¿La cerveza light es mejor que la normal?

¿La cerveza light es mejor que la normal?

Carol Álvarez

Cambiar a una cerveza light es una buena manera de reducir las calorías cuando intentamos perder peso. A diferencia de la cerveza clásica, la cerveza light contiene una cantidad minúscula de azúcar que puede tener algo que ver con la forma en que se elabora. Sin embargo, ¿es una versión más sana?

Es posible que beber la misma cantidad de cerveza light que de normal no reduzca el aumento de peso tanto como creemos. No obstante, puede ser una mejor alternativa en ciertas condiciones.

¿Qué es?

Las cervezas light son normalmente de estilo lager. Una cerveza de este tipo tiene menos calorías elaboradas en el mosto al principio, por lo que hay menos calorías y carbohidratos en la cerveza terminada. A veces, esto también significa un contenido de alcohol ligeramente más bajo.

Por ejemplo, una Heineke normal contiene un 5% de alcohol, mientras que su versión light alcanza un 3%. Hay que tener en cuenta que un menor contenido de alcohol o carbohidratos puede producir una cerveza ligeramente menos sabrosa. Así que el «light» en la cerveza se refiere al contenido de carbohidratos, pero también implica un poco de los demás.

Cerveza light en alcohol

Para ser descrita como baja en alcohol, una cerveza debe contener menos de 1,2%. En cambio, la cerveza reducida en alcohol significa que tiene un contenido de alcohol inferior a la concentración promedio para ese tipo de cerveza.

Ambas versiones tienden a ser más bajas en calorías. Por ejemplo, media pinta de cerveza con bajo contenido de alcohol contiene aproximadamente 60 calorías, en comparación con una cerveza lager de concentración normal con más de 100 calorías.

Cervezas light en carbohidratos

Aunque no existe una definición fija de lo que es una cerveza baja en carbohidratos, la cerveza normal contiene alrededor de 11 gramos de hidratos por media pinta, mientras que las cervezas bajas en carbohidratos tienden a tener 2 gramos por porción del mismo tamaño.

Hay que recordar que la cerveza baja en carbohidratos solo se ha elaborado para eliminar los hidratos, por lo que podría tener el mismo contenido de alcohol que la cerveza estándar. Las cervezas bajas en hidratos también son bastante difíciles de encontrar en España.

cerveza light

Valor nutricional

El perfil nutricional de la cerveza variará mucho según la marca y su contenido de alcohol por volumen.

Algunas marcas ofrecen una alternativa de cerveza light que contiene menos de 100 calorías por porción de 350 ml, mientras que otras van un poco más, entre 120 y 130 calorías.

A modo de comparación, una lata de cerveza típica contiene 155 calorías y 13 gramos de carbohidratos, pero esto depende de la marca. Por ejemplo, una Budweiser contiene 145 calorías con un 5 por ciento de alcohol, mientras que una IPA contiene 198 calorías con un 6,5 por ciento de alcohol.

Esto puede hacer que la cerveza light sea atractiva como opción baja en calorías. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la cerveza light también tiene un contenido de alcohol más ligero, alrededor del 3 por ciento, mientras que la cerveza normal tiene entre un 3 y un 8 por ciento de alcohol.

En cuanto a su contenido en azúcar, lata de cerveza light tiene 0,3 gramos de azúcar. La misma porción de cerveza normal tiene cero gramos de azúcar. El proceso de fermentación del extracto bajo en azúcar que se usa para hacer cerveza ligera puede explicar por qué la cerveza light tiene más azúcar que la cerveza normal. No obstante, aunque hay algo de azúcar, no es mucha cantidad y no es azúcar añadida.

Contenido de alcohol

La cerveza light se elabora con un extracto de cereal bajo en azúcar, lo que permite una menor fermentación y una menor producción de alcohol. El alcohol es una fuente de calorías, con 7 calorías por gramo. En comparación, 1 gramo de carbohidratos o proteína tiene 4 calorías, mientras que 1 gramo de grasa tiene 9 calorías. Las cervezas light tienen menos calorías que la cerveza normal porque contienen menos alcohol, con un rango de 3 a 4 por ciento, mientras que la cerveza normal tiene entre 5 y 10 por ciento de alcohol.

Además, no es tanto el azúcar lo que debería preocuparnos en la cerveza light, sino las calorías. Las calorías del alcohol son calorías vacías, lo que significa que no ofrecen ningún valor nutricional. Por lo tanto, si normalmente comemos 1800 calorías al día, una lata de cerveza ligera con 100 calorías consume el 55 por ciento de nuestras calorías, provenientes del alcohol y un poquito de azúcar.

Diferencias con la cerveza normal

En ambas cervezas, la mayoría de las calorías provienen del alcohol. El resto de las calorías son de carbohidratos.

Los refrescos light logran la reducción de calorías al sustituir el azúcar con edulcorantes artificiales, pero la cerveza light logra la reducción de calorías mediante un proceso de elaboración ligeramente diferente en comparación con la cerveza normal.

La cerveza light contiene menos alcohol, lo que puede ser bueno o malo dependiendo de nuestro objetivo. Si queremos obtener un efecto divertido y mareante con una cerveza light, es posible que una botella o una lata no sea suficiente. Por lo tanto, terminaremos bebiendo dos, lo que paradójicamente hará que consumamos más calorías de las que consumiríamos con una cerveza normal.

Cuando se trata de sabor, la cerveza light tiene un sabor diluido en comparación con la cerveza normal. No obstante, las marcas se están adaptando rápido para que las versiones bajas en alcohol o hidratos tengan un sabor casi idéntico.

Además, es mejor no pensar en la cerveza light es más saludable que la cerveza normal. En su lugar, pensaremos si el producto que elegimos realmente satisface nuestras necesidades. Si creemos que beber menos alcohol beneficiaría la salud, o si un médico nos ha recomendado que reduzcamos el consumo de alcohol para ayudar a reducir el riesgo de ciertas afecciones, elegiremos por una cerveza baja en alcohol o sin alcohol.

Incluso si estamos siguiendo una dieta cetogénica o buscando consumir menos calorías, la cerveza light podría ser mejor opción. En ese caso, leeremos la etiqueta y nos aseguraremos de que sea una cerveza baja en calorías o carbohidratos. Además, se recomienda un consumo moderado y ocasional.

¡Sé el primero en comentar!