Son muchas las personas que consumen refrescos o bebidas gaseosas como si de agua se tratase. Algunos se escudan en que el agua no les gusta y necesitan bebidas con sabor. El problema es que estas bebidas con gaseosa son más peligrosas para la salud de lo que pensamos.

Algunos componentes de las bebidas gaseosas

Quizá sea el gas lo menos dañino para la salud frente al resto de componentes que solemos encontrar en estas bebidas. Te contamos algunos de ellos y cómo actúan en nuestro organismo.

  • Ácido fosfórico. Puede interferir en el proceso de nuestro cuerpo utilizando el calcio.Es decir, puede favorecer la osteoporosis o la debilitación de los huesos.
  • Cafeína. Las bebidas con esta sustancia provocan nerviosismo, insomnio, elevación de la presión arterial, problemas cardiovasculares, etc.
  • Azúcar. El azúcar aumenta los niveles de insulina, provocando una presión arterial alta, colesterol malo alto, enfermedades cardíacas, diabetes, sobrepeso y muchos más efectos secundarios.
  • Aspartamo. Este químico lo usan como sustituto del azúcar en los refrescos light o zero. Es uno de los más peligrosos, ya que aporta 92 diferentes efectos secundarios a la salud como tumores cerebrales, malformaciones, diabetes, trastornos emocionales y convulsiones.

¿Qué ocurre después de tomar gaseosa?

El portal The Renegade Pharmacist realizó una investigación para saber cuáles son las consecuencias que producen los refrescos como los de sabor a cola, que son azucarados y contienen cafeína.

  • 10 minutos más tarde. Hemos tomado unas 10 cucharadas de azúcar, sobrepasando el límite de la ingesta diaria. No vomitamos en el instante debido a la dulzura. Tanto el ácido fosfórico como otros aromas anulan el sabor y nos permiten seguir como si nada.
  • 20 minutos después. El azúcar crea picos de insulina en la sangre. El hígado empieza a convertir el azúcar en grasa.
  • 40 minutos después. En caso de ser una bebida con cafeína, ya la habremos absorbido toda. Las pupilas se dilatarán y se elevará nuestra presión arterial, ya que el hígado aporta más azúcar a la sangre.
  • 45 minutos más tarde. El cuerpo crea dopamina y estimula al cerebro (se produce un efecto parecido al de la heroína en el cuerpo).
  • 1 hora después. El ácido fosfórico se une con minerales como el calcio, el magnesio y el zinc en el intestino, y se produce un nuevo impulso en el metabolismo.
  • Pasada 1 hora. Las características diuréticas nos obligan a expulsar el calcio, el magnesio y el zinc que íbamos a aportar a los huesos. Se produce un bajón de azúcar y puedes volverte un poco irritable.