¿Cómo calmar el dolor de garganta con bebidas?

¿Cómo calmar el dolor de garganta con bebidas?

Sofía Pacheco

El dolor de garganta puede ser provocado por una infección, e incluso por haber comido algo que nos raspó la garganta, o por haber gritado con mucha fuerza. Si nos duele mucho, no podemos tragar bien, estamos casi afónicos y nos encontramos mal, lo mejor es acudir al médico, pero mientras cumplimos el tratamiento que nos ponen podemos tomar estas bebidas para aliviar el dolor de garganta.

El dolor de garganta es muy incómodo y a veces podemos llegar a sentir miedo porque no sabemos qué podemos comer ni beber. Desde ya dejamos claro que podemos hacer vida normal, siempre y cuando podamos respirar con cierta normalidad. Pero siempre es mucho mejor facilitar el trabajo, es decir, ofrecerle al organismo alimentos que no dañen más la garganta, así que a lo largo de este texto aprenderemos a beber cosas beneficiosas para nuestro estado de salud actual.

¿Es mejor fría o caliente?

Las bebidas nunca, estemos sanos o tengamos dolor de garganta, debe ser ni frías ni calientes. Los alimentos han de estar siempre en temperaturas agradables. Un choque térmico no es bueno para el organismo, ya que le obliga a regular la temperatura de forma brusca.

Cuando tenemos dolor de garganta lo mejor es tomar cosas templadas o calentitas, ya que aumenta la salivación, favoreciendo la hidratación de la zona e incluso regula la temperatura incorporar. Además, al estar calentita produce sensación de confort y además aumenta los niveles de endorfinas y nos sentiremos mejor.

Si tomamos algo frío, conseguiremos reducir la inflamación, además, el frio inhibe las señales de alerta sobre el dolor, haciéndonos sentir más relajados. Este efecto analgésico natural se puede lograr con helado también, pero no es recomendable que lo que bebamos y comamos esté muy frío.

Importancia de la hidratación

Mantenernos hidratados es de vital importancia, no solo en procesos catarrales o con dolor de garganta, sino a lo largo de todos los días de nuestra vida. Estar bien hidratados, nos ayuda a regular nuestra temperatura, nivelar la glucosa en sangre, limpiar el organismo, regular el tránsito, hidratar los ojos, etc.

Pero cuando estamos inmersos en un dolor de garganta, mantenernos hidratados crea una línea entre encontrarnos bien y encontrarnos decaídos, débiles y angustiados. Algo tan simple como dar buchitos pequeños cada pocos minutos, tiene esa gran diferencia en nosotros.

Así que ya sabemos que estar hidratados es un beneficio más allá de aliviar el dolor ocasional de garganta. Además, salvo en infecciones de garganta, cuando esta parte duele, suele deberse sustancias denominadas bradiquinina y prostaglandina E2 y que son liberadas por nuestro propio sistema inmune. El dolor lo causan estas sustancias al estimular las terminaciones nerviosas de la zona.

Café caliente

Mejores bebidas

Por supuesto existen bebidas más aptas para estos días de molestias, igual que las hay menos acertadas. Lo importante es favorecer la hidratación y la salivación, por eso vamos a indicar las mejores opciones. En el siguiente apartado explicaremos si el alcohol en estos momentos es buena opción o no.

Zumos de frutas

Los zumos de frutas naturales a temperatura ambiente so siempre una muy buena opción, además, nos aportan vitaminas y minerales muy importantes para los catarros ocasionales. Es importante que intentemos agregar alimentos que combinen bien y si tienen vitamina C y antioxidantes mejor. Además, podemos agregar frutos secos muy molidos y semillas, para a amentar el valor nutricional, el sabor y los beneficios para nuestro cuerpo.

Infusiones

Las infusiones son una excelente elección, pero cuidado con la temperatura. Ya hemos visto que el frio es bueno para bajar la inflamación y el calor favorece la salivación. Nosotros recomendamos algo templado a temperatura agradable y elegir siempre tés filtrados, ya que, si se cuela algún resto, nos provocará picor e irritación y nos hará toser empeorando el dolor de la garganta.

Caldos

Los caldos realmente no son una bebida, pero cuando tenemos la garganta tan mal, son una buena idea. Para evitar el picor extra, deben ser caldos muy colados, sin grasas, sin grumos y son tropezones ni nada. Todo eso causará irritabilidad y picor, que nos hará toser y pasarlo mal. Podemos agregar huevo, incluso carne de pollo o verduras como zanahorias y apio, pero siempre todo muy líquido y diluido y a temperatura agradable.

Miel y limón

La miel y el limón, una combinación ganadora, pero cuidado, no se trata de mezclar ambas cosas en una cuchara y tomarla como si fuera medicación. Podemos usar un vaso de leche calentita y agregar la miel con unas gotas de limón, también podemos agregar miel a una infusión de limón, hervir agua con zumo de limón y cuando se vaya enfriando diluir miel, etc.

Agua

Beber agua mineral o de grifo a temperatura ambiente varias veces al día, evitará la deshidratación, la sequedad de la boca, los picores, y reducirá el dolor y la inflamación. Además, si estamos con mocos, ayudará su eliminación.

Lo bueno del agua es que combina con trozos de frutas que podemos morder y comer mientras dejan su jugo natural en el agua. No es recomendable tener el vaso o la botella a la intemperie, ya que en el ambiente hay bacterias y podremos emporar nuestro estado de salud.

¿Es bueno el alcohol?

El alcohol, es algo que no recomendamos en una vida saludable, con alimentación variada, buenos hábitos de vida, y demás, pero en el caso de tener dolor de garganta, seguro que recordamos alguna anécdota de cuando éramos más jóvenes que con un chupito se nos quitó los mocos, la fiebre y todo.

Esto tiene su razón de ser y es que el alcohol es vasodilatador y si el resfriado no es muy grave o está en los primeros días, puede matar las bacterias alojadas en la garganta. No hay evidencia científica, solo que ayuda aliviar la congestión nasal si es un chupitazo de los fuertes. Lo cual no lo recomendamos, porque las consecuencias pueden ser peores.

Si sirve para calentar la garganta, pero como decimos, no hay evidencia científica, por lo que, si estamos malos, lo mejor es guardar reposo, tomar bebidas para mantenernos hidratados, comer suave y con alto valor nutricional y evitar el alcohol y los jaleos.

¡Sé el primero en comentar!