¿Qué comer para mejorar el mal aliento?

¿Qué comer para mejorar el mal aliento?

Carol Álvarez

Eres lo que comes, y el dicho popular también se aplica al aliento. Aunque una buena higiene bucal (cepillarse dos veces al día con pasta de dientes con flúor y usar hilo dental con regularidad) es fundamental para un aliento fresco, algunos alimentos también pueden tener un efecto desodorizante.

Todos sabemos que las cebollas o el ajo son un no si estamos buscando eliminar la halitosis, pero lo que causa el mal aliento es más profundo que los alimentos apestosos. Las bacterias de la boca, en lugar de los olores de los alimentos en sí, producen compuestos de azufre responsables del mal aliento, ya que descomponen las partículas sobrantes de alimentos y las células muertas.

Con estos sencillos cambios en la alimentación podremos ayudar a eliminar esas bacterias y estar completamente preparados para deslumbrar a cualquier persona que se dé cuenta.

Alimentos que mejoran la halitosis

A continuación, analizamos los alimentos que ayudan con el mal aliento, para que finalmente puedas eliminar esos malos olores bucales, sin necesidad de enjuague bucal.

Manzanas y otras frutas crudas

Una manzana al día puede evitar el mal aliento. Como las manzanas son crujientes, ayudan a desalojar las bacterias y otros alimentos que se atascan entre los dientes o en las superficies de masticación. También contienen antioxidantes llamados polifenoles que pueden inhibir el crecimiento de ciertas bacterias y reducir la producción de compuestos que causan mal aliento.

Las frutas y verduras frescas y crujientes, incluidas las manzanas, las peras, las zanahorias y el apio, ayudan a producir saliva, que limpia las bacterias que producen olores en la boca. Además, son ricas en fibra, por lo que actúan como cepillos de dientes naturales mientras comes. Si optamos por las manzanas, obtendremos una dosis triple de prevención del mal aliento, ya que un estudio descubrió que las manzanas ayudan a neutralizar los olores del mal aliento causados ​​por el ajo crudo.

Vegetales de hoja

Para mantener a raya el aliento apestoso, es posible que quieras hacer una ensalada con mezclar de diferentes vegetales. Las verduras de hoja verde como la lechuga, la espinaca y la col rizada contienen clorofila, un desodorante natural que neutraliza los malos olores.

Las verduras de hoja verde también ayudan a equilibrar los niveles de pH, manteniendo la boca menos ácida. Un ambiente más ácido provocará sequedad en la boca y mal aliento.

Además, la col, la espinaca, la col rizada, el bok choy, la okra y la acelga se encuentran entre las 20 verduras más ricas en calcio, lo que ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes.

Perejil, albahaca y menta

Hay una razón científica por la que el perejil, la albahaca y la menta dejan la boca con una sensación de frescura: tienen enzimas que se unen a compuestos que contienen azufre y ayudan a neutralizar el olor. Además, al igual que las manzanas, estas hierbas poseen polifenoles que, como sabemos, dificultan el crecimiento de bacterias malas.

También son ricos ​​en clorofila. Si anhelamos la ralladura de ajo pero no queremos que la boca pague el precio, el perejil y la albahaca son una sabrosa combinación de sabores sustitutos, y una buena manera de cortar la halitosis de raíz.

Técnicamente, la clorofila no es un alimento, pero podemos encontrar este pigmento en las verduras de hoja verde o en forma de suplemento en su tienda local de alimentos saludables. La clorofila no elimina estrictamente el mal aliento, pero ayuda a enmascararlo.

Jengibre

Aunque el jengibre es mejor conocido como un remedio natural para el malestar estomacal, también puede combatir el mal aliento. El compuesto Gingerol-6 estimula las enzimas en nuestra saliva que descomponen los compuestos malolientes que contienen azufre.

Se recomienda intentar combinar jengibre prensado, jugo de limón y agua tibia para un enjuague bucal fácil en casa.

yogur para mejorar el mal aliento

Yogur probiótico

Probablemente hayas escuchado que los probióticos (bacterias beneficiosas) tienen una serie de beneficios para la salud (incluido un intestino feliz). Ahora también puedes añadirle la mejora del aliento.

Además de ser una fuente estelar de calcio que mejora el esmalte, el yogur probiótico contiene bacterias que ayudan a combatir otras bacterias en la boca que causan el mal aliento. Solo asegúrate de elegir un yogur bajo en azúcar, ya que a las bacterias les gusta darse un festín con el azúcar.

Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo se han utilizado en la India durante generaciones como una forma de combatir el mal aliento. De hecho, masticar estas semillas con sabor a regaliz puede aumentar la producción de saliva y ayudar a enjuagar las bacterias que inducen el mal aliento de la boca.

Puedes aprovechar los beneficios de las semillas de hinojo para el mal aliento triturando las semillas y remojándolas para hacer té o espolvoreándolas en masa de pan casero o encima de ensaladas.

Otras formas de prevenir el mal aliento

A pesar de que existen alimentos que favorecen a tener mejor aliento, es importante tener en cuenta otros hábitos diarios. Por ejemplo, masticar chicle ayuda a aflojar y eliminar tanto los alimentos como las células muertas de los dientes, que son lo que las bacterias necesitan para crear mal aliento. Sin embargo, tomar chicles endulzados con azúcar puede promover la aparición de caries dentales, así que debemos probar alternativas como endulzados con xilitol y sorbitol. Como beneficio adicional, estos alcoholes de azúcar pueden ayudar a reducir los niveles de placa y mantener los dientes sanos.

Beber agua también es un factor fundamental. Es un requisito fácil pero crucial. Al mantenernos bien hidratados, enjuagaremos naturalmente las partículas de alimentos y las células muertas, y haremos que la boca sea un caldo de cultivo menos hospitalario para las bacterias que causan el aliento.

Y, como decíamos antes, la comida es realmente solo una solución temporal a cualquier problema de mal aliento. Lo más importante es practicar una buena higiene bucal. Cepíllate los dientes durante al menos dos minutos dos veces al día y usa hilo dental todos los días. Si el mal aliento es un problema, asegúrate de cepillar también la lengua; ahí es donde les gusta vivir a las bacterias que causan el mal olor, especialmente por la noche, cuando la boca está seca.

Si la halitosis no desaparece, se recomienda acudir a un especialista para que valore nuestro caso.

¡Sé el primero en comentar!