¿Sabes por qué el yodo es tan importante?

¿Sabes por qué el yodo es tan importante?

Sofía Pacheco

El yodo es un mineral esencial y tiene una serie de funciones que cumplir para que todo el engranaje funcione a las mil maravillas. Por ejemplo, el yodo sirve para producir las hormonas del tiroides. Es un mineral que no lo fabrica el cuerpo, sino que necesita obtenerlo de los alimentos, e incluso del agua que bebemos a diario, es una de las razones por las que se insiste tanto en beber 2 litros de agua al día.

Debemos tener una dieta equilibra y variada, es la única forma de nutrir a nuestro organismo como es debido y de paso ahorrarnos males mayores como deficiencias que eso conlleva una serie de consecuencias muy negativas y que nadie quiere sufrir.

Por eso es importante saber qué alimentos son ricos en yodo y otros minerales y vitaminas esenciales para poder crear nuestra dieta diaria en base a esta información. Pero tampoco hay que obsesionarse. Si tenemos un estilo de vida saludable y una dieta variada, reducimos el consumo de azúcar y sal y nos alejamos lo máximo posible de los ultraprocesados, se podría decir que nos alimentamos bien.

¿Qué hace que el yodo sea importante?

Empezando por el principio, el yodo es importante porque se encarga de que las células conviertan los alimentos en energía. Más allá de eso, necesitamos este mineral para el normal funcionamiento de la tiroides y para que esta produzca las famosas hormonas tiroideas.

Se recomienda consumir cada día entre 100 y 150 microgramos de yodo. No es necesario lanzarse a por los suplementos, salvo que un especialista nos los recete. Lo mejor es tener una dieta variada y equilibrada donde agreguemos alimentos ricos en yodo.

Si sufrimos un déficit se yodo lo sabremos rápidamente porque provoca consecuencias como el bocio, que es un crecimiento anormal de la glándula tiroidea, en caso de estar embarazadas puede suponer que el feto tenga deterioro de la función mental, problemas psicomotores, malformaciones, sordomudez, enanismo, retraso del crecimiento, etc.

sal yodada

Alimentos ricos en yodo

Saber qué alimentos son ricos en yodo nos ayudará a crear nuestra dieta diaria y a su vez mejoraremos la salud de nuestras glándulas tiroideas, así como evitar ciertos problemas en el feto si estamos embarazadas. Vamos a mostrar alimentos más allá de la sal yodada y la sal del Himalaya.

Bacalao

Un tipo de pescado que se puede preparar de varias formas diferentes y que es rico en nutrientes esenciales como potasio, calcio, magnesio y yodo, así como en ácidos grasos omega 3 y en vitamina E.

Además, es muy usado en dietas para deportistas o de adelgazamiento por ser un tipo de pescado bajo en grasas y sin apenas calorías, y si lo mezclamos con otros ingredientes saludables como una ensalada los beneficios se multiplican.

Si consumimos unos 85 o 90 gramos de bacalao varias veces por semana debemos saber que cada vez que lo consumamos estaremos aportándole al organismo casi un 66% de la cantidad diaria recomendada.

Arándanos, manzanas y fresas

Los arándanos son uno de los frutos rojos favoritos por excelencia y no es para menos, su pequeño tamaño y su intenso sabor, además de la multitud de vitaminas y minerales, los convierten en uno de los postres más comunes, el problema es su precio que una cajita o bote de unos 150 gramos roza los 5 euros.

Los arándanos son de los frutos que más se recomiendan consumir, y no solo por la cantidad de antioxidantes, sino porque unos 100 gramos arándanos nos aporta hasta 400 mcg de yodo. Es más, se recomienda consumirlo de forma frecuente para que sus efectos perduren en nuestro organismo.

Lo mejor es comerlos en su estado natural, pero si los echamos a un zumo o los convertimos en salsa o mermelada, también obtendremos casi el 100% de sus nutrientes.

Con respecto a las manzanas, aportan 11 mcg de yodo por cada 100 gramos de producto. Lo bueno es que están disponibles todo el año, por lo que son una fuente barata y accesible. Las fresas aportan hasta el 10% de la cantidad de yodo recomendada por cada taza de fresas.

Caballa, salmón y atún

Otro pescado muy recomendable, sobre todo si lo consumimos fresco, aunque también se puede comprar enlatado. En este caso recomendamos elegir la opción de «al natural» o con AOVE, es decir, con aceite de oliva virgen extra.

