¿Sabes lo que es el árnica y para qué se usa?

Es probable que estemos aquí porque nos han mencionado el árnica. A lo largo de este texto vamos a conocer a fondo todo sobre esta curiosa planta medicinal. Desde cómo se consume, qué beneficios tiene para el organismo y las contraindicaciones que esconde su uso en niños, adultos, enfermos, embarazadas, etc.

El árnica es una planta medicinal con propiedades antinflamatorias, pero hay mucha información más allá de eso. No debemos quedarnos en la superficie, sino que debemos sumergirnos y conocer todo lo que se sabe actualmente sobre esta planta, tanto lo bueno como lo malo.

A lo largo de este texto bucearemos por el árnica, que suena a archipiélago tropical tipo paraíso, pero en realidad es una planta salvaje que lleva siglos entre nosotros y nuestros antepasados la usaban para calmar dolores. A pesar de llevar tantos años con nosotros faltan pruebas científicas que demuestren esos supuestos beneficios que se le otorgan a esta curiosa planta.

¿Qué es?

Sabemos que en la naturaleza podemos obtener todo lo que necesitamos, desde alimentos, hasta remedios caseros y naturales pata aliviar algún tipo de dolencia. Pues bien, aquí es donde entra el árnica, una planta con flores amarillas que crece salvaje en zonas de Europa Central y que lleva siglos siendo utilizada como antinflamatorio natural.

Se usa en medicina natural por sus propiedades medicinales, aunque hay poca evidencia científica al respecto. Por lo que, si nos realizamos un corte, una herida, tenemos un dolor en la pierna o algo similar, en lugar de elegir remedios caseros u homeopáticos, lo más recomendable es acudir a un médico y que nos ayuden con nuestro problema.

En medicina tradicional se lleva usando desde hace siglos porque tienes «poderes» antiinflamatorios, analgésicos, aceleran la curación de herida, cicatrizantes, antisépticos, antibacterianos, antimicrobianos, antifúngicos, antihistamínicos y sedantes. También hay quienes aseguran que pude ayudar con problemas de corazón, para evitar espasmos y otros. Como decimos, no hay nada probado por la ciencia.

Usos

Se usa principalmente como antinflamatorio natural. Aunque hay poca evidencia científica al respecto, suele ser eficaz en el tratamiento de dolores ocasiones como una contusión. También se usa como antimicrobiano y analgésico para heridas, dolores reumáticos e incluso para mejorar la cicatrización de heridas.

Si bien es cierto, actualmente las dosis están controladas y el formato en el que se usa ha cambiado mucho. Ahora hay tés, pastillas, pomadas, aceites corporales, etc. y antiguamente era un mejunje de hierbas con agua y demás. Hay que tener mucho cuidado con las dosis y cómo se toma, ya que el té de árnica provoca efectos adversos si lo preparamos con la flor entera, en lugar de comprar una infusión ya preparada y dosificada.

El árnica también se le conoce como tabaco de montaña y solo se recomienda como uso externo, aunque como ya hemos dicho, a día de hoy hay hasta pastillas, capsulas y otros formatos.

Pastillas de árnica

Beneficios

No existe evidencia suficiente para acompañar estos beneficios, pero nos basamos en las pocas que hay y en la experiencia de quienes han usado esta planta medicinal. Como decimos, la ingesta de árnica no se recomienda, y en el apartado de contraindicaciones lo explicaremos, solo se recomienda de forma esporádica su uso cutáneo, siempre que la piel esté sana, si hay heridas infectadas y/o con sangre no se recomienda su uso.

Daños en la piel

La acción antiinflamatoria de esta planta, junto con las propiedades cicatrizantes ayudan en caso de heridas, incluso para tratar el acné. No solo el árnica, sino otras plantas, por eso muchas personas con problema de acné y puritos, usan lociones cutáneas de árnica para desinflamar, desinfectar y curar el acné de su rostro. Aun así, si vemos que los granos se están yendo de control y nuestra piel está sufriendo, así como nuestra autoestima, lo mejor es acudir a un dermatólogo especializado.

Golpes y contracturas

Cuando nos damos un golpe, a veces duele y otras veces no. En el caso en el que duela, podemos masajear levemente la zona con aceite de árnica o con crema para calmar el dolor. De igual forma que si sufrimos una contractura, solo que, en este caso, lo mejor es no manipular la zona si no somos expertos.

Cuando se trata de un daño en músculo, hueso, tendones, articulaciones, y demás, lo mejor es que acudamos a un experto que pueda ayudarnos con nuestro caso, en lugar de recurrir a la homeopatía o medicina natural.

Osteoartritis y reuma

De la poca evidencia científica que hay, sí que parece ser algo eficaz frente a los dolores de la osteoartritis y la artritis reumatoide. Pero no cantemos victoria, solo se debe usar vía cutánea y aplicar gran cantidad en la zona dolorida, aun así, hay poca evidencia científica al respecto.

Lo mejor como decimos es acudir a un especialista, pero sí que podemos probar con el árnica por si notáramos algún tipo de mejoría. Cuidado con el efecto placebo y cómo nuestra mente nos engaña.

Contraindicaciones

Por falta de evidencia científica, es decir, por escasez de beneficios probados, las contraindicaciones aún se desconocen en su totalidad, así que solo haremos un listado de precauciones. Por ejemplo, no consumir están embarazadas, en periodo de lactancia, ni tomando otra medicación. Mucho menos si padecemos problemas de corazón, hígado o riñones.

No administrar a niños pequeños, ni en adultos de ninguna edad, ya que el árnica solo se recomienda de uso externo. Al ingerirlo puede dar dolor de cabeza, vómitos, mareos, diarreas, etc. Mucho menos untar la crema o el aceite en una zona dañada, infectada o en la barriga de una embarazada, o en el cuerpo de un bebé.

Bajo ningún concepto debemos ingerir árnica, ni en tés, ni en capsulas ni en pastillas, ni en ningún tipo de preparado, ya que la intoxicación puede ser peligrosa. Llegando incluso a provocar alucinaciones, vómitos, fallos cardíacos, alteraciones nerviosas, diarrea aguda, disnea, etc.

Si somos alérgicos a las plantas, mejor no probar el árnica, ni tampoco antes ni después de una intervención quirúrgica. Como tampoco debe ser aplicado en heridas abiertas, y si estamos tomando medicamentos anticoagulantes, pueden presentarse efectos adversos.

¡Sé el primero en comentar!