Todas las calorías de un kebab: ¿es saludable?

Una de las comidas callejeras más populares en Europa, el doner kebab tradicional se prepara marinando cubos de carne durante la noche antes de asarlos lentamente en un asador de brocheta vertical. Las calorías de un kebab varían según el tipo de carne utilizada, ¿pero es realmente saludable?

La mayoría de las comidas para llevar modernas optan por la versión picada más barata, la «pata de elefante», que generalmente incluye carne con recortes grasos, aceites procesados ​​y rellenos como harinas. Es por eso que este plato puede ser alto en calorías.

¿Qué es un kebab?

Aunque los Döner Kebab son famosos en toda Europa, sus orígenes se remontan a Turquía. Es un plato tradicional turco, y se consumen normalmente de forma común. Además, han influido en los giroscopios de Grecia y los shawarmas del Líbano.

Los kebabs se marinan con especias (a veces se usa yogur para ablandar la carne) y se cocinan lentamente en un asador vertical giratorio, durante un período de tiempo. El cordero, el pescado, la ternera y el pollo son carnes que se suelen utilizar para hacer kebabs; sin embargo, también hay disponibles versiones vegetarianas que usan champiñones o tofu.

Al horno o a la parrilla y servidos en brochetas, los kebabs son una comida abundante y rica en proteínas. También se pueden servir junto con bulgur, un popular cereal integral del Medio Oriente que es rico en minerales y bajo en grasas y calorías.

calorias de un kebab

Calorías del kebab

Las estadísticas nutricionales son impactantes. Un kebab medio contiene alrededor de 2000 calorías, el 80 % de la ingesta diaria recomendada, y casi el doble de la sal necesaria. Los kebabs contienen grasa para cocinar equivalente a una copa de vino, lo cual es una de las razones por las que un kebab aporta un 130 % de la cantidad diaria de grasas trans artificiales, incluso antes de que hayamos agregado las salsas.

Sin embargo, las calorías varían del tipo de kebab que hayamos elegido. Las versiones más famosas son: pollo, cordero o vegetariano.

Una porción de 100 gramos de kebab de pollo contiene 79 calorías y 14’57 gramos de proteína. Las calorías del kebab de pollo casero diferirán según la parte del pollo que se utilice.

Los kebabs de pollo son bajos en fibra, grasa y carbohidratos, con una porción de 100 gramos que tiene solo 0,99 gramos de grasa, 0,7 gramos de fibra y 1,99 gramos de carbohidratos. También contienen minerales como el hierro y el sodio, y oligoelementos como la vitamina C y la vitamina A.

En un kebab de cordero podemos encontrar hasta 223 calorías por porción de 100 gramos. Estos son más altos en grasa, aportando el 14 por ciento de la dosis diaria recomendada de grasa y el 36 por ciento de la dosis diaria recomendada de colesterol. En comparación con los kebabs de pollo, los de cordero ofrecen más proteína: una porción de 100 gramos tiene 33,7 gramos, o el 67 % de la dosis diaria, que es más del doble de la cantidad de proteína en un kebab de pollo.

Además, las brochetas de cordero son una buena fuente de zinc, un mineral requerido por el cuerpo para la coagulación de la sangre y la síntesis de proteínas. También tiene un alto contenido de vitamina B12, que contribuye con más del 114 por ciento de la dosis diaria recomendada de esta vitamina esencial para producir glóbulos rojos y garantizar el funcionamiento adecuado del sistema nervioso del cuerpo.

Los kebabs vegetarianos tienen la menor cantidad de calorías, con una porción de 100 gramos hecha con champiñones, cebollas, calabacines y pimientos que contienen solo 24 calorías. Los kebabs de verduras también son bajos en contenido de proteínas y grasas. Sin embargo, son buenas fuentes de minerales como el potasio.

kebab saludable

¿Cómo hacerlo más saludable?

Los kebabs pueden tener un alto contenido de grasa. Para una opción más saludable, optaremos por un shish kebab, que es una brocheta con cortes enteros de carne o pescado y generalmente se hace a la parrilla.

Muchos piensan que son una opción de comida rápida más saludable porque no están fritos e incluyen pan y ensalada. Sin embargo, la carne contiene grasa y la cantidad variará según la carne utilizada. Los de mejor calidad usan filete de cordero, que tiene alrededor de 10-15% de grasa. Los kebabs elaborados con carne de cordero picada suelen tener un contenido de grasa más alto, más cercano al 20-25% de grasa. Los de pollo usan muslos y pechuga con piel. La mejor manera de averiguar qué hay en el kebab que vamos a pedir, es preguntar qué carne usan.

Cuando elijamos kebabs, pediremos ensalada, elegiremos los aderezos con cuidado, ya que pueden aumentar la cantidad de grasa y kilojulios, y pediremos carne pollo en vez de carne picada.

Se recomienda seguir algunas recomendaciones para un aumento de calorías. En este caso, no importa lo perjudicados que estemos por el alcohol después de una noche de fiesta. Es conveniente elegir versiones saludables para recuperarnos:

  • Vacío: podemos cambiar un kebab por shish de pollo. Esta es una opción con más proteína, menos grasa y menos extras poco fiables.
  • Más ensalada: las verduras fibrosas nos ayudarán a llenarnos y nos proporcionarán nutrientes adicionales. Con un poco de suerte, estaremos demasiado llenos para comer el pan de pita restante.
  • Evitar la salsa de ajo: la versión tradicional a base de yogur es cada vez más rara en estos días; la mayoría de las veces se reemplaza con mayonesa barata que tiene muchas calorías y grasas malas.
  • Opciones más saludables: shish kebab con pan de pita y ensalada, y sin queso ni mayonesa.
  • Tamaño pequeño: se aconseja elegir un tamaño acorde al hambre y a la cantidad de comida que necesitamos. Si el kebab es la última comida del día y no hemos sigo muy activos, se recomienda un tamaño pequeño. Disfrutaremos del sabor, pero sin excedernos en las calorías.
¡Sé el primero en comentar!