.

Asumir que un ingrediente es sano porque vale demasiado dinero, es un error. En este caso, el oro comestible parece no tener demasiados efectos potenciales sobre la salud.

¿Es comestible?

El oro comestible todavía se considera un manjar en muchas partes del mundo. Sin embargo, al igual que en joyería, los quilates importan: hay una gran diferencia entre comer oro de 24 quilates y 22 o 18 quilates.

El oro comestible debe tener entre 23 y 24 quilates. Esto es porque el oro impuro podría ser tóxico debido a la mezcla de otros metales. El oro no es un elemento dañino en sí mismo. También es inerte, por lo que no reacciona con nada dentro del tracto digestivo. No existe una directriz sobre el consumo de oro, pero los expertos lo declaran no venenoso.

La Administración Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha aprobado Gold (E-175) como aditivo alimentario para el consumo. Se considera como un colorante dorado que funciona como cualquier otro colorante y aditivo alimentario. Así que si queremos comer oro de manera segura, ¡nos aseguraremos de que sea 100% puro!

Origen

El oro se ha utilizado como moneda, joyería y decoración durante siglos. Pero lo que quizás no sepamos es que los humanos también han estado comiendo pan y otras formas de oro comestible durante el mismo tiempo.

El pan de oro ha sido un ingrediente alimentario durante siglos, y es fácil ver por qué. Los brillantes copos de oro puro añaden un toque de lujo y decadencia a cualquier plato. Este hábito se remonta al segundo milenio antes de Cristo. Los egipcios solían hacerlo para alcanzar la divinidad ya que el tono de piel de sus dioses era de color dorado. Los pueblos antiguos de la civilización del Lejano Oriente también solían comer oro con el mismo propósito: convocar el favor de los dioses.

En cuanto al uso de oro en alimentos y bebidas para decoración, el mérito es de los japoneses. Utilizaron copos de oro en sake y oro en polvo para adornar platos únicos.

La tradición entró en Europa en la Edad Media de la mano de los aristócratas. Solían organizar grandes banquetes y servir platos cubiertos de oro. La costumbre de envolver caramelos y pastillas medicinales con hojas de oro puro comenzó en el siglo XVI. La locura disminuyó después del siglo XVII, pero fue revivida en 1981 por el célebre chef Gualtiero Marchesi. Le dio al oro comestible una nueva oportunidad de vida sirviendo su famoso plato de risotto de azafrán con pan de oro.

Desde entonces, el oro comestible se ha convertido en un ingrediente popular en la cocina de alta gama. Los mejores chefs continúan usando oro comestible en sus creaciones. Normalmente incorporan el ingrediente en la comida en sí, en vez de simplemente agregar una guarnición (como una hoja de oro) encima.

oro comestible

¿A qué sabe?

El oro no sabe a nada porque no tiene sabor propio. Se añade a la comida como un medio de lujo y para aprovechar los posibles beneficios que aporte en la salud. Solo obtendremos el sabor de la comida en sí. Por lo tanto, el helado salpicado de oro tendrá un sabor dulce mientras que el sushi será salado.

El oro comestible es una lámina delgada de oro puro de 24 quilates y puede venir en forma de escamas, hojas, polvo y aerosol de color. Normalmente se usa para decorar postres como pasteles, donuts y helados, pero también se puede usar en platos principales y cócteles. El uso de oro comestible se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años, ya que las personas han buscado formas nuevas e innovadoras de agregar lujo a sus alimentos. Y ya no es solo para la élite adinerada.

Posibles beneficios

Comer oro podría tener algunas ventajas en la salud, aunque los expertos recomiendan un poco más de investigación.

Artritis reumatoide

Aquellos que lidian con la artritis reumatoide pueden querer preguntar a sus médicos sobre cómo podría ayudar comer oro, y específicamente, sal de oro.

Según un estudio, cuando se usan en la artritis reumatoide avanzada crónica, las sales de oro pueden prevenir un mayor daño en las articulaciones afectadas. Los investigadores creen que «a acumulación de oro por parte de los macrófagos inhibe tanto la fagocitosis como las actividades de las enzimas lisosomales, lo que puede suprimir la etapa activa de la enfermedad reumatoide.

Salud mental

Aunque los investigadores han notado que se había utilizado en el siglo XIX para afecciones que incluyen depresión, epilepsia y migraña, entre otros problemas, un pequeño estudio moderno ha demostrado un posible efecto positivo del oro en la capacidad cognitiva.

De hecho, algunos investigadores contemporáneos han concluido que el oro comestible tiene un efecto increíblemente positivo en la estructura nerviosa y el cerebro. También, el oro puede ayudar a las personas con ansiedad debido a su capacidad para aliviar el estrés, reparar el cerebro y estimular la respuesta inmunitaria del cuerpo al estrés oxidativo.

Sistema inmunológico

Se han dedicado estudios a la interacción entre las células del sistema inmunitario y las nanopartículas de oro.

De hecho, un estudio analizó las propiedades inmunológicas de las nanopartículas de oro, así como la penetración selectiva de las nanopartículas de oro en las células inmunitarias y descubrió que el oro podía ayudar al sistema inmunitario.

Fertilidad

Un informe señala que durante miles de años, el enfoque ayurvédico indio tradicional para la curación implica el uso de ceniza de oro incinerada, preparada con una variedad de extractos de plantas y minerales según la región. Esta ceniza de oro se conoce como Swarna Bhasma, y ​​supuestamente puede ser útil para quienes buscan concebir.

Swarna Bhasma ayuda en el tratamiento de la infertilidad masculina. De hecho, se han realizado pequeños estudios para probar la teoría, pero los investigadores señalan que es necesario realizar más análisis. Es decir, debemos hablar con un dietista, nutricionista o médico antes de comenzar a incorporar oro comestible en la dieta por cualquier motivo de salud.

oro comestible en hamburguesa

¿Cómo se compra?

El oro comestible está disponible en varias formas. Los copos y las hojas son los más comunes y populares para la decoración de alimentos. Sin embargo, también se usa en forma de polvo y aerosol, principalmente para agregar sabor y color a varios platos.

Las hojas de oro comestible vienen en dos variaciones: transfer y hojas sueltas de oro comestible. El primero se utiliza en su conjunto para cubrir alimentos de gran tamaño, como pasteles y bistecs. Las hojas sueltas se utilizan principalmente para decorar postres. Sus pequeños trozos se usan para adornar dulces, chocolates y otros artículos dulces.

Las láminas de oro también se utilizan en proyectos de arte y artesanía. El pan de oro o dorado es bastante común y popular en los proyectos de arte. No es más que planchas de oro prensadas sobre una superficie. Las hojas de pan de oro para proyectos de arte no son oro puro. Son principalmente de 22k o grados inferiores, lo que los hace inadecuados para comer.

Los alimentos envueltos o decorados con oro son algunos de los más caros que puede pedir. Pero las láminas de oro en sí mismas no son tan caras. Un paquete de 25 hojas (oro puro de 24k) de hojas sueltas está disponible por alrededor de 50€. Un frasco de hojuelas de oro comestibles puede costar aproximadamente de 30 a 40€.

Por otro lado, un paquete de pan de oro de 100 hojas costará alrededor de 10 a 20€. Eso sí, el precio es por imitación de oro, y hay que pagar un poco más por las láminas de 22k o 18k. Para darle un giro, también podemos encontrar algunos paquetes de pan de oro y plata.

El precio puede variar ligeramente según el tamaño de las hojas y el lugar donde compre. Podemos encontrar algunas alternativas baratas, pero hay que tener cuidado porque pueden contener impurezas.

¡Sé el primero en comentar!