¿Conoces los beneficios del café?

¿Conoces los beneficios del café?

Sofía Pacheco

Si estamos acostumbrados a tomar café este texto nos interesa, y mucho. Son muchos los beneficios que tiene para nuestra salud, pero también hay contraindicaciones por exceso de cafeína. El café, cuando es de grano natural o simplemente molido, es un producto saludable. Sin embargo, los cafés solubles no se aconsejan, ya que son cafés procesados con impurezas.

Es muy habitual empezar el día tomando una taza de café, e incluso hay quienes toman varias tazas a lo largo del día. También hay quienes intercalan café y té, o quienes se han pasado al café porque la teína no les da el efecto que necesitan.

Ventajas e inconvenientes de la cafeína

Todo en exceso es malo, así que por muy saludable que sea tomar café, también hay una parte negativa. Los principales inconvenientes de la cafeína residen en el número de tazas de café que nos tomamos. El máximo recomendado son 4 tazas de café bien espaciadas en el día, si tomamos más cafeína de la cuenta podemos sufrir arritmia, diarrea, nerviosismo, insomnio, temblores, irritabilidad, dolores de cabeza, etc.

Por el contrario, si controlamos la cafeína nos ayuda a estar despiertos y tener energía para afrontar la jornada laboral, ya que estimula el sistema nervioso. También, la cafeína está relacionada con el aumento de producción de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la noradrenalina, que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Por si fuera poco, la cafeína tiene efecto diurético. Esto significa que ayuda al cuerpo a expulsar la sal y el líquido sobrante mediante la orina.

El peligro del café descafeinado

Esta variedad de café no es tan «natural» como la normal, ya que ha sido sometido a un proceso de filtrado para eliminar la cafeína de los granos. Es proceso se puede hacer de forma natural, ecológica y saludable con agua, o usar productos químicos como el cloruro de metileno que también se usa en productos como el quitaesmalte.

A largo plazo, el consumo del descafeinado con productos químicos causa daños severos en nuestro organismo, por ejemplo, daño ocular, mareos, somnolencia, hormigueo en extremidades, entre otros.

Una imagen donde se muestran los dos procesos para eliminar la cafeína del café

Beneficios de tomar café todos los días

El café calentito o con hielo en pleno verano es un verdadero placer, y no solo para nuestro paladar, sino también para el organismo. Nuestro cuerpo se ve beneficiado con esta bebida tan clásica, eso sí, si es un café de buena calidad.

Los de baja calidad pueden contener muchas impurezas y causar trastornos intestinales y mal cuerpo generalizado. En grandes cantidades, el riesgo aumenta, llegando a dañar el hígado.

Aumento de energía

La cafeína aumenta los niveles de adrenalina, y es una hormona que prepara al organismo para afrontar un evento extraordinario. Lo que se consigue es que las células de grasa se rompen liberando ácidos grasos que el cuerpo usa como gasolina para afrontar el esfuerzo físico.

El café contiene cafeína, un estimulante del sistema nervioso central conocido por su capacidad para combatir la fatiga y aumentar los niveles de energía. Esto se debe a que la cafeína bloquea los receptores de un neurotransmisor llamado adenosina y esto aumenta los niveles de otros neurotransmisores en el cerebro que regulan los niveles de energía, incluida la dopamina.

Sensación saciante

El café contiene fenólicos que ofrece una sensación saciante que hace que nuestro cerebro envíe la información al cuerpo. De este modo nos impide picar entre horas y nos ayuda a perder peso, o al menos, a no ganarlo por los picoteos a lo largo del día.

Según algunas investigaciones, el café podría alterar el almacenamiento de grasa y apoyar la salud intestinal, lo que puede ser beneficioso para controlar el peso. Un mayor consumo de café podría estar asociado con una disminución de la grasa corporal, especialmente en los hombres.

En otro estudio, una mayor ingesta de café se relacionó con una disminución de la grasa corporal en las mujeres. Además, un estudio encontró que las personas que bebían una o dos tazas de café al día tenían un 17 % más de probabilidades de alcanzar los niveles recomendados de actividad física, en comparación con las que bebían menos de una taza al día. Los niveles más altos de actividad física podrían ayudar a promover el control del peso.

Un desayuno que incluye café y un croissant de chocolate

Mejora la concentración

Muchas veces hemos visto que el café se usa para estar despierto y alerta, pero los beneficios del café van más allá y permiten mejorar la concentración. Como dato importante, recalcamos que el máximo de cafeína recomendada se sitúa en 4 tazas, por lo que excederse, puede darnos un efecto contrario.

Mejora el rendimiento deportivo

Los deportistas que buscan mejorar el rendimiento y aumentar los niveles de energía a menudo usan el café como una ayuda ergogénica. Una ayuda ergogénica también se denomina potenciador del rendimiento.

Una revisión de estudios informó que beber café antes del ejercicio mejoró la resistencia de las personas y disminuyó el esfuerzo percibido, en comparación con un grupo de control. Otro estudio encontró que beber café se asoció con un mejor rendimiento físico y una velocidad de marcha más rápida, incluso después de que los investigadores ajustaron factores como la edad, la grasa abdominal y los niveles de actividad física.

