Una hora de entrenamiento puede provocar que pierdas hasta un cuarto de litro de agua a través del sudor. Claro que dependerá del tipo y la intensidad del entrenamiento, así como de la temperatura externa que haya mientras te ejercitas. Es necesario que reestablezcas los niveles de este líquido para evitar la deshidratación. En muchos casos, el agua es todo lo que necesitas para rehidratar tu cuerpo. En cambio, las personas que entrenan durante más de 45 minutos o a temperaturas muy altas, pueden necesitar bebidas que contengan electrolitos, como potasio y sodio.

No te pierdas: ¿En qué alimentos podemos encontrar electrolitos?

Agua normal

Beber agua cada pocos minutos mientras haces ejercicio puede ayudarte a mantenerte hidratado, sin generar una sensación de empacho en tu estómago. Toma unos 200 centilitros por cada 10-20 minutos de ejercicio, y después toma la misma cantidad de agua dentro a los 30 minutos de haber terminado el entrenamiento.

Leche baja en grasa

Si realizas deportes de resistencia o entrenamiento de fuerza, puedes probar la leche baja en grasa como una manera de rehidratación. Según un artículo, publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition en 2008, este tipo de leche ayuda a mejorar la formación de músculos y rehidratarlos, al igual que las bebidas deportivas que encontramos en el mercado. Los deportistas de resistencia que bebieron leche con chocolate a modo de recuperación, aumentaron la actividad de musculación y tuvieron más tiempo hasta el agotamiento frente a aquellos que tomaron una bebida deportiva con base de carbohidratos.

Así que es interesante que tomes leche baja en grasa con chocolate si realizas un entrenamiento que involucra movimientos constantes y sostenidos en el tiempo, como correr largas distancias, nadar o montar en bicicleta.

Bebidas deportivas

Las bebidas deportivas vienen repletas de electrolitos beneficiosos, y son una buena alternativa después de realizar largos y agotadores entrenamientos. En los entrenamientos cortos, generalmente, no se pierden suficientes electrolitos como para necesitar estas bebidas. Busca una que no contenga más de 14 gramos de hidratos de carbono, y no más de 50 calorías por porción. Ten en cuenta siempre la ingesta de calorías si optas por bebidas deportivas, ya que esto podría hacer que acabes consumiendo casi tantas calorías como quemas durante el entrenamiento.

Otras bebidas

Si no “te gusta” el agua pura y tampoco realizas entrenamientos largos, una bebida de agua saborizada puede ayudar a rehidratarte. Procura que no contenga más de 10 calorías por cada 200 mililitros. Otra opción saludable y con un aporte calórico relativamente bajo es el agua de coco. Con esta bebida podemos ayudar a reemplazar algunos electrolitos, aunque no necesariamente te rehidrata mejor que el agua.

No te pierdas: ¿Qué propiedades contiene el agua de coco?