¡Cuidado! Las bebidas azucaradas provocan cáncer

Las bebidas azucaradas se han acomodado en nuestra rutina al igual que otros alimentos que no son buenos, pero se siguen consumiendo y vendiendo. No solo alimentos, también hay utensilios que usamos a diario y a los médicos se les seca la boca de tanto evitar que los usemos, y un buen ejemplo son los bastoncillos de los oídos.

Sin salirnos de la línea vamos a dibujar los riesgos que producen las bebidas azucaradas en el organismo de quienes las consumen. Con esto no queremos movilizarnos en su contra, ni erradicar su distribución, simplemente queremos informar de lo negativas que pueden llegar a ser, pero por tomarnos una o dos al mes no pasa absolutamente nada.

Tipos de bebidas azucaradas y alternativas

Cuando hablamos de bebidas con azúcar pocas veces pensamos en los refrescos, creemos que con azúcar solo son los batidos infantiles, por ejemplo, pero no. El listado es bastante largo y queremos destacar los más comunes para salir de dudas rápidamente:

  • Cocacola.
  • Fanta.
  • Pepsi.
  • 7Up.
  • Sprite.
  • ColaCao.
  • Batidos Puleva (y otras marcas).
  • Yogures para beber.
  • Bebidas sustitutivas.
  • Sunny y derivados.
  • Aguas con sabores.
  • Bebidas energéticas.
  • Aquarius, Gatorade, Powerade, Isostar y otras bebidas isotónicas.
  • Nestea y Lipton, entre otros.

Si el azúcar aparece entre los 3 primeros ingredientes, mejor no elegir ese producto. Asimismo, algunas veces pone «Sin azúcar», pero en realidad han añadido algunos de los edulcorantes que también debemos evitar como son: sucrolasa, aspartamo, acesulfamo, sacarina, sirope de agave, sirope de maíz y ciclamato.

Las principales alternativas a todo eso sería tomar leche vegetal sin azúcar y usar cacao 100%, crear nosotros un smoothies con yogur natural sin azúcar y añadirle las frutas que queramos, en lugar de bebidas isotónicas azucaradas elegir agua de coco o crearnos un zumo de frutas natural y añadirle semillas, el agua con sabor lo podemos hacer mezclando agua mineral con rodajas de limón o naranja o la fruta que queramos, limonadas con la cantidad justa de azúcar o usar un edulcorante natural como es la Stevia (que sea 100% natural), hacer tés con frutas, etc.

Comida rápida acompañada de bebidas azucaradas

Efectos adversos de las bebidas azucaradas

Queda claro que saludables no son, pero aun así se siguen vendiendo y consumiendo casi más que otras bebidas «más» saludables o que el agua. ¿Quién no conoce a alguien que toma más zumos o CocaCola que agua fresca en un día? Este tipo de costumbres alimenticias son las que desembocan en problemas graves de salud y son los que vamos a repasar a continuación:

Cáncer de intestino

Algunos estudios científicos asocian el consumo excesivo de azúcar y, en especial el consumo de bebidas azucaradas, con la aparición de cáncer en los intestinos. Esta grave enfermedad suele desarrollarse más cuando la persona que lo sufre tiene una dieta poco saludable muy alta en grasas y alimentos ultraprocesados y escasa en frutas, verduras, legumbres, semillas, fibra soluble y demás.

Un estudio publicado en The British Medical Journal comentó que quienes toman bebidas azucaradas en su día a día aumentan el riesgo de padecer algún tipo de cáncer en un 18%. También comentó que reducir la ingesta de azúcar era directamente proporcional a la disminución de apariciones de carcinomas.

Sobrepeso

El consumo de este tipo de bebidas está directamente relacionado con la aparición de sobrepeso y obesidad, tanto a edades tempranas como es la obesidad infantil, como el aumento de peso a edades adultas. Pudiendo llegar incluso a sufrir hígado graso.

El consumo de estos productos aumenta nuestro peso debido a las calorías vacías que se convierten en grasa. Al crearse picos altos de glucemia, se metabolizan rápidamente y se convierten en grasa. El exceso de calorías no es recomendable nunca, sobre todo en rutinas donde escasea la actividad física.

Asimismo, estas bebidas azucaradas no sacian lo suficiente, por lo que el cerebro sigue pidiendo más comida para saciarse, lo que supone un aumento de peso. Además, estas bebidas no hidratan, sino todo lo contrario causan tensión y ansiedad haciéndonos consumir más sorbos de esas bebidas. Al final es un círculo vicioso del que es complicado salir.

Diabetes

El principal problema de un exceso de azúcar en la dieta. Tenemos que pensar que el único azúcar que consumimos a lo largo del día no es el de ese batido o CocaCola, sino que también tomamos bollería industrial, chucherías, tomate frito prefabricado, pan de molde, leches, cereales azucarados, etc. Vamos sumando y a veces triplicamos la cantidad de azúcar que recomienda la OMS que son 25 gramos por día.

El verdadero problema es que el cuerpo desarrolle resistencia a la insulina, es decir, debido a la cantidad de azúcar que ingerimos a diario, el cuerpo ya no es capaz de fabricar insulina suficiente para metabolizar ese azúcar por lo que finalmente se desarrolla diabetes tipo 2.

Dos vasos con bebidas azucaradas

Problemas dentales

Esto se da sobre todo en niños y adolescentes que consumen muchos azúcares y bebidas gaseosas y azucaradas. Se triplica el riesgo de padecer infecciones bucales y caries, es decir, el azúcar de por sí no causa estragos en la boca, ha de ir acompañado de mala higiene. Las bebidas azucaradas provocan halitosis, y eso también va en relación a la escasa higiene bucal.

El problema del azúcar es que las bacterias que habitan de forma natural en nuestra boca se alimentan precisamente de los azúcares de los alimentos, y si se los ponemos en bandeja con bebidas y comidas azucaradas y poca higiene bucal, el festín está servicio y tendremos problemas de caries, encías y demás.

Enfermedad cardiovascular

El azúcar es terriblemente dañino de hecho, hay quienes se refieren a ella como «droga» y es cierto en algunos aspectos por su adicción, el síndrome de abstinencia y lo difícil que es librarse de ella.

Con respecto al corazón, las bebidas azucaradas no son una buena elección puesto que provocan alteración en el metabolismo de las grasas y ésta se concentra en la zona abdominal. Los problemas cardiovasculares son una consecuencia directa de dicha acumulación de grasas.

No solo esto, sino que quienes tienen un consumo habitual de azúcar y, en especial de bebidas azucaradas, tienen más probabilidades de sufrir arterosclerosis, es decir que las paredes de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo se van volviendo cada vez más rígidos aumentando las probabilidades de infartos y de ictus.

Daño en los riñones

El consumo excesivo de azúcar, incluyendo claro está las bebidas azucaradas como batidos, zumos, refrescos, bebidas energéticas, yogures líquidos, y demás, aumentan el riesgo de sufrir alguna enfermedad renal crónica.

Además, muchas de estas bebidas con gases y tal suelen tener altos niveles de fosfatos y muchos estudios han demostrado que causan daño renal y formación de cálculos. Si hemos tenido problemas renales en el pasado, lo mejor será que nos alejemos de la CocaCola y derivados, ya no solo por los azúcares añadidos, sino por los fosfatos, pero lo mejor es consultar todo con un especialista.