¿Por qué el café provoca ganas de ir al baño?

Tomar un café a primera hora de la mañana tiene un efecto secundario que todos conocemos. Muchos de nosotros hemos evitado tomarlo antes de una reunión o examen, porque sabemos que lo siguiente es ir directos al servicio. En la actualidad, la pandemia ha promovido que trabajemos desde casa, por lo que no hay demasiado peligro en ausentarnos unos minutos cuando la naturaleza nos llama.

Pero, ¿es realmente el café la sustancia que provoca que vayamos corriendo al váter?

Efectos del café en el tránsito intestinal

Lo cierto es que no son imaginaciones tuyas, esta bebida hace lo propio para que puedas hacer caca con facilidad. Son varios los estudios que han estudiado los efectos del café en las contracciones del colon. Y sí, esta bebida aumenta la función del colon de forma similar a una comida abundante.

Hubo un estudio en 1998, que monitoreó a 12 personas mientras bebían café negro, descafeinado o agua, o consumían una comida abundante. Las tres bebidas desencadenaron contracciones del colon, aunque el café con cafeína tuvo el efecto más fuerte.
Parece que esta bebida general que el cuerpo libere varias hormonas que estimulan la vesícula biliar y las ondas de motilidad en la última parte del colon. Eso lleva a que las heces sean impulsadas hacia el recto, lo que te indica que estás listo para defecar.

Las investigaciones indican que esto puede suceder tan rápido como cuatro minutos después de beber café. Así que no te separes demasiado del servicio.

Además, ten en cuenta que si eres intolerante a la lactosa, agregar productos lácteos a tu café podría ser el principal culpable de tu viaje repentino hacia el inodoro. También hay personas que son sensibles a los edulcorantes artificiales, que en algunas ocasiones provoca heces más blandas e inflamación abdominal.

dos tazas de cafe para hacer caca

¿Cómo evitar hacer caca al tomar café?

Realmente no se puede remediar este efecto en las personas que lo sufren. Dado que comer alimentos también estimula el colon, es poco probable que beber café con una comida haga una gran diferencia, si es que la hay. Lo mismo parece ser cierto para diluir el café, como con leche en un café con leche.

Pero hay una que sí podemos hacer. Si hacer caca después de tomar café realmente nos está molestando, podemos tratar de encontrar el límite reduciendo la ingesta hasta que encontremos una cantidad que no nos obligue a ir directamente al baño.

Sin embargo se recomienda considerar las cacas de café oportunas como algo bueno. Esto puede ayudarte a mantenernos regulares. Este es un gran aspecto positivo de beber café. Y, sinceramente, tener un horario regular para ir al baño suena como razón suficiente para tomar otra taza.

Además, podemos consumir un café bajo en ácido. Los tratados tienen algunas técnicas especiales de procesamiento antes o durante el tostado que reducen su contenido de ácido. Los cafés de baja acidez involuntaria tienen contenidos naturalmente bajos de acidez. Las altitudes más bajas generalmente significan menos acidez y también lo hacen los tuestes más oscuros hasta cierto punto. Algunos orígenes específicos como Brasil, Sumatra, Perú, Guatemala y México producen granos naturalmente con bajo contenido de ácido.

Es bueno tener en cuenta que los granos de Arábica, además de proporcionar mejores perfiles de sabor, también son generalmente menos ácidos.

¿El descafeinado produce el mismo efecto?

Mucha gente atribuye las ganas de defecar a la cafeína, alegando que el estimulante hace que los intestinos sean más activos. Sin embargo, otros señalan que más personas experimentan problemas de caca con el descafeinado que con los refrescos, lo que sugeriría que hay otra fuente. Entonces, ¿qué es exactamente lo que lo está causando?

Los ácidos clorogénicos y las N-alcanoil-5-hidroxitriptamidas son compuestos de interés. Los estudios han encontrado que pueden estimular la producción de ácido estomacal. El ácido estomacal ayuda a batir los alimentos y moverlos rápidamente a través del intestino.

Otros factores pueden explicar por qué la taza de café matutino puede hacernos defecar. Por ejemplo, el acto de beber puede hacer que el colon sea más activo. Esto se llama el reflejo gastrocólico. Es el mismo reflejo que activa el colon después de comer. Aunque el café no se considera una comida, puede tener un impacto similar en los intestinos.

Por otro lado, los movimientos intestinales inducidos por el café pueden ser simplemente una coincidencia. Esto se debe a que los intestinos están dos veces más activos cuando nos despertamos por primera vez, en comparación con mientras dormimos, por lo que están preparados y listos para funcionar.

El reloj interno del cuerpo, también conocido como ritmo circadiano, ayuda a regular muchos procesos, incluidos los movimientos intestinales. Dicho esto, todavía no está claro qué impacto tienen estos otros factores en la estimulación del colon.

¿Se puede hacer caca sin beber café?

Ahora que ya sabemos que esta sustancia aumenta nuestras ganas de ir al servicio, ¿deberías seguir aprovechando sus efectos para poner tu tránsito en movimiento? Sabemos que te da energía de buena mañana y que ayuda a tener una evacuación intestinal limpia. Pero no todos consiguen hacer caca.

Un estudio bastante antiguo, publicado en abril de 1990 en Gut, encontró que solo el 29 por ciento de las personas en su muestra dijeron que el café les dio ganas de hacer caca, y casi dos tercios se identificaron como mujeres. No hay nada malo en tu sistema gastrointestinal si lo bebes y no notas el efecto laxante.

Además, también depende de ti y de tus hábitos para ir al servicio. Si tienes varias evacuaciones intestinales al día, eso implica que puedes ser más vulnerable a estas contracciones y tu cuerpo está preparado para que el café haga lo suyo. Si vas solo unas pocas veces a la semana, es posible que el café no te conmueva tan fácilmente. Puede que tampoco vayas todos los días, y eso está bien.

Si quieres aumentar las posibilidades de que tu taza mañanera te ayude a hacer caca, te recomendamos algunas cosas que puedes probar:

  • No bebas café negro. Agregar crema (o leche entera) aumentará la cantidad de grasa, lo que hace que las contracciones del colon muevan las cosas.
  • Desayuna con esta bebida. Comer estira el estómago para estimular tu reflejo gastrocólico, lo que puede inducirte a defecar.
  • Tómate tu tiempo. Conoce mejor tu cuerpo. Por lo tanto, si una la experiencia pasada te dice que necesitas ir al baño después, asegúrate de tener suficiente tiempo y date la oportunidad para hacer una evacuación intestinal con éxito cuando surja la necesidad.
  • Considéralo un hábito. Puedes ayudar a acondicionarte para ir reforzando esa conexión cerebro-intestino si hace que tomar café e ir al baño sean parte de tu rutina matutina.
¡Sé el primero en comentar!