Además, una gran revisión informó que el consumo moderado de cafeína podría mejorar la producción de potencia y el tiempo de finalización de la prueba contrarreloj. Sin embargo, los resultados variaron, por lo que los investigadores también notaron que la cafeína puede afectar a las personas de manera diferente.

Disminuye la aparición de enfermedades

Otros de los beneficios de esta bebida es que nos ayuda a estar más sanos, por ejemplo, el consumo regular de café reduce los accidentes cerebrovasculares, así como la aparición del Parkinson, el riesgo de diabetes tipo II, e incluso reduce el riesgo de Alzheimer.

Algunas investigaciones sugieren que consumir café regularmente podría estar asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a largo plazo. De hecho, una revisión de estudios encontró que cada taza de café que las personas consumían por día estaba relacionada con un riesgo 6 % menor de desarrollar diabetes tipo 2. Se cree que esto se debe a la capacidad del café para preservar la función de las células beta en el páncreas, que son responsables de producir insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre.

Además, es rico en antioxidantes y puede afectar la sensibilidad a la insulina, la inflamación y el metabolismo, todos los cuales están involucrados en el desarrollo de la diabetes tipo 2

Aunque los estudios arrojaron resultados mixtos, algunas investigaciones sugieren que el café puede ayudar a proteger contra ciertos trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Reduce la aparición de cáncer

Una de los mayores lastres de la humanidad, y una enfermedad a la que poco a poco se le va plantando cara y nos vamos acercando a una cura universal (ojalá). El consumo regular de café estimula el tránsito intestinal y eso reduce la aparición de cáncer de colon. También hay estudios que relacionan varias tazas de café al día con la reducción del cáncer de mama.

Una pareja de ancianos abrazados mientras toman café

Desventajas

Teniendo claros los principales beneficios, ahora vamos a repasar la letra pequeña, y es que por muy bueno que sea para la salud tomar varias tazas de café al día, también hay efectos adversos.

Síndrome de abstinencia

Si hemos acostumbrado a nuestro cuerpo a tomar varias tazas de café en horas concretas, si un día, por el motivo que sea, no lo hacemos, nuestro cuerpo empieza a resentirse provocando dolores de cabeza, desconcentración, fatiga, irritabilidad, sudores, temblores, etc.

No se recomienda dejar de consumir café de un día para otro, sino ir reduciendo las tazas y éstas ir espaciándolas más a lo largo del día.

No apto para embarazadas

Si creemos estar embarazadas, lo mejor será que no elijamos esta bebida, además, hay estudios que relacionan la cafeína con problemas de fertilidad y complicaciones en procesos de reproducción asistida. La cafeína puede provocar abortos espontáneos, no solo pasa con el café, también con bebidas energéticas, refrescos e incluso con chocolates a la taza.

Crea dependencia

Una cosa es tomar café para despertarnos, o para mejorar la concentración en época de exámenes, o porque nos gusta y punto, y otra muy distinta es tomar café porque nos mejora el estado de ánimo. En este caso concreto se crea dependencia, ya que esta bebida produce endorfinas (hormona de la felicidad). Cuando no lo tomamos y nuestro carácter se torna depresivo, violento, irritable, etc. es cuando hemos desarrollado dependencia.

A pesar de todos los beneficios para la salud del café, no se puede negar que puede convertirse en un hábito. La ciencia sugiere que aunque la cafeína desencadena ciertas sustancias químicas cerebrales de manera similar a como lo hacen la cocaína y las anfetaminas, no causa la adicción clásica de la forma en que lo hacen estas drogas. Sin embargo, puede provocar dependencia psicológica o física, especialmente en dosis altas.

Además, la frecuencia de la ingesta de cafeína parece desempeñar un papel en la dependencia. Aunque el compuesto no parece causar una verdadera adicción, si bebemos mucho café u otras bebidas con cafeína con regularidad, existe una gran posibilidad de que nos volvamos dependiente de los efectos.

Una mujer enfadada frente a su ordenador

Si tenemos depresión o ansiedad, no tomar café

La cafeína y la teína están presentes también en refrescos y bebidas energéticas, y esto se debe a que se les considera una droga psicoactiva capaz de cambiar nuestra función cerebral, el estado de ánimo y nuestro comportamiento.

Sí es cierto que se ha demostrado que el consumo de cafeína ayuda a disminuir los efectos de la depresión, pero hay quienes, tras tomar café sienten depresión y ansiedad. Si una persona con ansiedad toma cafeína, los efectos de esa enfermedad se refuerzan provocando más dolor de cabeza, insomnio, temblores, inquietud, mareos, etc.

En el caso se cortar radicalmente el consumo de cafeína al que hemos costumbrado a nuestro cerebro, los efectos de la depresión se agravan provocando pensamientos intrusivos, dolores de cabeza, fatiga, irritabilidad, etc. Si estamos tomando medicamentos como antidepresivos o ansiolíticos, es mejor no mezclar con café porque hay medicamentos que son incompatibles con los efectos de la cafeína. Por ejemplo, si nos tomamos una medicina para relajarnos, y la acompañamos de una bebida con cafeína, su efecto disminuirá llegando incluso a ser anulado.

¡Sé el primero en comentar!