No voy a iniciar el artículo con el famoso refrán español que vincula el desayuno, el cigarro y el ir al servicio. Pero todos sabemos a lo que me refiero. Parece que tomar café es el estimulante perfecto para que más de uno active su tránsito intestinal, y más de uno controla su consumo para evitar que suceda en momentos inoportunos. La mayoría piensa que se debe a la cafeína, pero un reciente estudio parece vincularlo con otro motivo.

¿Por qué estimula el tránsito del intestino?

Los científicos de Texas se han propuesto conocer por qué el café ayuda a mover los intestinos y a que vayas al servicio. En el estudio se alimentaron a roedores con café mezclado con bacterias intestinales. Como resultado obtuvieron que el café suprimía las bacterias y aumentaba la motilidad muscular, dando igual el contenido de cafeína.

«Cuando las ratas se trataron con café durante tres días, la capacidad de los músculos del intestino delgado para contraerse pareció aumentar«, dijo Xuan-Zheng Shi, PhD, el autor principal del estudio. «Curiosamente, estos efectos son independientes de la cafeína, porque la bebida sin cafeína tuvo efectos similares a los del regular«.

Aunque todos conocemos el efecto que produce en el intestino, los científicos no han sido capaces de identificar la causa o el mecanismo que lo genera. Examinaron los cambios de las bacterias cuando la materia fecal se exponía al café en una placa de laboratorio, así como la composición de las heces después de que los roedores ingiriesen diferentes concentraciones durante tres días.

La investigación también alertó de cambios en los músculos lisos del intestino y colon, además de la respuesta de esos músculos cuando se exponían directamente a esta bebida. Todas, incluso la de sin cafeína, tuvieron efectos en las bacterias. Se necesita seguir investigando para determinar si el café afecta a las bacterias buenas o solo a las que consideran negativas. Incluso, sería interesante saber si puede ser un buen método para evitar el estreñimiento después de una operación.

No te pierdas: ¿Nos gusta el café y la cerveza por una cuestión genética?