No nos sorprende que la cerveza sea tu bebida favorita, seguramente es la más popular en medio mundo. Tomar una de vez en cuando está bien para algunas personas, e incluso hay investigaciones que sugieren que tiene beneficios para la salud. Sin embargo, también hay investigaciones que sugieren que se debe evitar cualquier bebida alcohólica, incluso en pequeñas cantidades.

Para ser claros, beber moderadamente se define actualmente por no más de dos bebidas al día para los hombres y una por día para las mujeres. Aun así, sabemos que beber cerveza todos los días no es lo más recomendable. A continuación analizamos los efectos que tiene en el cuerpo y si merece la pena seguir manteniendo este hábito.

4 efectos de beber una cerveza todos los días

Podrías aumentar de peso

Una cerveza tiene alrededor de 150 calorías. Eso es asumiendo que eliges una con menos alcohol por volumen.

Las calorías en el alcohol son ligeramente diferentes a las de los macronutrientes comunes (carbohidratos: 4 calorías/gr; proteínas: 4 calorías/gr; grasas: 9 calorías/gr). El alcohol se encuentra justo en el medio, unas 7 calorías por gramo. A medida que aumenta el porcentaje de alcohol en la cerveza, también aumenta el recuento de calorías.

Si te gusta beber cervezas por debajo de la recomendación y eliges una de 150 calorías o menos, tu peso se verá afectado mínimamente. De hecho, beber con moderación como parte de un estilo de vida ya saludable (también conocido como: dieta saludable y actividad física regular) no lo convierte en un destino para el aumento de peso.

Pero beber dos, tres o más podría añadir más de 300 calorías a tu dieta, y eso tiene el potencial de afectar el número en la báscula en tan solo un mes.

Además, beber alcohol puede disminuir tu capacidad para sentirte satisfecho con una comida, estimular tu apetito y activar los centros de recompensa de alimentos en el cerebro, según una investigación de noviembre de 2017 en Obesity.

Tus riñones pueden sufrir

Los riñones limpian la sangre y funcionan como el filtro de agua del grifo. El alcohol debe filtrarse, y beber demasiado puede ponerte en riesgo de hipertensión, y esto puede aumentar tu riesgo de enfermedad renal.

La cerveza también es un diurético, lo que significa que podría estar ejerciendo una presión adicional sobre los riñones si te excedes en el consumo. Mantenerse dentro de las recomendaciones probablemente no te deshidratará, pero puedes perder sodio y potasio (electrolitos) adicionales. Una deficiencia de electrolitos por deshidratación puede provocar calambres musculares, debilidad o fatiga.

Beber cerveza con alcohol podría afectar a tu equilibrio de electrolitos, pero este no es el caso de la sin alcohol, según una investigación de junio de 2016 publicada en Nutrients.

copa de cerveza en una barra de bar

Pones en peligro tu salud cardiovascular

No hay duda de que beber en exceso daña significativamente el corazón. Te pone en riesgo de hipertensión arterial, diabetes tipo 2, fibrilación auricular y accidente cerebrovascular y, sin duda, es perjudicial para el corazón, según una revisión de enero de 2020 en Nutrients. Estas afecciones ocurren durante toda la vida bebiendo y varían según la cantidad de alcohol consumida.

Esta revisión indicó que los patrones de consumo son importantes, lo que significa que beber en exceso una o dos veces por semana aumenta el riesgo de daño cardíaco, incluso si la cantidad es igual a alguien que bebe la misma cantidad durante un período de una semana. Lo más probable es que esto se deba al mayor riesgo de hipertensión arterial por beber en exceso.

Beber cantidades moderadas de cerveza no tiene el mismo efecto. La revisión concluye que una ingesta baja de cerveza, que no exceda las cantidades recomendadas, es segura y quizás incluso beneficiosa para el sistema cardiovascular.

En el estudio de Nutrients de 2018, los autores encontraron un efecto protector de la cerveza, relacionado con la prevención de la oxidación del LDL (colesterol malo) por medio de la capacidad antioxidante del colesterol HDL. Encontraron estos beneficios tanto en la cerveza tradicional que contiene alcohol como en la sin alcohol, lo que sugiere que los polifenoles pueden ayudar a explicar algunos de los beneficios.

Existe un deterioro cognitivo

Beber cerveza, y el alcohol en general, se ha estudiado ampliamente en la lucha contra el deterioro cognitivo en los adultos mayores.

En un estudio de 360 adultos mayores seguidos durante 19 años, los investigadores encontró que aquellos que bebían más licor fuerte, pero no cerveza o vino, estaban en riesgo de una tasa más rápida de deterioro cognitivo, según una investigación de 2016 en Current Alzheimer Research.

La cerveza, especialmente la cerveza con alto contenido de lúpulo (como una IPA), puede ser una mejor opción para la salud del cerebro. La cerveza contiene antioxidantes, pero el lúpulo puede ayudar a reducir la neuroinflamación y el deterioro cognitivo, según una investigación de julio de 2019 en Nutrients. El lúpulo es lo que le da a la cerveza su amargor, y cuantos más lúpulos, más amarga será.

Sin embargo, un estudio de 2017 en el Reino Unido no encontró los mismos resultados: los investigadores observaron que beber en exceso aumentaba el riesgo de desarrollar demencia y la enfermedad de Alzheimer, pero no encontraron un efecto protector en la cognición de beber cantidades bajas de alcohol. Por lo tanto, se necesita más investigación para concluir si el consumo ligero de alcohol confiere beneficios para la salud del cerebro.