La caballa es un pescado graso rico en vitaminas A, grupo B, D y E, así como ácidos grasos omega 3. Un pescado muy sabroso y fácil de preparar, aparte de ser una opción económica.

El hecho de haber metido a la caballa en esta lista es porque consumir unos 150 gramos de caballa nos aporta 255 mcg de yodo, lo que aumenta las bondades que ya de por sí tienen los pescados azules.

En lo que respecta al atún, cada 100 gramos de este pescado, conseguimos 50 mcg de yodo, algo similar a otros pescados azules como la merluza y la sardina. Por su parte, el salmón es rico en yodo, ya que con 150 gramos de este pescado se obtienen poco más de 100 mcg de yodo.

Pollo y ternera

Son las dos carnes que más se consumen en España y en todo el mundo. Estos dos tipos de carnes tienen concentraciones de yodo aceptables, por ejemplo, la ternera nos aporta 6 mcg por cada 100 gramos, aparte de proteínas de calidad y minerales esenciales como hierro, potasio, magnesio, zinc y calcio. Sin olvidados de las gracias y el colesterol, que son la parte negativa.

El pollo, en cambio, nos aporta 7 mcg por cada 100 gramos de este producto. No está nada mal, ya que la fuente más rica de yodo son los pescados y mariscos. Aun así, el pollo también nos aporta proteínas de calidad, vitaminas y minerales esenciales, además de ver un producto versátil en la cocina.

Jusías verdes cortadas

Alubias blancas, espinacas y judías verdes

Las alubias blancas son un ingrediente perfecto porque nos dan energía, nos ayudan a controlar el peso, tiene mucha fibra, vitaminas del grupo B, C, proteínas, casi nada de grasas ni colesterol y minerales esenciales entre los que se encuentra el yodo. Media taza de estas alubias nos proporciona 32 mcg de yodo al instante.

Las judías verdes hemos querido meterlas en la lista por que son muy saludables y combina genial con verduras, purés, carnes y demás, pero realmente solo aportan el 2% del valor diario recomendado por cada media taza de judías. A diferencia de las espinacas que tiene 12 mcg por cada 200 gramos de producto.

Frutos secos con yodo

Entre ellos destacamos los cacahuetes que nos aportan 13 mcg de yodo por cada 100 gramos, lo que pasa es que no se recomienda consumir 100 gramos de frutos secos al día, sino entre 40 y 70 gramos diarios debido a la alta cantidad de fibra que tienen.

Los anacardos están igual de bien compensados que los cacahuetes, y es que aportan 10 mcg por cada 100 gramos de anacardos, aunque volvemos a lo mismo y no podemos, o no deberíamos, consumir tantos frutos secos en un día.

Los frutos secos están bien para compensar los valores diarios a modo de tentempié, pero nunca como alimento principal, ya que las consecuencias van a ser algo desagradables entre las que se encuentran las diarreas.

Mejillones, ostras y gambas

Por su parte, las ostras aportan unos 58 mcg por cada 100 gramos de su carne, lo que sucede es que no podemos comer tanto, así que podemos optar por ellas de forma casual sabiendo ya que son una fuente de yodo natural.

En cuanto a los mejillones, 100 gramos de este molusco nos aportan 130 mcg de yodo. Una de las cantidades más grandes de este listado. El lado negativo es que no se recomienda comer tantos mejillones en un día, por lo que sabemos que ahora los podremos usar a modo de complemento.

Las gambas son una fuente importante también y es que nos aportan unos 35 mcg por cada 100 gramos, aunque no deberíamos comer tantas en un solo día. Pero sí podemos comer unos pocos de cada y así conseguimos bastante yodo para el organismo.

Patatas, lácteos y huevos

Aquí hay truco, y es que para no perder los beneficios que nos aportan las papas ni la cantidad de yodo hay que consumirla con piel y cocinarlas al horno. De esta forma lograremos los casi 60 mcg de yodo que tiene cada patata.

En cuanto a los lácteos, tenemos los quesos y sin ir más lejos, el queso cheddar aporta unos 15 mcg de yodo y por eso está en este listado de alimentos ricos en yodo.

Por último, los huevos. Este alimento lleva años dividiendo a la población entre los que dicen que es saludable y los que no, nosotros sí los recomendamos y varias veces por semana. Volviendo al tema que nos atañe, un huevo tiene 9,8 µg de yodo y es muy poca cantidad, pero al ser un alimento tan completo no podía faltar en la lista.

¡Sé el primero en comentar!