Arroz rojo, ¿todo el mundo puede comerlo?

Arroz rojo, ¿todo el mundo puede comerlo?

Sofía Pacheco

El arroz rojo existe, sí. Hoy vamos a conocer todo sobre este cereal tan peculiar, desde sus valores nutricionales, hasta las contraindicaciones. Un arroz muy nutritivo, pero no apto para todos, y mucho menos para embarazadas. A lo largo de este texto conoceremos todos los detalles del arroz rojo, e incluso aprenderemos a cocinarlo.

Se trata de un tipo de arroz integral caracterizado por ese tinte rojizo. Un cereal muy nutritivo y que se cocina con cierta facilidad. A lo largo de este texto vamos a conocer muchos aspectos sobre este tipo de arroz, del que seguro que muchos de nosotros no sabíamos nada.

Es un cereal nutritivo, pero no es tan sano como el arroz blanco, y por sano nos referimos a las contraindicaciones, ya que podría provocar miopía si se combina con ciertos medicamentos como los Inhibidores del citocromo. Tampoco las embarazadas, ni en periodo de lactancia, ni los niños, ni quienes tomen medicamentos para bajar el colesterol.

Valores nutricionales

Los valores nutricionales los vamos a calcular por cada 100 gramos, que es la medida estándar para medir y calcular en Europa. Por cada 100 gramos de arroz rojo cocido, tenemos unas 360 kilocalorías, 78 gramos de hidratos, 7,5 gramos de proteínas, 2,4 gramos de grasas y 2,9 gramos de fibra.

Aparte de estos valores nutricionales, hay otros de gran importancia como son las vitaminas y los minerales. Por cada 100 gramos de este cereal rojo, obtenemos 12 mg de sodio, 11 mg de calcio, casi 1 mg de hierro, 255 mg, fósforo y 325 mg de potasio. Con respecto a las vitaminas tenemos grupo B principalmente con B1, B2 y B3.

Dosis y como se consume

Según los expertos no deberíamos pasarnos de los 80 gramos de arroz rojo al día y eso se debe a su alta concentración de monacolina K, que es una sustancia que ayuda a reducir los niveles de colesterol totales en sangre. Recordemos que el colesterol es bueno, hasta ciertos niveles, y que lo malo es cuando tenemos colesterol muy alto y taponamiento en arterias. Pero unos niveles bajos o normales de colesterol son buenos para el organismo.

Para cocinar este arroz rojo, tenemos que echarlo en agua en ebullición durante unos 30 minutos o hacerlo al vapor. El modus operandi es el mismo que el arroz blanco o integral normal de toda la vida.

Este tipo de arroz viene perfecto para ensaladas, potajes, salteados de verduras, con pescados en salsa, etc. Tiene un toque a nueces cuando lo masticamos que lo hace perfecto para recetas exóticas, y por eso en Asia se usa tanto este arroz. Tengamos en cuenta que su color afectará al plato, ya que se desteñirá en la cocción y cambiará el color del resto de alimentos.

Para que este arroz nos salga perfecto, un truco es tostarlo un poco antes de proceder a su cocción dentrode la misma olla donde lo cocinaremos. Solo se necesita un poco de aceite de oliva virgen extra, ajo laminado, añadimos un vaso de vino blanco y, cuando se evapore, echamos el doble de agua que de arroz. Procedemos a la cocción y en cuestión de 30 minutos lo tenemos listo

Arroz rojo hervido

Beneficios

Dentro de los beneficios del arroz rojo, hay varios que queremos descarar para que veamos la importancia de abrirnos a otros alimentos. Siempre hacemos hincapié en que tenemos que llevar una dieta variada, equilibrada y con alimentos saludables. Pues bien, dentro de todas esas directrices, entra el arroz rojo.

Ya hemos visto lo nutritivo que es y lo versátil que es, y es que nos puede servir como acompañamiento ideal para ensaladas (del mismo modo que usamos la quinoa o los garbanzos germinados) o guisos, con el fin de complementar la cantidad de fibra, minerales o vitaminas que necesita nuestro organismo en el día a día.

Entre los beneficios de este cereal encontramos su eficacia frente al colesterol malo, pero cuidado, ya que un exceso de este arroz, hará que también disminuya el colesterol general. Esto se debe a que este cereal cuenta con el mismo compuesto químico que la medicación para reducir el colesterol y hablamos de la lovastatina.

Otro de los beneficios es la regulación del tránsito intestinal, ya que, en cada ración, tendremos unos 2 gramos de fibra de calidad que, unido al resto de fibra que consumimos en el día, favorecerán el tránsito intestinal.

Esta fibra nos lleva directos al siguiente beneficio, y es regular los niveles de azúcar en sangre y también limpiar el organismo. Además, aporta saciedad, esto nos hará no picotear entre horas y tener una mejor salud física.

Gracias a la vitamina B6, conseguimos reducir los niveles de estrés, ansiedad, depresión e insomnio. Según los expertos, con una ración de arroz rojo, conseguimos casi el 20’% de la cantidad diaria de B6 que nuestro organismo necesita.

El poder antioxidante de este peculiar arroz es bueno, para combatir los efectos de los radicales libres. Esos que hacen que nuestras células se dañen para siempre provocando el envejecimiento e incluso mutaciones y finalmente cáncer en algunos casos. Es por esto que, el consumo regular de antioxidantes ayuda a prevenir el envejecimiento de la piel y otros daños celulares más graves.

Contraindicaciones

Ya sabemos qué es, cómo se cocina, qué aporta y algunos de sus beneficios, pues bien, ahora solo falta la letra pequeña de este alimento tan peculiar. Y es que es muy similar al arroz blanco normal de toda la vida, pero con un tinte rojizo que lo hace muy especial, tanto en sabor como a nivel nutricional.

Este arroz se consume con regularidad en algunos países asiáticos, pero tras varias investigaciones se sabe que, si estamos embarazadas, no deberíamos consumir ni este arroz rojo ni su harina. Tampoco se indica para bebés, niños ni tampoco si estamos amamantando.

Aparte, el consumo de este arroz, puede provocar ciertos efectos adversos como distención abdominal, ardores, dolores de cabeza, gases e incluso mareos.

los expertos indican que este cereal puede crear algún tipo de interacción negativa con el alcohol, el pomelo, con hierbas y suplementos, así como con medicamentos como Gemfibrozil, medicamentos hepatóxicos, Ciclosporina, Inhibidores del citocromo, entre otros.

¡Sé el primero en comentar!