Salir a tomar algo por las noches es mucho más frecuente con la llegada del buen tiempo. Cualquier momento es ideal para quedar con los amigos y familiares, además de que estas salidas también se incrementan en periodo de vacaciones. Durante el año tenemos suficiente con trabajar y sacrificar algunos planes, pero a la vuelta del verano nos damos cuenta de que hemos ganado unos kilos o estamos más hinchados de lo normal.

Puede parecer un quebradero de cabeza ir a una terraza y ponerte a pensar cuál es la bebida que menos perjudicará a tu dieta, aunque la opción de agua no está entre las preferidas. A continuación analizamos las bebidas más consumidas durante este verano (sin entrar en combinados de alcohol). ¿Cuál puede ser la mejor elección?

Ladrón de manzanas

La sidra parecía una bebida que solo se consumía en Asturias, pero con la llegada de la famosa Ladrón de manzanas, su ingesta se ha multiplicado. Aquellos que odiamos la cerveza, hemos acogido con gran honor esta maravilla, ¿pero qué estamos tomando realmente? En 33 centilitros nos encontramos con 52 calorías y 6’5 gramos de azúcares. Básicamente es una bebida fermentada de zumo de manzana (concentrado) a la que le añaden glucosa, agua, jarabe de glucosa y fructosa y colorante caramelo natural, entre mucho más químicos.

Es normal que esté buena, pero quizá prefieras pedir otra bebida menos azucarada. Sobre todo si sales en el concepto de «tomar unas cervezas» y caen varios botellines.

Cerveza

Más o menos, las cervezas suelen tener la misma cantidad de calorías. Por lo general, la cerveza sin alcohol contiene la mitad de calorías de una normal. Las versiones Shandy rondan las 30 calorías y las Radler unas 40.
Existen también opciones zero y light, con menos contenido calórico.

Tinto de verano

El tinto de verano es otra de las bebidas más demandadas en verano. La mezcla con un refresco de limón o casera hace que se multipliquen las calorías y el contenido de azúcar. Incluso, la famosa sangría que bebemos en los chiringuitos es una bomba calórica. No solamente mezclamos vino tinto con refresco, sino que también le añadimos fruta fresca.

Una bebida deliciosa, pero poco recomendable para dietas de pérdida de peso o mantenimiento.

Tónica

Parece inofensiva. Similar al agua con gas. Pero solo eso, similar. La versión clásica tiene un alto contenido en azúcar, pero ahora han lanzado una maravillosa versión zero con tan solo 2 calorías. Aun así, no es una bebida saludable, puesto que está repleta de químicos y el gas hará que se incremente la hinchazón abdominal.

Consumir con moderación puede ser una opción.

Coca-Cola

Ya sabemos todos el contenido de esta bebida. Casi 30 gramos de azúcar en una lata de 250 ml y más de 100 calorías. Más que su versión light, la mejor opción es la zero. Si te gusta este refresco y te apetece degustarlo de manera ocasional, apuesta por las versiones menos azucaradas para no aumentar la ingesta de azúcar.

No obstante, el agua siempre será la mejor opción. Puedes añadirle rodajas de limón o pepino para darle sabor y frescor.