Este es el mejor smoothie para aumentar las defensas

Si quieres fortalecer tu sistema inmunológico, hay un desayuno que los expertos recomiendan tomar con más frecuencia: un batido lleno de productos. En concreto, animan a incluir verduras de hojas verdes como la espinaca o la col rizada, así como jugo de limón, piña o mango, fresas y semillas de lino.

La dieta juega un papel importante en mantener el sistema inmunológico en plena forma, ayudándole a protegerte de toxinas e infecciones. Sin embargo, tomar un suplemento o comer una naranja no ayudará: el sistema inmunológico necesita una dieta balanceada llena de alimentos saludables a lo largo del tiempo.

Ahí es donde puede ayudar tomar regularmente un batido inmunológico en el desayuno.

Los alimentos coloridos con base de plantas, específicamente frutas y verduras, son la piedra angular de una dieta antiinflamatoria y rica en antioxidantes que potencia el sistema inmune. Los alimentos con alto contenido de estos nutrientes son fáciles de incorporar a un delicioso desayuno para asegurarte de que empieces bien el día.

Por supuesto, ningún alimento o suplemento puede evitar que enfermes de COVID-19 u otras enfermedades, pero comer sano sí favorece a combatir todas las enfermedades de manera más efectiva. Aunque no reemplaza los esfuerzos de prevención como usar una mascarilla o el distanciamiento social, una dieta saludable puede ayudar a reducir la inflamación.

¿Por qué deberías desayunar un batido inmunológico?

Obtendrás una explosión de vitamina C

Es fácil incorporar vitamina C en un batido a través de frutas y verduras. La ciencia ha demostrado que las vitaminas C, D y E pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico.

El jugo de un solo limón contiene el 21 por ciento del valor diario (VD) de vitamina C, mientras que una taza de trozos de piña contiene el 88 por ciento de tu VD. Para colmo, una taza de fresas en rodajas contiene el 108 por ciento de VD de vitamina C.

La vitamina C es esencial para los procesos de curación del cuerpo y, como antioxidante, ayuda a proteger sus células contra los efectos de los radicales libres dañinos (moléculas producidas cuando su cuerpo digiere los alimentos o se expone al tabaco, la luz solar y otras fuentes).

Se observó que las personas extremadamente activas (corredores de maratón y esquiadores) que tomaron al menos 200 miligramos de vitamina C al día (aproximadamente la cantidad en dos naranjas) redujeron sus posibilidades de contraer un resfriado común a la mitad.

Aunque no se observó el mismo efecto en la población general, la ingesta diaria de 200 miligramos de vitamina C está relacionada con la reducción de la duración de los síntomas del resfriado en un 8 por ciento en adultos y un 14 por ciento en niños. Eso equivale a aproximadamente un día menos de enfermedad.

Es posible que sientas la tentación de tomar un suplemento de vitamina C y terminar el día, pero incorporar este micronutriente en tu batido inmunológico matutino es mucho más delicioso y efectivo para tu salud en general.

Vas a ingerir vitaminas A y B

Ambos micronutrientes son importantes para el sistema inmunológico. Los batidos pueden ser una forma fácil y rápida de reunir todos los nutrientes esenciales cada mañana. Una taza de trozos de piña contiene vitaminas B1, B2, B3, B5, B6 y B9. Una cucharada de semillas de lino también incluye el 14 por ciento de tu VD de vitamina B1.

Mientras tanto, los mangos son una fuente de vitamina A, con un 10 por ciento de DV en una taza. También contienen muchas vitaminas B, incluido el 18 por ciento de VD de vitamina B9.

La vitamina A se conoce como la «vitamina antiinfecciosa» y está relacionada con la prevención del desarrollo de autoinmunidad.

Mientras tanto, las vitaminas del complejo B a veces se denominan «vitaminas antiestrés» porque están relacionadas con el fortalecimiento del sistema inmunológico y la mejora de la resistencia del cuerpo a condiciones estresantes.

smoothie para fortalecer el sistema inmune

Es una forma de incorporar más fibra

Aunque es posible que veas bebidas que «combaten el resfriado» o «estimulan la inmunidad» en un supermercado, los batidos proporcionan la fibra que respalda el sistema inmunológico.

La fibra en frutas, verduras y semillas en tu batido beneficiará al sistema inmunológico al fortalecer tu salud intestinal. Una dieta alta en fibra y rica en plantas apoya el crecimiento y mantenimiento de microbios saludables.

Esos microbios descomponen las fibras (a veces llamadas prebióticos, porque alimentan a los microbios) en ácidos grasos de cadena corta que estimulan la actividad de las células inmunes.

¿Cómo preparar un batido inmunológico?

A los expertos en inmunología les encantan los smoothies porque son una manera fácil de incluir una variedad de alimentos de apoyo inmunológico en una sola comida.

Una dieta variada que incluye macronutrientes adecuados (carbohidratos, grasas y proteínas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) puede ayudarte a lograr una función inmunológica óptima. Además, es un excelente reemplazo para los alimentos para el desayuno menos saludables, que pueden obstaculizar la función inmunológica.

Las dietas altas en calorías y bajas en nutrientes básicos, que se suelen observan en la comida rápida o los alimentos procesados, pueden contribuir a una función inmunológica deficiente. Lo mejor es evitar los alimentos para el desayuno que contienen calorías vacías, como cereales endulzados con azúcar, pasteles, puré de manzana endulzado y jugos azucarados.

Intenta incluir una variedad de frutas y verduras en tu batido y mezcla todo en dos pasos separados. Por ejemplo, puedes añadir un puñado de verduras de hoja verde oscura y mezclarlas primero con líquido, como agua o leche de coco. Luego, añade frutas frescas o congeladas y las semillas y mezclo todo. Así es como se obtiene la mejor consistencia.

También puedes agregar un refuerzo a tu batido. Si realmente quieres utilizar el desayuno como una forma de estimular la función inmunológica, piensa en agregar una combinación de vitamina líquida K2 + D3 de alta calidad al final de tu batido para tomar un aumento de vitaminas en la parte superior.

¡Sé el primero en comentar!