Hace un tiempo empezó a ponerse de moda tomar agua de coco. Ir a las playas paradisíacas, pedir que te abran un coco y beber el jugo es toda una delicia. El gran problema es que en España no gozamos de este lujo, y nos tenemos que conformar con el agua de coco en tetrabrick. Dependiendo de la marca, hay algunos más saludables que otros. Por ejemplo, el agua que encontramos en Mercadona está hecha con un 100% a partir de concentrado (en este artículo te contábamos qué significaba “concentrado”). En cambio, la famosísima VitaCoco contiene agua de coco natural. Evidentemente, los precios son diferentes, haciendo referencia también a su calidad.

A continuación te contamos qué es el agua de coco y qué propiedades beneficiosas aporta en la salud.

¿Qué es el agua de coco?

Esta bebida extraída resulta de cocos inmaduros, y está repleta de nutrientes y propiedades terapéuticas. Hace años que este agua se utiliza como remedio natural, pero en la actualidad ha cobrado una mayor relevancia entre las personas que se cuidan y siguen un estilo de vida saludable.

Lo ideal es consumirla directamente del coco para asegurarnos que es 100% natural y que absorberemos todos los nutrientes y beneficios. Como bien habrás visto, no proviene del coco que normalmente consumimos (el típico marrón). El agua de coco se encuentra dentro de los cocos verdes (inmaduros), justo el que cuando madura nos comemos en verano. Lo ideal es extraer su agua cuando tienen unos 6/7 meses, que es justo en la punto medio de su madurez.

Por supuesto, no debes confundir el agua con la leche de coco, son totalmente diferentes y con propiedades distintas. El agua de coco contiene mayormente un 94% de agua, y una pequeña cantidad de minerales, vitaminas y grasas saludables.

¿Qué propiedades posee?

Una taza de agua de coco contiene:

  • Potasio: 17 % CDR (cantidad diaria recomendada)
  • Manganeso: 17 % CDR
  • Magnesio: 15 % CDR
  • Sodio: 11 % CDR
  • Vitamina C: 10 % CDR
  • Vitamina B2: 8 % CDR
  • Calcio: 6 % CDR
  • Fibra: 2,6 g
  • Proteína: 1,7 g
  • Calorías: 45,6

La gran cantidad de potasio que posee es perfecta para regular la presión arterial y prevenir cualquier problema circulatorio (derrames o ataques al corazón). Lógicamente, no es una bebida milagrosa y no va a tratar de curarte ningún problema de salud, tan solo mejorará tu funcionamiento o reducirá las posibilidades de enfermar.

Es muy recomendable para deportistas, ya que su contenido en electrolitos (potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo) ayuda a la reposición micronutrientes perdidos con el sudor mientras hemos estado entrenando. Además, en un estudio se llegó a confirmar que beber agua de coco lograba unos efectos muy parecidos a las bebidas deportivas en cuanto a la rehidratación.

Por si fuera poco, previene la diabetes, contiene antioxidantes, aumenta las defensas del organismo, retrasa el envejecimiento de las células, regula la tensión, mejora la retención de líquidos y previene los problemas digestivos. Eso sí, que sea una bebida saludable no implica que tengamos que abusar de su consumo. Todo exceso acaba siendo dañino para nosotros.